Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]


Nacimiento y defunción





Al igual que en otros países, hay que notificar a las autoridades los acontecimientos felices o tristes de la vida, como un cambio del estado civil.

Los trámites para inscribir a un hijo recién nacido en el registro civil suelen ser fáciles y automáticos. Y hay que notificar el fallecimiento de una persona tanto a las autoridades locales como a la embajada en el caso de un ciudadano extranjero.

Nacimiento

Todos los nacimientos tienen que ser inscritos en el lugar de nacimiento y constar en un registro de natalidad. Esto se hace automáticamente si el alumbramiento tuvo lugar en un hospital, pero los padres deben acreditar su nacionalidad.

Si el padre no está casado con la madre del recién nacido puede inscribir al niño solo si reconoce que es suyo antes del nacimiento o en el mismo registro.

Cuando se trata de nacimientos en casa (no en un hospital ni tampoco en una clínica), el nacimiento debe ser registrado en la comuna donde tuvo lugar. Por regla general hay que hacerlo dentro de los tres días posteriores al nacimiento o en cuanto la madre esté en condiciones de hacerlo.

Para más información al respecto, le rogamos ver la lista de recursos a disposición de los futuros padres, según el lugar de su residencia. Pulse aquí.

Los hijos nacidos de padres extranjeros deben seguir otro proceso de inscripción que se realiza en la embajada o el consulado correspondiente. En la siguiente dirección del Ministerio suizo de Asuntos Exteriores hallará una lista de las representaciones diplomáticas.

Pulse en este enlace para disponer de una lista de autoridades locales.

Defunción

El fallecimiento de una persona debe notificarse en el plazo de dos días al registro civil local que se encargará de emitir el certificado de defunción. En algunos casos el deceso debe comunicarse en el plazo de dos días a  a los servicios funerarios del municipio donde residía la persona fallecida.

Si una persona fallece en casa hay que llamar inmediatamente al médico para que certifique formalmente la muerte. El entierro o la cremación pueden realizarse solo después de haber notificado el fallecimiento.

En el caso de un ciudadano extranjero no residente en ni empadronado en Suiza el fallecimiento debe ser comunicado al registro de la localidad donde ocurrió la muerte y a la embajada correspondiente.

Las costumbres o arreglos fúnebres varían de un cantón a otro. Algunos permiten la cremación y otros no. Las personas deben ser enterradas en los cementerios públicos, a menos que se autorice otra determinación. Para más información vea este enlace

swissinfo.ch

×