Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Partido Suiza-Argentina


"Los dos equipos tienen que cuidarse"


Por Norma Domínguez, Buenos Aires


Suiza y Argentina se enfrentan este martes en octavos de final en São Paulo, donde va subiendo la temperatura al ritmo que avanza el Mundial de Brasil. La colonia suiza de Argentina aguarda el duelo con sentimientos encontrados.

Con alrededor de 17.000 suizos y doble nacionales, y más de 100.000 descendientes, la comunidad suiza de Argentina es la más importante de América Latina. Sus miembros ya tienen planes para el esperado encuentro.

En Buenos Aires, el embajador Johannes Matyassy organiza una recepción en su residencia donde espera que acudan más de un centenar de suizos y argentinos “para ver el partido y disfrutarlo juntos”.

Entre ellos, el actor Heinz Krattiger, oriundo de Oberdorf (Basilea) y afincado en la capital argentina desde hace dos décadas.

“Messi me gusta, pero me da lástima que haya 11 tipos que no saben jugar juntos dedicados a pasarle la pelota. Me gusta el estilo alemán: once promedios, pero que colectivamente la rompen”, Phiyl Haener, fotógrafo y diseñador

“Voy a ver el partido con el embajador y muchos suizos y argentinos, y voy a hinchar por Suiza. Pienso que vamos a marcar un gol y mostrar que estamos a la altura, pero creo que Argentina va marcar más de uno. De todos modos, Suiza va a usar ese rival fuerte para salir dignamente del Mundial”.

En varias colonias del interior del país, principalmente en las provincias de Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba y Misiones, donde se concentra la mayor colonia helvética, habrá reuniones similares y las camisetas de los dos seleccionados se mezclarán entre amigos.

No había duda sobre Suiza

La selección alpina “es un equipo profesional que viene jugando cada vez mejor en los mundiales”, asegura Julio César Constantin, actual conductor táctico de la reserva del Club Atlético Belgrano de Córdoba.

El que fuera jugador y entrenador del FC Gran Lancy y del CS Chenois en Ginebra confiaba en que el combinado helvético llegara a los octavos de final.

“Es un equipo joven, un poco menos maduro que en los mundiales pasados, un poquito menos sólido defensivamente respecto a los anteriores -en los cuales casi no le marcaron goles, como en el de Alemania- pero que ahora tiene figuras como Xherdan Shaqiri, Ricardo Rodríguez y los mediocampistas Valon Behrami y Gökhan Inler, que se entienden muy bien y me gustan mucho.

“Me cuesta decir quién va a ganar, porque este es un Mundial con muchas sorpresas. Además, tengo el corazón un poco suizo. Pero Argentina tiene más experiencia y cuenta con un (Lionel) Messi muy efectivo; cada pelota que toca termina en gol”, afirma Constantin.

“Creo que los dos equipos van a tener que cuidarse del otro porque ambos tienen figuras muy potentes. Hoy Suiza es muy profesional, cuenta con jugadores que se lucen en Italia y Alemania y el fútbol se vive cada vez con más pasión por esa propia conformación de país de acogida de inmigrantes”.

“Es una selección que, por suerte para Argentina y desgracia para Suiza, comete muchos errores defensivos. Tiene un medio campo muy fuerte, un contragolpe muy bueno, un Shaqiri excelente (…), pero se va a encontrar con una selección argentina que ha mejorado contra Nigeria”, Enzo Trossero

El argentino Enzo Trossero, exjugador y estrella del Club Atlético Independiente, coincide en que “es un Mundial bastante impredecible. Ya han quedado fuera varios campeones y hay equipos chicos que están dando sorpresas”.

Trossero vivió muchos años en Suiza –primero como entrenador de los clubes de Lugano y Sion, y más tarde como director técnico de la selección helvética.

“Cuando yo estuve en el año 2000, la mayoría de los jugadores eran descendientes de españoles, turcos, italianos. Hoy, el fútbol suizo es un crisol de razas que está mejorando notablemente año tras año y era esperable que lleguen a esta instancia”, manifiesta a swissinfo.ch uno de los interlocutores más solicitados desde que se supo que Argentina y Suiza se medirían en octavos.

Con el corazón partido

“Es difícil decir por quién voy a pujar, porque tengo el corazón repartido”, asegura a swissinfo.ch el cardiólogo suizo argentino Pablo Barral Steiner. Prefiere mantenerse “neutral”, pero no puede ocultar que confía más en un triunfo de Argentina, “porque tiene a Messi”.

Tampoco Gastón Genoud, de 37 años y segunda generación de suizos en el país, se arriesga a hacer pronósticos. Espera que gane el mejor y aunque reconoce que el fútbol argentino es superior, le gustaría que ganara el equipo alpino.

“Desde que hace unos cinco años volví de Suiza, sigo su fútbol y veo que trabajan para mejorar. Me parece que están a la altura de competir con los mejores y con cada triunfo que se lleven en este Mundial lo van a hacer mejor”.

En Humboldt y San Jerónimo Norte (Santa Fe), donde se conservan las tradiciones de los abuelos suizos, Daniel Alberto Walker (jubilado) y Fabricio Ariel Welschen, de 35 años, no tienen dudas: van a alentar a Argentina.

“Soy argentino, es el país donde nací y quiero que Argentina gane este Mundial. Pero creo que Suiza va a hacer un buen partido y no va a ser un choque fácil. Creo que la cruz blanca va a dar que hablar”, asegura Walker sin titubear.

En la misma línea, argumenta Welschen: “Quiero que gane Argentina. Aunque amo la cultura suiza, en fútbol soy argentino. Voy a ver el partido en mi bar en San Jerónimo, con la gente que llegue, y va a haber una bandera argentina”.

Para Hubert Weber, enólogo suizo radicado en Mendoza, lo más probable es que gane Argentina:

“Temo que va a ganar, pero me gustaría que sea un juego tipo el partido de Brasil contra Chile, movidito. Que no sea regalado para los argentinos que ya se creen que
lo van a ganar con facilidad. Pienso que va a ganar Argentina, pero les va a costar. Y yo voy a gritar por Suiza, ¡obvio!”

swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×