Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Pastor


"La Biblia no es un libro de recetas"


Por Igor Petrov


 (swissinfo.ch)
(swissinfo.ch)

René Weber, 52 años, trabajaba como técnico dental, pero comenzó una nueva vida desde cero, y se convirtió en pastor protestante. ¿La Biblia le provee respuestas a todos sus problemas? Por supuesto que no, dice, pero le ofrece orientación y apoyo en su vida.

Weber forma parte de la Comunidad Evangélica de Berna Centro. No fue fácil encontrar su oficina. Las mejores habitaciones del edificio parroquial han sido destinadas a los cursos de lengua alemana para inmigrantes. La pieza del pastor es la más pequeña, justo a la derecha del ascensor.

Contiene una pequeña mesa y dos sillas, una de las paredes está completamente ocupada por una estantería, y también hay un escritorio muy simple con un ordenador y sin silla.

Cuando era joven, no suponía que iba a terminar en la Iglesia. Fue un camino largo y espinoso.

El primer acontecimiento que trastornó su vida fue el divorcio de sus padres. Tenía 16 años, y su mundo se hizo pedazos.

“Tuve problemas con las personas. No sabía cómo establecer relaciones firmes, tampoco con las muchachas. Pensé que nunca sería capaz de encontrar una manera de comunicarme con alguien”. Pero un día todo cambió, gracias a una navaja suiza.

“Había subido a la cima del Gurten con mi saco de dormir. Es la colina a donde a la gente de Berna le gusta ir para relajarse. Mi idea era solamente escapar al bullicio de la ciudad para poder pensar. Cuando me levanté, a la mañana siguiente, vi a un grupo de campistas, como yo, a punto de preparar el desayuno. Tenían un problema: les faltaba un cuchillo para cortar el pan. Yo tenía uno”.

Fue así como conoció a personas que proclaman su fe en Cristo. Lo invitaron a desayunar y asistir al servicio religioso. “Al encontrarme en un entorno completamente nuevo, fui capaz de mirarme a mí mismo de una forma radicalmente nueva. Advertí que una persona, con todas sus debilidades y fortalezas, no es solamente un producto de su familia, la sociedad o la escuela. Lo que está detrás de cada uno de nosotros es un Poder que no te juzga, ni te hace reproches, pero al que se puede confiar plenamente uno mismo y toda su vida”.

Al mismo tiempo, Weber se abría camino profesionalmente. A una edad relativamente temprana, es miembro de una empresa de tecnología dental con cierto éxito. Pero su jefe muere inesperadamente, y Weber se encuentra a cargo de su propio negocio - algo que normalmente proporciona una sensación de fuerza y un sentido a la vida.

Pero Weber no se sentía de esa manera. Se dio cuenta de que tenía que repensar por completo su vida y hacer nuevas elecciones.

Hacer una elección

“Tuve que responder a la pregunta de si mi profesión era mi vocación, y si no lo era, descubrir cuál era mi vocación. Y yo dije: Señor, si tienes una vocación en bodega para mí, que así sea. Y escuché claramente la llamada, que es lo que la palabra “vocación” significa en realidad ... Así que hice mi elección”.

Empezó por estudiar en el Seminario Teológico y Pastoral, en Argovia. Al término de sus estudios fue destinado a la región del Emmental, una zona rural del cantón de Berna, unos 40 kilómetros al noreste de la capital.

“La gente allí tenía una actitud completamente diferente con el trabajo. En lugares remotos como ese, el trabajo en una oficina, un escritorio, no era considerado como un trabajo real. Así que tuve que encontrar una manera especial para acercarme a la gente. Como regla general, nadie planteaba preguntas filosóficas particularmente profundas”.

“Aquí, en Berna, a donde me destinaron más tarde, la gente piensa un poco diferente y las preocupaciones que me traen también son diferentes y más complejas, a pesar de que usualmente también tienen qué ver con los problemas cotidianos”.

Mapa mental sermón

Weber explica que la Comunidad Evangélica de Berna Centro es integrante de la Alianza Evangélica Suiza, pero al mismo tiempo es completamente independiente. Su financiamiento proviene de las donaciones de los creyentes.

“Muchas personas nos consideran como una secta porque no somos parte de la estructura ‘reconocida’. A muchos no les gusta el hecho de que no queramos limitarnos a manifestar nuestra fe con palabras, vivir realmente de acuerdo con esos ideales. Y un montón de gente encuentra nuestra posición sobre las cuestiones de la sexualidad, por ejemplo, inaceptable: creemos que las relaciones íntimas existen no solamente para la propagación de la raza humana, sino también para el disfrute mutuo de la pareja. Si decimos que la sexualidad pertenece al contexto restringido del matrimonio, eso es a menudo percibido como retrógada". 

Como pastor prefiere ser más espontáneo en sus sermones y no escribirlos de antemano.

“Parece poco natural si usted lee su texto en un micrófono. Pero tampoco se puede prescindir de alguna anotación”.

Saca una hoja de papel y dibuja lo que parece un sol con rayos. “Esto se llama un mapa mental”.

Gracias a esa técnica, tiene los puntos principales de su sermón o la dirección frente a él, cada vez eligiendo las palabras más adecuadas para la situación.

Dios no juzga

¿Encuentra respuestas a todo en la Biblia y en su fe?

“Por supuesto que no. La Biblia para mí es la Palabra viva, pero esa palabra fue escrita hace mucho tiempo. Cuando leemos la Biblia, podemos aprender el significado de la prudencia o la compasión. Pero, ¿qué puede decirnos la Biblia acerca de cómo comportarse al volante de un coche, por ejemplo? Por otro lado, los problemas de fondo que tienen las personas no han cambiado mucho en los últimos 2000 años”.

“La Biblia es un libro con instrucciones para el camino, no es un libro de recetas. Dios no es un juez o un policía. Es un entrenador, que se sitúa en el borde del campo de juego y mira el partido. Puede que a veces espere hasta el medio tiempo para decirte personalmente algo que no es muy agradable escuchar. Pero el punto no es castigarte, sino ayudarte a jugar mejor”.

La nueva vida de Weber le ayudó a ponerse firmemente en pie. “Mi fe me dio algunos principios básicos que intento conscientemente poner en práctica en mi vida diaria, en lugar de solamente proclamarlos con palabras. No es por casualidad que llevo felizmente casado muchos años, y que tenemos tres hijos”.

La pareja se conoció en la iglesia de la Nägeligasse. “Yo bajaba las escaleras, y Hanna, mi esposa, subía. No pude evitar fijarme en ella. Resultó que había pasado mucho tiempo en África. Es por eso que le pregunté si era nueva en la comunidad. Ella se rió y dijo que ella no, pero que yo sí. Y era perfectamente cierto”.  

Cuando no trabaja, pasa mucho tiempo con su familia, y también toca la guitarra eléctrica. Me enseña con orgullo el instrumento y el amplificador que mantiene en una esquina de su modesta oficina. En casa tiene seis más, tanto acústicas como eléctricas. La música le ayuda a relajarse, a cambiar su estado de ánimo y a sentir la armonía producida directamente por sus dedos.


Traducción: Marcela Aguila Rubín, swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×