Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Perspectiva: Jürg Stahl


El problema de las pensiones


Por Jeannie Wurz, swissinfo.ch


 Otros idiomas: 4  Idiomas: 4
Jürg Stahl, Unión Democrática del Centro (UDC), cantón de Zúrich, nació en 1968.  (eq images)

Jürg Stahl, Unión Democrática del Centro (UDC), cantón de Zúrich, nació en 1968. 

(eq images)

Sin embargo, social y políticamente, el país enfrenta un problema. A medida que el número de ancianos aumenta y la tasa de natalidad disminuye, el total de trabajadores que cotizan al sistema de seguridad social se reduce. Y mientras los ‘Baby Boomers’, nacidos entre 1946 y 1964, se jubilan, aumenta vertiginosamente la cifra de personas que se benefician de las pensiones de vejez.

Ese es el mayor reto para Suiza, afirma.  

El aumento de la esperanza de vida es “un hecho que no puede ser manipulado políticamente”, destaca. Es necesario tener en cuenta las cifras desde una perspectiva actuarial, “con expertos, con proyecciones”, con el uso de métodos matemáticos y estadísticos para evaluar el riesgo y actuar en consecuencia.

La edad de jubilación de los hombres es, desde 1959, de 65 años.  

“Eso es, básicamente, solo un número entre 60 y 70 años”, dice Stahl.

Y a pesar de que viven más que los hombres en promedio, las mujeres en Suiza no tienen que trabajar tanto tiempo. En 1964, las mujeres obtuvieron el derecho a la jubilación a los 62 años. En 1994, la edad se elevó a 64. ‘Retiro 2020’ propone fijarla a los 65.

“Estoy convencido de que es necesario ofrecer incentivos para que todos los hombres y mujeres trabajen hasta los 65 años”, dice Stahl. "Si todo el mundo,   incluyendo los funcionarios públicos, trabaja hasta los 65 años, se puede mitigar el problema”.

“¿Cómo se ve usted mismo a los 75 años?”

Jürg Stahl: Espero poder mantenerme saludable. Tener un poco más de tiempo para el deporte, que hago mucho. Pero también espero que podré disfrutar de estar con mi esposa, 10 años más joven que yo. Es un privilegio mantenerse saludable a medida que se envejece. Pero hay que trabajar en ello. Y en la política es nuestro desafío asegurar esa que siga siendo una opción”. 

×