Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Perspectiva: Yvonne Gilli


Invertir en las personas mayores


Por Jeannie Wurz, swissinfo.ch


 Otros idiomas: 4  Idiomas: 4


Yvonne Gilli, Partido Verde, cantón de San Gallen, nació en 1957.  (Keystone)

Yvonne Gilli, Partido Verde, cantón de San Gallen, nació en 1957. 

(Keystone)

Al mismo tiempo, los altos costos de la morbilidad de ese sector poblacional tendrán que ser asumidos por el sistema de salud, dice Gilli, quien estudió  Enfermería y Medicina y trabaja como doctora en el cantón de San Gallen.

Pero el sistema federalista suizo, que otorga mucha autoridad a los cantones, hace que sea “mucho más difícil coordinar las pensiones, así como los costos y las inversiones en el sistema de salud”, asegura.  

Gilli cree que el sistema de pensiones debe ser flexible. Es necesario diferenciar entre aquellos que realizan labores físicas  -“es un trabajo duro, las personas envejecen antes y ganan menos” - y los empleados de oficina.  

El mercado de trabajo tiene que ser también flexible, afirma Gilli, en cuanto a la valoración y la contratación de personal de más edad. “Si el mercado laboral sigue funcionando como hoy, será más y más difícil incluso para las personas con mayor preparación seguir trabajando, porque la experiencia no es muy reconocida como un valor”.

Gilli cree que “la financiación solamente puede ser garantizada por la solidaridad con la sociedad, que necesita a toda la gente y a los grupos diferentes”.

El envejecimiento de la sociedad afectará a todo el mundo en Suiza y requerirá concesiones y compromisos. “En 20 años habrá  una situación diferente para todos nosotros, y vamos a tener que financiarlo”, dice Gilli. “La pregunta es cómo”.

“¿Cómo se ve usted misma a los 75 años?”

Yvonne Gilli: “Ciertamente no en un hogar (para ancianos). Creo que esa es una respuesta típica de mi generación. Si usted sufre de una demencia grave, por ejemplo, tendrá que ser atendido en una institución. Pero en la mayoría de los casos, una mujer de 75 años será autónoma y realmente valorará esa autonomía y se quedará en casa, aunque, probablemente, en sociedad mixta con gente joven y de median y avanzada edad”.

Y, no obstante: “Mi suegra tiene más de 90, y permanece en casa. Es lo que todos dicen querer, pero no es tan agradable estar tan viejo. Estás totalmente solo. Todos tus amigos han muerto. Y sus hijos y nietos están ocupados con sus vidas. Las pérdidas que experimentan como resultado de vivir una vida tan larga son dramáticas”. 


Traducción, Marcela Águila Rubín

×