Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

PlanetSolar surca los océanos con ayuda del sol




El catamarán PlanetSolar zarpó de Mónaco el pasado lunes. (Keystone)

El catamarán PlanetSolar zarpó de Mónaco el pasado lunes.

(Keystone)

Dar la vuelta al mundo impulsado sólo con energía solar: es la apuesta del MS Tûranor PlanetSolar, el catamarán de bandera suiza que zarpó el pasado lunes del puerto de Montecarlo. El proyecto tiene como objetivo concienciar sobre la movilidad solar y las energías renovables.

Por el momento todo va viento en popa a bordo de la nave, indicó a swissinfo.ch Raphaël Domjan, promotor de la iniciativa y miembro de la tripulación.

"Después de seis años de trabajo me resulta difícil encontrar las palabras para explicar la sensación que experimentamos ahora que estamos en la mar. Es fantástico sobre todo poder navegar de noche con energía solar", escribe en un correo electrónico.

El catamarán propulsado por un motor eléctrico, silencioso y sin emisiones contaminantes, que utiliza exclusivamente energía solar.
"Nuestra meta es demostrar que las tecnologías en el campo de las energías renovables son fiables. Con nuestro viaje queremos demostrar que la navegación a motor puede funcionar sin carburantes".

50,000km

El periplo de más de 50.000 kilómetros durará previsiblemente al menos ocho meses. La primera escala está prevista en Miami.

Posteriormente el catamarán atracará en Cancún y atravesará el Canal de Panamá y recorrerá la costas oeste de Estados Unidos hasta San Francisco. El viaje proseguirá rumbo a Sídney, Singapur y los Abu Dabi y concluirá en Montecarlo.

La tripulación tendrá que optimizar constantemente la ruta y la velocidad teniendo en cuenta la irradiación solar y las previsiones meteorológicas, pero confía en poder mantener una velocidad media de 7,5 nudos.

El MS Tûranor es el navío más grande del mundo en su género. Se trata de un catamarán multicasco de 31 metros de longitud y 15 de ancho que pesa 95 toneladas.

El puente está cubierto con 537 metros cuadrados de paneles fotovoltaicos que alimentan los motores. Gracias a baterías especiales, el catamarán puede navegar aproximadamente tres días en caso de que no hubiera sol.

Apoyo estatal

El proyecto cuenta con el respaldo financiero del Ministerio suizo de Asuntos Exteriores que ha aportado 300.000 francos suizos para un periodo de tres años (2009-2011).

Según comunicado, el Ministerio pretende promocionar la competitividad y capacidad de innovación de Suiza, especialmente en materia de tecnologías ecológicas y energías renovables, y contribuir así a que el país se convierta en un referente en estos campos.
"Tratándose de un proyecto espectacular y verdaderamente global, PlanetSolar constituye un excelente vector para promover las energías renovables", señaló el Ministerio a swissinfo.ch.

La nave cuenta también con el respaldo en materia de organización y logística de las representaciones diplomáticas suizas en las ciudades donde atracará, que a su vez podrán aprovechar la resonancia de la expedición para "ampliar las redes de contactos a alto nivel".

'Señor de los Anillos'

El proyecto se inició en 2004 a orillas del lago de Neuchâtel y ha reunido a un equipo internacional de físicos, ingenieros y astilleros.
En cuanto al nombre, Domjan y su tripulación se inspiraron en el Señor de los Anillos: Tûranor significa ‘poder del sol'.

PlanetSolar no es el único proyecto pionero en el ámbito de la energía fotovoltaica que se lleva a cabo en Suiza. En 2013, Bertrand Piccard quiere dar la vuelta al mundo con su avión Solar Impulse.

Hace apenas una semana, el avión de Piccard aterrizó en los aeropuertos de Ginebra y Zúrich tras realizar un vuelo de seis horas. Y el pasado mes de julio Piccard entró en los anales de la historia de la aviación tras llevar a cabo el primer vuelo nocturno.

Otro suizo, Louis Palmer, ha dado la vuelta al mundo en un taxi solar.

Interés y compromiso

David Stickelberger, director ejecutivo de Swissolar, la asociación suiza de profesionales del sector, subraya que estas iniciativas contribuyen a dar a conocer al público la energía solar.

"En Suiza hay mucho interés y muchas personas que creen en esta energía. Considero que se puede hacer mucho más de lo que se ha hecho hasta ahora", señala.

Suiza está en la vanguardia de la investigación en este campo y la industria ha adquirido mucha experiencia. Por ello ha sido posible realizar proyectos como PlanetSolar y Solar Impulse. Cuando se trata de llevar a la práctica estos conocimientos, por ejemplo utilizando la energía solar para los implantes de calefacción, sin embargo, Suiza lleva cierto retraso, destaca Stickelberger.

Así, Suiza se halla aún lejos de Alemania en lo que concierne el número de paneles fotovoltaicos per cápita o de Austria en cuanto a los colectores térmicos.

Según el director ejecutivo de Swissolar, en la Confederación falta voluntad política. Además, las fuentes energéticas convencionales son aún baratas en el país alpino, lo que no estimula que la gente apueste por las energías alternativas.

Actualmente la solar representa solamente el 0,13% de toda la energía que produce Suiza.

"Si aplicáramos las tecnologías actuales a nuestros edificios, podríamos aumentar a el consumo a cerca de un tercio. Y en el futuro, cuando dispongamos de células voltaicas más eficientes, la tasa podría ser incluso superior", concluye Stickelberger.

Tripulación PlanetSolar

Capitán: Patrick Marchesseau (Francia)
Primer oficial: Mikaela von Koskull (Finlandia)
Contramaestre: Jens Langwasser (Alemania)

Gestión energética: Christian Ochsenbein (Suiza)

Electricista: Daniel Stahl (Alemania)

Responsable del proyecto: Raphaël Domjan (Suiza)

El propietario de PlanetSolar es el empresario alemán Immo Ströher. La nave se construyó en Kiel y fue diseñada por el neozelandés Craig Loomes.

DATOS técnicos

El PlanetSolar cuenta con dos hélices gemelas en fibra de carbono cuyo diámetro ronda los dos metros, es decir dos veces el tamaño habitual para un navío de esta índole. Esto incrementa la propulsión.

La mitad de la hélice está en el aire, la otra bajo el agua. Así se produce un efecto giratorio que permite conducir el navío sin timón.

Los cuatro motores eléctricos, dos en cada casco, tienen una potencia máxima de 120 kW y una eficiencia energética de más del 90%.

El principal desafío de la navegación solar reside en superar la horas nocturnas por la falta de sol. Las nuevas tecnologías permiten almacenar esta fuente energética, gracias a baterías especiales.

Fuente: PlanetSolar


Traducción: Belén Couceiro, swissinfo.ch



Enlaces

×