Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Amnistía Internacional


Denuncian “política inmoderada” de expulsiones suizas


Por swissinfo.ch


 Otro idioma: 1  Idiomas: 1
Solicitante de asilo  en la estación de Como, cerca de la frontera entre Italia y Suiza. (Keystone)

Solicitante de asilo  en la estación de Como, cerca de la frontera entre Italia y Suiza.

(Keystone)

 Con su excesivo celo en el cumplimiento de los Acuerdos de Dublín, Suiza estaría incurriendo en violaciones a los derechos humanos y tendría parte de responsabilidad en los abusos cometidos contra migrantes, de acuerdo con Amnistía Internacional. La ONG pidió una mayor solidaridad de Berna.  

“Incluso madres solteras con hijos pequeños, solicitantes de asilo con discapacidad o menores no acompañados son obligados a abandonar Suiza”, denunció la organización humanitaria en un comunicado divulgado este jueves.

Amnistía Internacional refirió que las presiones de la Unión Europea (UE) para que Italia ejerza mano dura contra las personas refugiadas y los migrantes han generado expulsiones ilegales y malos tratos susceptibles de constituir actos de tortura en ciertos casos.

En esa situación, anotó, “Suiza tiene también su parte de responsabilidad” en virtud de que es el país que procede al mayor número de reenvíos a Italia en el marco de los Acuerdos de Dublín (que establecen que el primer país de la UE que pisa un inmigrante debe ocuparse de su procedimiento de asilo)   

“Determinados a limitar el flujo de refugiados y de migrantes hacia otros Estados miembros, los dirigentes de la UE han empujado a las autoridades italianas al límite -sino es que más allá- de la legalidad”, denunció Matteo de Bellis, especialista para Italia de Amnistía Internacional.

La ONG precisa que el informe sobre la situación en la península Hotspot Italy: How EU’s flagship approach leads to violations of refugee and migrant rights’  recoge casos de golpes, descargas eléctricas y humillaciones sexuales.

El estudio se basa en entrevistas con 170 refugiados y migrantes y demuestra que los ‘centros de crisis’ establecidos por las UE “comprometen el derecho a pedir asilo y alimenta violaciones chocantes”.  

Tales instalaciones tienen por objetivo identificar a los recién llegados y recoger sus huellas digitales, evaluar sus necesidades en términos de protección, tratar sus solicitudes de asilo o enviarlos a su país de origen. Empero, de acuerdo con AI, hay “graves deficiencias en cada una de esas etapas”.

Con el objetivo de reducir la presión sobre los Estados que se encuentran “en primera línea” -en cuanto a la recepción de migrantes, como Italia-, se ha procedido a asociar esos centros de crisis a un programa de relocalización de los solicitantes de asilo en otros estados de la UE. Empero, por falta de solidaridad, apenas 1 200 personas han podido ser reubicadas desde Italia, de las 40 000 previstas, mientras que 150 000 migrantes han llegado este año a ese país.

El celo desmedido de Suiza  

Para Amnistía Internacional, Suiza también tiene su parte de responsabilidad en los abusos cometidos en detrimento de los migrantes ya que es el país europeo que practica el mayor número de reenvíos, por delante de Alemania.

Casi la mitad de las personas referidas a Italia proceden de Suiza, precisó la ONG. En 2015, casi 2 436 personas fueron trasladadas a Italia en el marco de los acuerdos de Dublín, incluyendo a 1 196 procedentes de Suiza.

Además, como parte del programa de reubicación, Suiza ha acogido a solamente 112 solicitantes de asilo procedentes de Italia, precisó la organización.

De acuerdo con AI, las organizaciones de derechos humanos y los abogados observan desde hace algún tiempo “una política más restrictiva de las autoridades suizas en relación con el procedimiento de Dublín”.

Amnistía Internacional apuntó que otros países son más reacios que Suiza a expulsar a personas cuando existen lazos familiares: “Incluso madres solteras con hijos pequeños, solicitantes de asilo con discapacidad o menores no acompañados son obligados a abandonar Suiza”, detalló.

Tales prácticas, denunció Amnistía, contravienen las convenciones de las Naciones Unidas sobre los derechos del niño, los derechos de los discapacitados y el derecho humano a la familia.

“Debido al alto número de refugiados y migrantes que llegan a Italia, Suiza debe mostrarse solidaria, sobre todo acogiendo a personas particularmente vulnerables. Para ello, debe proceder a un mayor de procedimientos de asilo y a reducir los reenvíos con base en los Acuerdos de Dublín”, recomendó AI.

La organización humanitaria se pronunció igualmente porque Suiza efectúe un minucioso examen individual de las solicitudes de los menores y otras personas particularmente vulnerables (mujeres embarazadas o con niños pequeños, personas enfermas).

“En el caso de los menores, las autoridades suizas tienen el deber de respetar el interés superior del niño, acompañado o no por un adulto, en todas las decisiones. En todos los casos, Suiza debe cumplir con la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño”, insistió Amnistía Internacional.

swissinfo.ch

×