Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Cepeda en Suiza


Colombia: Avances y desafíos en la ruta hacia la paz


Por Marcela Águila Rubín


Nicolas Rodríguez, 'Gabino', dirigente del ELN, se reunió en La Habana con el jefe de las FARC, Rodrigo Londoño, 'Timochenko', con vistas a la incorporación de la segunda guerrilla colombiana en las pláticas de paz.     (AFP)

Nicolas Rodríguez, 'Gabino', dirigente del ELN, se reunió en La Habana con el jefe de las FARC, Rodrigo Londoño, 'Timochenko', con vistas a la incorporación de la segunda guerrilla colombiana en las pláticas de paz.    

(AFP)

“Sí, es difícil. Sí, hay problemas, pero sí, lo vamos a lograr”. El senador Iván Cepeda, del Polo Democrático, transmitió ese mensaje al Ministerio suizo de Exteriores, al Parlamento, y a sus conciudadanos exiliados en este país al hablar sobre las negociaciones para la paz entre el Gobierno de Colombia y las FARC.

“Suiza es un país que tiene un lugar importante en la comunidad internacional y una gran experiencia en materia de mediación y facilitación de conflictos”, enfatiza el copresidente de la Comisión de Paz en la cámara alta de Colombia, durante una reciente visita a la Confederación.  

swissinfo.ch: ¿En sus entrevistas con representantes del Ministerio de Exteriores y del Parlamento suizos, cuál fue su mensaje y cómo fue recibido?

Iván Cepeda: Nosotros esperamos todo el acompañamiento posible y la ayuda de Suiza ahora, cuando se están definiendo esos acuerdos, pero también en la fase en que haya necesidad del acompañamiento internacional para el postconflicto armado.

Noté un gran interés por el proceso, una disposición de ayudar y de buscar canales para acompañar a Colombia, pero también hubo expresiones de preocupación sobre el hecho de que no comience un proceso similar con el ELN.

swissinfo.ch: ¿A qué obedece la ausencia del ELN?

I.C.: Hay una fase exploratoria pero es esencial que empiece ya el proceso con el ELN. Es preocupante que se siga avanzando en La Habana sin que comience un proceso similar con la otra guerrilla histórica en Colombia. Sería muy difícil para la construcción de la paz en el país que el ELN no entrara en un proceso de paz similar, así que esa es una exigencia y un imperativo también.

swissinfo.ch: Los negociadores han logrado avances importantes, pero, según una reciente encuesta, declina la confianza. ¿Cómo se explica esa situación?  

I.C.: Bueno, Colombia, como se sabe, tiene el conflicto más largo del Hemisferio Occidental. Se han hecho muchos intentos de llegar a un acuerdo con las FARC y con el ELN y, la prolongación del conflicto ha debilitado la fe y la creencia en que es posible llegar a la paz por una vía dialogada.

Pero el proceso de La Habana es el más productivo, el más eficaz que se ha dado en Colombia y el que tiene las posibilidades y las condiciones para llegar a un acuerdo. Sin embargo, no es posible esperar un proceso de paz simple, rápido y sin contratiempos. Como en todo proceso de paz, hay momentos difíciles, de optimismo, de escepticismo, y estamos pasando por un momento difícil. Eso no se puede desconocer, pero hay que asumirlo como parte de una situación compleja que debe terminar con un acuerdo de paz.

swissinfo.ch: ¿Se refiere específicamente a la ofensiva de las FARC en el Cauca?

I.C.: Se conjugan diversos elementos. Efectivamente, después de tres meses y medio en los que la guerrilla suspendió de manera fehaciente sus acciones militares se presentó un hecho cruento, 11 soldados muertos y más de una veintena, heridos. Eso sacudió a la opinión pública, pero los enemigos del proceso utilizaron ese episodio para intentar borrar de la mente de los ciudadanos lo que se ha avanzado, que es considerable.

Hay una instrumentalización, una manipulación de la opinión pública. Se insiste en el mensaje perverso de que es mejor continuar en la guerra que buscar la paz, y que la solución a un hecho cruento es que haya más hechos cruentos. Si de lo que se trata precisamente es de que acaben. Colombia tiene 7 200 000 víctimas reconocidas oficialmente. Es una cifra enorme que nos llena de horror y de vergüenza.

swissinfo.ch: ¿Qué otros desafíos enfrenta la paz en Colombia?

I.C.: Al presidente Santos hay que reconocerle que dio un paso trascendental al reconocer que hay un conflicto armado, mismo que debe ser resuelto de acuerdo con el Derecho Internacional Humanitario, con mecanismos de diálogo político, y eso ha permitido que se desarrolle este proceso de paz.

Pero al mismo tiempo, hay que decir que la fórmula que está aplicando el presidente, de que el modelo neoliberal se puede aplicar en tiempos de paz y en tiempos de guerra de la misma manera, sin alterar la posibilidad de hacer una transición, dificulta la llegada a ese momento de finalización del conflicto y sobre todo, de la construcción de una situación de paz y de transición a la paz.

swissinfo.ch: ¿No es una contradicción?

I.C.: Hay una incoherencia entre la búsqueda de unos acuerdos por ejemplo, para introducir una reforma agraria integral, y pensar que la explotación minero-energética puede hacerse sin ningún tipo de limitaciones, incluso en territorios destinados a la agricultura, que se puede mantener la misma política de concentración de la tierra y de privilegio de los grandes empresarios y terratenientes, y que eso va a ser perfectamente compatible con entregar tierras a los campesinos y reconfigurar el mundo rural en Colombia.

Eso es algo que no solamente riñe con la lógica y con el sentido común, sino con el propio proceso de paz y ese es un problema, por supuesto, grave.

swissinfo.ch: Esa política enfrenta resistencias. ¿Qué perspectivas puede haber?   

I.C.: Es una de las dificultades a derrotar. Nadie se hace la ilusión de que quienes están en la lógica del neoliberalismo de buenas a primeras renuncien al modelo. Tiene que ver con las relaciones de fuerza, con las luchas sociales. Pero la movilización social está mostrando que esta implementación del neoliberalismo salvaje no es automática ni gratuita, que va a haber y está habiendo, grandes movilizaciones en Colombia y que van a continuar y a profundizarse. 

swissinfo.ch: ¿Qué puede esperarse de manera más o menos inmediata?

I.C.: Sería ingenuo pensar que con un proceso de diálogo se arreglen las estructuras económicas y sociales del país, pero sí se puede llegar a acuerdos que transformen la realidad y a reformas. Ahora bien, se puede escoger la vía razonable de llegar a esos acuerdos y cumplirlos, y hacer que sean lo más profundamente transformadores posibles, o tener un postconflicto armado supremamente tortuoso, en medio de luchas sociales intensas, para que al final se llegue a las reformas. El Gobierno y los sectores de la coalición dirigente deben tomar una decisión sobre qué clase de postconflicto armado se quiere.

swissinfo.ch: ¿Cómo podría trazarse esa vía razonable?

I.C.: Lo ideal sería el diseño de cómo se va a intervenir en las zonas de conflicto, con una nueva institucionalidad, con proyectos agrarios que permitan por ejemplo, la sustitución de los cultivos de uso ilícito por proyectos agrícolas, o la construcción de infraestructura con la posibilidad de entregar a las comunidades más pobres del mundo rural, una perspectiva de desarrollo. El diseño de políticas públicas para las víctimas, para quienes vienen de la insurgencia armada y para el país, que permitan realmente la apertura de compuertas democráticas. Pero eso que debería ser, no lo vemos en la política del Gobierno, no vemos un diseño estratégico. Y es el momento de llamar al Gobierno, es necesario que ese diseño se produzca ahora y no de una manera improvisada cuando tengamos que enfrentar esas realidades.

swissinfo.ch: ¿Cómo considera la participación de representantes de la sociedad civil colombiana en La Habana?

I.C.: Es una participación muy limitada. En el proceso, que se da en medio de la reserva, ha habido momentos de participación puntuales. Se requiere que la sociedad civil y los movimientos sociales tengan una mucha más amplia participación en la refrendación de los acuerdos en la manera en cómo se va a construir su aplicación, en lo que queda todavía de la agenda.

swissinfo.ch: ¿Cuál es su lectura respecto a la integración política de la guerrilla?

I.C.: En Colombia se ha presentado ya esa experiencia. Hay otros procesos que han tenido como resultado la participación exitosa de excombatientes de guerrilla en la vida política. Hay que recordar que el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, fue miembro y comandante del M 19. No es un imposible sino por el contrario, una necesidad y un resultado normal de un proceso de diálogo político.

swissinfo.ch: ¿Cuál es el objetivo particular de su encuentro con sus conciudadanos?

Hay interés de muchos compatriotas, especialmente de personas que han vivido el exilio político, por explorar en qué consistiría un retorno digno a Colombia. Son personas que han sufrido las consecuencias del conflicto armado y de la persecución política. Forma parte de un tema relevante que se está discutiendo ahora, el de las víctimas y sus derechos. Incluye a esa porción importante de colombianos, líderes sindicales, dirigentes de la izquierda, personas vinculadas a movimientos sociales que han tenido que partir por efecto de esa persecución.

(Continuación de la entrevista)

Negociaciones para la paz en Colombia

En 2012, el Gobierno del presidente Manuel Santos y las FARC, primera fuerza insurgente del país, iniciaron un diálogo tendiente a poner fin a más de medio siglo de conflicto armado, con el apoyo de Venezuela y Noruega.

Bajo el principio de que nada está acordado hasta que todo esté acordado, establecieron una agenda de cinco puntos.

Han resuelto tres puntos: reforma rural integral, apertura democrática, cambio del sistema político y una nueva política en materia del  narcotráfico.

Discuten ahora el punto de las víctimas y los derechos de las víctimas, en el tema de justicia, verdad y reparación.

Faltan aún el punto de la terminación del conflicto armado; es decir, todo el asunto de dejación de armas.

Asimismo, el aspecto procedimental de la verificación, las garantías y el cumplimiento de los acuerdos. 

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×