Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Buenos oficios


Suiza dispuesta a facilitar el diálogo entre el ELN y Bogotá


Por Marcela Águila Rubín


El Centro para la Memoria Histórica de Colombia cuenta con el apoyo de Suiza. (centromemoriav.gov.co)

El Centro para la Memoria Histórica de Colombia cuenta con el apoyo de Suiza.

(centromemoriav.gov.co)

Unida a Colombia en las duras y en las maduras, Suiza se prepara para apoyarla también en la consecución de la paz y en el posconflicto. La firma de un acuerdo entre las FARC y el gobierno fue postergada, pero es irreversible. Entre el ELN y el Nariño, Berna está dispuesta a impulsar un diálogo que conduzca a la mesa de negociaciones.

“Si cada una de las partes solicita su asistencia, Suiza está dispuesta a comprometerse en consecuencia”, apunta el Ministerio helvético de Exteriores (DFAE, por sus siglas en francés). La Confederación, precisa, “prevé el apoyo a los procesos políticos y diplomáticos para contribuir al objetivo de la solución pacífica de los conflictos”.

Más aún, en la fase de transición tras los acuerdos de paz, cuando el país podría hallarse en situación de fragilidad, “Suiza pondrá su conocimiento de las zonas rurales (las más afectadas por el conflicto armado) y las buenas relaciones que ha desarrollado con los actores del Estado y de la sociedad civil, para apoyar a Colombia”, asienta el DFAE.

Suiza, antigua mediadora

El Gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) iniciaron en 2012 un diálogo para la paz cuya conclusión estaba prevista para el próximo 23 de marzo. Esta semana, ambas partes anunciaron la postergación de la firma, pero se trata de un proceso que no tiene vuelta atrás. Con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) la situación es diferente.

Desde el año 2014, Bogotá y la segunda insurgencia colombiana mantienen un acercamiento sin lograr sentarse a negociar y Berna podría dar un impulso. Como lo recuerda el DFAE, no sería algo inédito. “Suiza ha puesto a disposición sus buenos oficios en Colombia y, en ese marco, también ha acompañado varios acercamientos entre el Gobierno colombiano y el ELN”.

A guisa de ejemplo, en 2005, junto con España y Noruega, auspició la primera reunión formal entre el Gobierno del entonces presidente Álvaro Uribe y la segunda insurgencia colombiana.

Ahora, cuando el fin del conflicto armado se antoja más cerca que nunca en más de medio siglo, es imperativo que el ELN se siente también a dialogar. “Sin un acuerdo con el ELN, no habrá paz en Colombia”, han advertido diversas fuentes, incluidas las propias FARC.

Berna, presente en La Habana

Suiza apoya el proceso de paz en diversos niveles: proporciona conocimientos para las negociaciones en La Habana, trabaja en estrecha colaboración con organizaciones de base en las zonas afectadas e implementa, junto con los organismos gubernamentales y la sociedad civil, un programa diseñado para preparar la próxima implementación de un acuerdo de paz.

Y es que la signatura del convenio ‘ad hoc’ será sin duda un paso histórico, pero un enorme desafío quedará por delante. “Las negociaciones de paz entre el Gobierno colombiano y las FARC son parte de un proceso de transformación de gran alcance”, anota el DFAE. Un proceso en el que Suiza seguirá presente.

Al hacer un balance sobre las relaciones Suiza-Colombia, el Ministerio de Exteriores se refiere a los programas de la cooperación helvética en los ámbitos de asistencia humanitaria, seguridad humana y desarrollo económico. El objetivo es garantizar una respuesta global a los diferentes retos del país andino, explica.

En el plano humanitario, por ejemplo, la ayuda de urgencia sigue vigente. Las FARC declararon un cese al fuego unilateral desde el 20 de julio de 2015, pero la situación es aún inestable en diversas regiones del país por la continuación del conflicto armado con el ELN y la presencia de otros grupos armados.

Un socio fiable y eficaz

Presente en Colombia desde hace varias décadas, “Suiza posee un buen acceso a las zonas rurales y un buen conocimiento de las realidades del terreno”. Sus estrategias de cooperación han permitido reducir necesidades en áreas a las que el Estado no puede llegar, y fortalecer mecanismos de protección civil en casos de desplazamiento forzado, accidentes con minas antipersonas y reclutamiento de menores.

De hecho, como lo señala el DFAE, “los programas suizos se integran bien con el Plan Nacional de Desarrollo de Colombia”, y en el período de transición, Suiza pondrá su conocimiento de las zonas rurales y sus buenas relaciones con los actores del Estado y de la sociedad civil para mantener su apoyo a Colombia.

La asistencia helvética en Colombia incluye igualmente el apoyo –financiero y con experiencia técnica– en el tratamiento del pasado (en el Centro de Memoria Histórica) y la reconciliación.

Amplia agenda, amplios desafíos

“Colombia es un país con grandes desigualdades, tanto sociales como regionales”, por lo que la implementación de los programas de cooperación enfrenta diferentes problemáticas, puntualiza el DFAE.

Y, en referencia a otro de los campos en los que Suiza se ha comprometido en Colombia, la defensa de los derechos humanos, asienta que si bien ha habido avances, aún queda mucho camino por recorrer. “La violencia contra los defensores de los derechos humanos, especialmente en relación con los procesos de restitución de tierras, sigue siendo motivo de preocupación”.

Y todo ello amén de la persistencia en la corrupción, la insuficiente atención médica y educativa y los índices de delincuencia.

“El mejoramiento de los derechos humanos es un elemento clave del compromiso de Suiza en Colombia. Suiza se ha comprometido en la protección de los defensores de derechos humanos y, junto con organizaciones de la sociedad civil, ha estado haciendo campaña para la inclusión de ese tema en los planes nacionales de desarrollo”.

Colombia, abunda el DFAE, tendrá que seguir trabajando para mejorar la situación de esas garantías, y Suiza continuará el diálogo con el Gobierno para promoverlas mediante iniciativas específicas.

Derechos humanos y economía

Sobre el particular, un aspecto preocupante en la relación bilateral concierne el comportamiento en Colombia de las empresas suizas o con sede en Suiza.

Al respecto, el Ministerio recuerda la implementación, desde hace 10 años, de dos iniciativas –la Guía Colombia y el Compromiso Ético – tendientes a acompañar el cumplimiento de las empresas con sus obligaciones en materia de derechos humanos, sobre todo, en sectores difíciles como la minería.

De acuerdo con un estudio independiente, citado por el DFAE, esas iniciativas han contribuido a la sensibilización sobre el particular. Empero, agrega la dependencia, Suiza mantiene un diálogo regular con las autoridades públicas, las empresas y la sociedad civil sobre el tema.

En el ámbito económico, pilar también de la agenda bilateral, el Ministerio de Exteriores enfatiza el positivo desarrollo colombiano en las dos últimas décadas y destaca la importancia de ese factor para una paz sostenible.


×