Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]


Neutralidad/Ejército





El principio de la neutralidad es un aspecto importante de la historia y la identidad suizas. Durante siglos la neutralidad contribuyó a mantener la Confederación unida y hasta hoy goza de un amplio respaldo en la población.

Suiza y neutralidad son sinónimos. El país no puede ingresar en alianzas militares si no es atacado. Sus Fuerzas Armadas pueden actuar únicamente en defensa propia y de la seguridad nacional. No debe tomar partido en conflictos internacionales ni permitir el paso de fuerzas extranjeras.

La neutralidad de Suiza significa neutralidad armada. Eso explica por qué ha tratado siempre de mantener su sistema defensivo en un nivel respetable y por qué la Constitución establece el servicio militar obligatorio para los hombres.

Tras el final de la Guerra Fría, la neutralidad dejó de ser imprescindible para las naciones pequeñas. La interdependencia del mundo moderno dificulta la aplicación de una neutralidad pura y ortodoxa.

Adhesión a la ONU

La autoimpuesta restricción de quedar al margen del mundo político produce un cambio de actitud con respecto a la neutralidad en Suiza.

El país es miembro de Naciones Unidas desde el año 2002, aunque ya antes de serlo había tenido parte activa -durante décadas-, en las tareas de las agencias especializadas como son la UNESCO, OMS, FAO, OIT, UNICEF y otras.

Se necesitó una votación nacional y casi el 55 por ciento de sufragios a favor para adherirse al organismo mundial. Suiza es miembro del programa Asociación para la Paz de la OTAN, pero no tiene previsto unirse a la alianza militar porque ello comprometería su estatuto de neutralidad.

La entrada plena en las Naciones Unidas ha sido aplaudida como un gran paso adelante en el concierto de las naciones. En realidad, Suiza ya apoyaba continuamente los esfuerzos de paz desde la Segunda Guerra Mundial, aún sin sumarse a las fuerzas de paz de la ONU.

El país ha participado en la supervisión de la tregua posterior a la Guerra de Corea y en la de Oriente Medio desde 1967. Se han enviado observadores suizos para controlar procesos electorales en África y Europa Oriental, observadores militares a Malí y una compañía de 220 soldados suizos está estacionada desde hace varios años en Kosovo para apoyar a las fuerzas de paz en los Balcanes.

Suiza es uno de los primeros miembros del Consejo de Europa y, más recientemente, de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), cuya presidencia rotativa asumió en el año 2014.

Ejército suizo - sistema de milicia

El ejército helvético es en gran medida un ejército de milicias. Suiza impone el servicio militar obligatorio para los varones, aunque este deber - y en realidad, el papel del ejército en sí-, ha sido puesto en tela de juicio últimamente. Sin embargo, el paso por la ‘Escuela de Reclutas’ constituye un rito transmitido por generaciones a los jóvenes suizos.

Después de la instrucción militar básica no deben olvidar lo aprendido, razón por la cual pasan algunas semanas por año en el ejército. Es frecuente ver en las ciudades y los pueblos suizos a jóvenes soldados en uniforme -a menudo con sus armas de servicio-, de manera que cuando hay maniobras no es raro escuchar disparos en la usualmente pacífica Suiza.

Los soldados llevan sus armas de servicio a casa. En los últimos años ha surgido a este propósito una polémica, porque en algunos asesinatos de cónyuges o en suicidios se han utilizado armas de ordenanza. En febrero de 2011, los suizos rechazaron una iniciativa que pedía poner fin a esta práctica y crear un registro nacional de armas. En 2015, las dos cámaras del Parlamento votaron en contra de una propuesta del Gobierno que contemplaba el registro cantonal de armas de fuego adquiridas antes de 2008.

Cabe hacer notar que, dada su condición de nación neutral, Suiza tiene una actitud muy distendida con respecto a las armas e instrumentos militares.

swissinfo.ch

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×