Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Personalidades suizas


Deploran golpe a democracia paraguaya


Por Marcela Águila Rubín


Manifestaciones de rechazo contra Federico Franco, quien asumió el Ejecutivo paraguayo tras el "golpe legislativo" contra Fernando Lugo. (Reuters)

Manifestaciones de rechazo contra Federico Franco, quien asumió el Ejecutivo paraguayo tras el "golpe legislativo" contra Fernando Lugo.

(Reuters)

Personalidades suizas manifiestan su inquietud por las ofensivas en contra de una alternativa popular en América Latina y denuncian una vinculación de trasnacionales con el “golpe parlamentario” contra Fernando Lugo.

“Rechazamos con toda vehemencia el golpe de Estado que las fuerzas reaccionarias montaron el 22 de junio y demandamos el restablecimiento del orden democrático”, precisan los signatarios suizos de una carta dirigida al Frente por la Defensa de la Democracia en Paraguay.

Al parlamento paraguayo le bastaron apenas unas horas para echar por tierra los esfuerzos democráticos que costaron al país más de seis décadas de lucha en medio de las cuales tuvo lugar una de las dictaduras militares más prolongadas de la América Latina (la de Alfredo Stroessner, de 1954 a 1989).

El 21 de junio pasado y luego de un “juicio político” exprés, el legislativo destituyó al primer presidente paraguayo de izquierda en 61 años y que había llegado al Ejecutivo en 2008 con la decisión de emprender una verdadera reforma agraria, mejorar la justicia y recuperar la soberanía energética del país. 

“Hoy no es Fernando Lugo el que recibe un golpe, es la historia paraguaya, su democracia”, subrayó el presidente depuesto en su mensaje de despedida a la nación.

Ofensiva imperialista

Una veintena de organizaciones no gubernamentales, diez parlamentarios y representantes de partidos políticos de izquierda, además de figuras suizas de talla internacional, como el Dr. Franco Cavalli, ex presidente de la Unión Internacional contra el Cáncer, y Jean Ziegler, vicepresidente del consejo asesor del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, adhieren el reclamo de respeto a la democracia en la nación sudamericana.

En la carta, con fecha 12 de julio, los ciudadanos suizos advierten que los golpes de modalidades “pseudo legales”, como los de Paraguay y Honduras (putsch contra el presidente Manuel Zelaya el 28.06.2009), son parte de una ofensiva imperialista y expresan que hay una evidente vinculación de lo que llamaron “golpe parlamentario” de la agro-oligarquía paraguaya, con los intereses de trasnacionales como Monsanto y Singenta.

“Esos grupos poderosos están transformando el campo paraguayo en una zona de monocultivos lucrativos únicamente a sus propios intereses, poniendo en peligro la salud de la población, destruyendo la soberanía alimentaria y despojando al campesinado”, afirman los signatarios. 

Fuerzas reaccionarias

La acometida de los legisladores paraguayos contra el gobierno de Lugo se produjo luego de que un enfrentamiento entre policías y campesinos, durante un desalojo, el pasado 15 de junio, arrojara un saldo de 11 campesinos y seis policías muertos y decenas de heridos, en Curuguaty, 250 kilómetros al noreste de Asunción.

Los testimonios recogidos luego de los hechos han permitido establecer una serie de irregularidades, incluidas la manipulación de los labriegos, la infiltración en sus filas (de aparentes paramilitares), la destrucción de pruebas, amén de la detención ilegal de campesinos y de sus familiares.

Los sucesos habrían sido montados con el propósito de desacreditar al gobierno de Lugo utilizando para ello uno de los reclamos más sentidos del campesinado paraguayo: el derecho a la tierra.

“Denunciamos la violencia con la cual las fuerzas de seguridad allanaron un campamento de familias campesinas el 15 de junio en Curuguaty con un saldo de 17 muertos, un gran número de vulnerados y tantas personas perseguidas. Responsabilizamos a las fuerzas reaccionarias de los acontecimientos que les sirvieron como pretexto para el golpe de Estado”, asientan los suizos.

La carta da cuenta de que las tierras en disputa en Curuguaty fueron acaparadas ilegalmente por un terrateniente (Blas Riquelme) y que las familias campesinas tienen todo el derecho a demandar su posesión.

“Respaldamos la demanda del movimiento campesino paraguayo de que el Estado realice una reforma agraria que beneficie a las familias campesinas en vez de favorecer a la agroindustria, dominada por intereses extranjeros, tanto de terratenientes como de agromultinacionales”, acotan los firmantes.

Criminalización de movimientos sociales

Las personalidades helvéticas denuncian también “los intentos de criminalizar a hombres, mujeres y hasta niños que querían defender las tierras que con todo derecho reclaman como suyas".

Demandan la liberación de las personas que fueron aprehendidas y la anulación de las imputaciones en su contra, además de que sean indemnizados aquellos que fueron hechos prisioneros y los deudos de los muertos.

Asimismo, rechazan la criminalización de las organizaciones sociales y en especial de sus líderes, misma que, acusan, se ha intensificado tras los hechos de Curuguaty. “Esta criminalización es responsabilidad del actual gobierno de facto y sus aliados políticos de los partidos Colorado y Liberal”, precisan.

En su misiva, los signatarios exigen que esas organizaciones y sus líderes puedan realizar su trabajo democrático sin obstrucción, sin amenazas y sin correr el peligro de ser inculpados, detenidos y, en el peor de los casos, muertos.

“Estamos del lado de la gran mayoría del pueblo paraguayo y le expresamos nuestra profunda solidaridad”, concluyen los ciudadanos suizos.

Comisión Investigadora

La Asociación Americana de Juristas (AAJ), por su parte, demanda la creación urgente de una comisión investigadora integrada por representantes de los tres poderes del Estado, la sociedad civil, las Iglesias y los organismos internacionales de Derechos Humanos, fundamentalmente, para determinar cómo ocurrieron los hechos, sus antecedentes y consecuencias.

El Dr. Martín Almada, del Comité Ejecutivo de esa agrupación y Premio Nobel Alternativo de la Paz, sentencia:

 “Queremos escuchar la otra campana, la que no se escucha, para que NUNCA MÁS, detrás de un formalismo jurídico, se pretenda esconder una notoria injusticia cometida contra la laboriosa clase campesina".

Irregularidades en el agro

El Dr. Martín Almada, Premio Nobel Alternativo de la Paz  señaló que, de acuerdo con el Informe Final de la Comisión de Verdad, en Paraguay, 7.851.295  hectáreas de tierra han sido otorgadas mediante graves irregularidades a la legislación agraria.

Estas tierras constituyen el 64,1% del total de adjudicaciones realizadas entre 1954 y 2003.

1.507.535 hectáreas corresponden a la Región Oriental y 6.298.834 hectáreas a la Región Occidental o Chaco.

El caso de Curuguaty, indicó, “está inmerso en el marco de esas irregularidades, lo que dio lugar a masacrar a los que reclamaban sus  derechos consagrados en la Constitución Nacional”.

Solidaridad suiza con pueblo paraguayo

En una carta dirigida al Frente por la Defensa de la Democracia, ciudadanos y organizaciones suizas manifiestan su solidaridad con el pueblo de Paraguay y sus organizaciones sociales.

Firman:

• AMCA – Ayuda médica para Centroamérica (Dr. Franco Cavalli)

• Asociación de solidaridad con Nicaragua y El Salvador, Ginebra

• Asociación Suiza-Cuba

• Asocol – Asociación de Colombianos y Colombianas en Suiza

• ALBA Basel

• El otro sindicato

• Hermanización Biel – San Marcos

• medico international Suiza

• MultiWatch, observatorio de las empresas transnacionales suizas

• Presencia Latinoamericana, Lausana

• Plataforma por una agricultura sostenible

• Red Latinoamericana, Suiza

• Secretariado de América Central

• SOLIFONDS – Fondo de solidaridad para las luchas de liberación social en el tercer mundo

• Syndicom – sindicato de la comunicación

• Unia – sindicato de la construcción y la industria

• Uniterre

• Norberto Crivelli, Presidente del Partido Suizo del Trabajo

• Balthasar Glättli, Consejero Nacional

• Sébastien Guex, Consejero Comunal de Lausana (Partido SolidaritéS)

• Margret Kiener Nellen, Consejera Nacional

• Geri Müller, Consejero Nacional

• Ada Marra, Consejera Nacional

• Luc Recordon, Consejero de los Estados

• Andi Rieger, Copresidente del sindicato Unia

• Carlo Sommaruga, Consejero Nacional

• Walter Suter, Jefe de la Misión diplomática de Suiza en la República del Paraguay 1989-1995, Presidente de la Sección Internacional del PS Suizo

• Daniel Vischer, Consejero Nacional

• Jean Ziegler, Vicepresidente del Consejo Asesor del Consejo de Derechos Humanos de Naciones

Unidas

swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×