Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

94 Congreso OSE


¿Cuál es el futuro de la movilidad Suiza?


Por Marcela Águila Rubín


La movilidad es un fenómeno creciente en un mundo globalizado. El Congreso de los Suizos en el Extranjero analizó este sábado (06.08) los desafíos que tales desplazamientos implicarán en el futuro. (Keystone)

La movilidad es un fenómeno creciente en un mundo globalizado. El Congreso de los Suizos en el Extranjero analizó este sábado (06.08) los desafíos que tales desplazamientos implicarán en el futuro.

(Keystone)

La Organización de los Suizos en el Extranjero lanzó un atisbo al pasado, cuando la entidad veía la luz en tiempos de la Gran Guerra; a la actualidad, con una movilidad sin precedentes: unos 40 000 ciudadanos helvéticos parten de su país cada año, pero sus estancias en el extranjero ya no son tan prolongadas, y, en el futuro, con el reto que impondrán esos desplazamientos.

“Esta jornada está pensada como un cuestionamiento sobre el pasado y el presente de la movilidad”, anunció el presidente de la Organización de los Suizos en el Extranjero (OSE), Remo Gysin, al iniciar los trabajos del 94 Congreso de la diáspora helvética, coincidente con el centenario de la OSE, este sábado, en Berna.

Para entrar en el tema central del día, Gysin utilizó el ejemplo del túnel del San Gotardo, el más largo del mundo y que une el norte con el sur de Europa. Nadie hubiera imaginado una obra semejante hace cien años, dijo. “Las distancias son las mismas, pero los recorridos son más cortos”, lo que ha incidido en que actualmente hay una mayor movilidad, con sus consecuentes nuevos desafíos.

Para la OSE, enumeró su presidente: el reto de garantizar a los conciudadanos expatriados el ejercicio de sus derechos políticos mediante la generalización del voto electrónico, el apoyo a los suizo que retornan, merced a que las estancias en el exterior no son ya tan prolongadas y la integración de nuevas comunidades con nuevos migrantes o con los descendientes de los antiguos.

Movilidad, un tema que fascina

“La movilidad, asentó Gianni D’Amato, es un tema que fascina y que concierne a buena parte de los suizos”. El director del Foro Suizo de las Migraciones de la Universidad de Neuchâtel refirió que alrededor de 40 000 suizos salen del país cada año pero que sus estancias en el exterior se ha reducido, y que en 2006 eran todavía más los que se iban que aquellos que regresaban.

La movilidad actual, explicó el especialista, tiene que ver con la globalización y obedece a causas de tipo profesional, afectivas, climáticas o financieras, que representan intereses solamente para una época de la vida.

Hoy en día, el promedio de edad de las personas que emigran por motivos profesionales es de 33 años para las mujeres y de 35 para los hombres, lo que, por otra parte, tiene costos para Suiza porque, por ejemplo, esas personas dejan de pagar impuestos. “Pero no podemos reducir la emigración a meras cuestiones numéricas”, subrayó el especialista al destacar la labor de la OSE con respecto a los diferentes temas que preocupan a los suizos en el extranjero.

De hecho, como lo recordó Bernhrad Altermatt, historiador de la Universidad de Friburgo, la Sociedad Helvética (actual Organización de los Suizos en el Extranjero) surgió precisamente para proteger a los ciudadanos helvéticos que habían dejado su país y que durante la Primera Guerra Mundial lo habían perdido todo. “Si en ese tiempo hubieran podido, se hubieran traído a todos los expatriados a Suiza”, indicó el especialista. La Sociedad tenía la idea de la unidad nacional, dijo. “Hoy, las migraciones evolucionaron y la OSE también evolucionó, lo que no cambió fue el compromiso de la organización”:

En 1958 surgió la agrupación ‘Fondos de Solidaridad para los Suizos en el exterior’, hoy Soliswiss, que se ocupa de atender a los expatriados en dificultades. Merced a la presión de la OSE, los exiliados suizos pudieron ejercer su derecho a voto en 1957-77, pero en Suiza, con lo que tenían que desplazarse desde su lugar de residencia, y desde 1991-1992, pudieron sufragar por correspondencia.

Sin embargo, los retrasos en los servicios postales han hecho que la OSE reclame de manera reiterada la introducción el voto electrónico generalizado, ya que actualmente solamente cinco cantones ofrecen esa posibilidad, contra 14 el año pasado.

Horizonte sombrío

Adrian Beer, director general del GrupoBeer, especializado en temas medioambientales, saneamiento (sobre todo de amianto) y fabricación de barcos solares, planteó un panorama más bien sombrío de los efectos de las movilizaciones, el cambio climático y el crecimiento de las megaciudades. Se refirió igualmente a la tragedia de la desigualdad y dijo que nunca se había dado tanta riqueza pero sin inversiones para crear las infraestructuras necesarias para solventar las diferencias entre las capas sociales.

En su turno, la directora del Centro Dürrenmatt de Neuchâtel habló de las posibilidades que tienen los suizos expatriados de participar en la difusión del patrimonio cultural de su país. Se refirió en particular a la obra pictórica de Friedrich Dürrenmat, ampliamente conocido como escritor no así en su faceta plástica.

En otro ámbito, el secretario de Estado para la Formación, la Investigación y la Innovación, Mauro Dell’Ambragio, evocó el ‘éxito en el exterior del sistema dual de formación helvético y recordó que la mayor parte de las inversiones para la investigación procede de la iniciativa privada y en ese tenor se pronunció porque el marco legal incite a las empresas suizas a trabajar en el país y no en el exterior.

Mariano Tschuor, responsable de la sección Mercado y Calidad de la dirección general de la Sociedad Suiza de Radiodifusión (SSR) se refirió a las posibilidades y desafíos que suponen la globalización y el internet. Entre la multitud de información a la que tenemos acceso, dijo, no siempre es evidente detectar las fuentes ni corroborar la veracidad. Evocó asimismo el fenómeno de la concentración de los medios de comunicación y advirtió que es necesario contar con un periodismo independiente.

Con la intervención de Davide Wüthrich y Wanja Kaufmann, presidente y miembro del Parlamento de los Jóvenes Suizos en el Exterior, concluyó la jornada. Es decir, el Congreso del Centenario se cerró con la refrescante noticia de que los muchachos asumen el compromiso de tomar el relevo:

Lo que en 2015 era solamente una idea ha tomado forma: con 70 participantes, el parlamento cobró forma en otoño y tiene un comité constituido por 13 personas de diversos países y trabaja ya en la constitución de una plataforma para que los muchachos puedan intercambiar ideas, informaciones… en otras palabras, reforzar entre los más jóvenes, los lazos que la OSE mantiene desde hace 100 años entre todos los suizos.  

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×