Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Mendicidad: Suiza aprieta los tornillos

Una persona pide limosna en las calles de Lausana en noviembre de 2010.

(Keystone)

Para los mendigos es cada vez más difícil recibir limosnas en las calles de Suiza. Una a una, las ciudades helvéticas han ido reforzando sus regulaciones en contra de esa práctica. La población de Lausana votará en torno a una iniciativa tendiente a prohibirla.

“La mendicidad existe desde hace años en Lausana, pero últimamente ha cambiado. Algunos mendigos son más agresivos y a veces insultan. Eso crea problemas para muchas personas, especialmente los ancianos que se sienten inseguros”, dijo Mathieu Blanc, concejal  del Partido Radical (centro-derecha) y presidente del comité de la iniciativa.  

El grupo entregó el martes más de 11.000 firmas de funcionarios de la ciudad que piden poner fin a “la mendicidad organizada”.  Si el texto es aceptado por el gobierno esta semana, en la primavera de 2012 podría tener lugar una votación local.

Los partidarios de la iniciativa afirman que los grupos organizados de mendigos - en su mayoría gitanos de Europa del Este – establecen sitios estratégicos de la ciudad a orillas del Lago Léman, y que los ingresos terminan en los bolsillos de  “terceros”.

En el periódico 24Heures, el abogado Jean-Daniel Dolivo, un político local del partido de izquierda A Gauche toute!, acusó a los radicales  de “demagogia xenófoba” y electorera dado que la propuesta fue lanzada justo antes de los recientes comicios municipales. Sus argumentos fueron rechazados por los defensores de la iniciativa.

Vera Tchérémissinoff, director ade la asociación Opre Rrom que apoya a la comunidad roma, se dijo “triste y decepcionada”.

“La mendicidad es algo nuevo aquí en Suiza. Durante mucho tiempo no hemos tenido que hacer frente a tales niveles de indigencia, por lo que puedo entender la sorpresa de la gente, pero no su rechazo”, dijo a swissinfo.ch.

El pueblo gitano sufre ya demasiado por la discriminación y semejantes  regulaciones hacen aún más difícil cambiar la opinión de la gente sobre la minoría más grande de Europa, agregó.

 “Parcialmente organizada”

Marc Vuilleumier, concejal de Lausana a cargo de la seguridad y el deporte, dijo que hay actualmente entre 50 y 60 romas que piden regularmente dinero en las calles de Lausana como una moda “parcialmente organizada”.  

 “Recibo cartas de personas que se quejan, pero los gitanos no plantean ningún  problema de seguridad”, aseguró.

 Vuilleumier considera que el de los gitanos “es un problema europeo”.  

Según Tchérémissinoff, los gitanos que mendigan en Lausana proceden de de dos o tres regiones de la Rumania central.

Vienen sobre todo durante los meses de invierno, ya que no tienen trabajo en casa, y se acercan a las grandes ciudades suizas con la idea de ganar unos francos.  Pero debido a las prohibiciones o a la falta de trabajo, son reducidos a la mendicidad.  Ganan de 10 a 30 francos por día.  

Una tendencia creciente

No existe una legislación nacional sobre la mendicidad en Suiza.  Los cantones y las comunas hacen frente al problema de manera local.  

La reciente convocatoria para prohibir la mendicidad en Lausana se produjo luego de que otros lugares de la Suiza de expresión francesa hicieran lo propio, como Ginebra, Vevey, Montreux, Renens y diez comunas del este Lausana, así como los cantones de Friburgo y Neuchâtel. Otras localidades, como Aigle, Yverdon y Pully consideran seguir el mismo camino.

Ginebra introdujo una prohibición en febrero de 2008, pero aún se ven grupos de gitanos que piden dinero en las calles, a pesar de diversas redadas policiales y de controles regulares. Empero, se estima que se redujo a la mitad el total de las alrededor de 200 personas que pedían limosna frente a tiendas y bancos de la ciudad.  

También en ciudades como Basilea, Zúrich y Lucerna, la mendicidad está prohibida desde hace tiempo.  

“Las cifras aumentaron desde la introducción de Schengen (los ciudadanos de 25 países gozan de libre circulación), pero es aún un problema menor en comparación con Zúrich y Berna”, dijo Klaus Mannhart, portavoz de la policía de Basilea-Ciudad.

“Tenemos alrededor de diez a 20 personas por mes que son controladas y  multadas y que luego se van”.

En Berna no hay una legislación que prohíba la mendicidad. Pero en junio de 2009 la policía, junto con las autoridades rumanas y bernesas, puso en marcha un programa denominado ‘Ágora’ para acabar con las bandas organizadas procedentes de Europa del Este.  

Después de cerca de 700 controles de la policía - incluyendo 79 en niños - por un total de 2.000 horas de trabajo, el Ágora resultó un gran éxito, dijo el jefe de la policía para extranjeros de Berna, Alexander Ott.

 “Casi no tenemos mendigos”, afirman Berna y Suiza

MEDIDAS EUROPEAS

La Comisión Europea pidió recientemente a los Estados miembros integrar mejor a los roma mediante la participación temprana de sus hijos en los sistemas europeos de educación.

A finales de 2011 los Estados de la UE deben presentar las estrategias nacionales para una mejor integración de las comunidades de romas, en particular en los ámbitos de la educación, la vivienda, la salud y el empleo.

Según Bruselas, solamente el 42% de los niños de la comunidad gitana termina la educación primaria, contra el 97,5% de otros niños europeos.

Fin del recuadro

VIAJEROS

Roma, sinti, kale, lovara, machvaya son sólo algunos de los cientos de grupos nómadas de lengua romaní y que originariamente llegaron del noroeste de la India entre los siglos X y XIV.  

Se desplazaron en oleadas en dirección del Asia Menor y luego hacia el norte de África y Grecia, antes de viajar al resto de Europa.

Aunque se han agrupado bajo la designación de “personas de viaje” o más peyorativamente como “gitanos”, los pueblos nómadas son muy diversos en términos de origen étnico, pero también de lenguaje, cultura y religión, de acuerdo con el país en que residen.

Han sido perseguidos y discriminados por cientos de años y ahora viven marginados de la sociedad.  

Constituyen la mayor minoría étnica en Europa, pero es difícil obtener una visión clara de su cuantía.

Algunas estimaciones establecen entre 15 y 20 millones el total de sus integrantes . La mayoría vive en el centro de Europa occidental, con alrededor de dos millones  en Rumania.

Desde que el acuerdo sobre la libre circulación de personas entró en vigor en Suiza el 1 de junio de 2009, los ciudadanos rumanos y búlgaros, al igual que el resto de los ciudadanos de la UE, pueden viajar libremente a Suiza por un plazo máximo de tres meses.   

Fin del recuadro


Traducción, Marcela Águila Rubín, swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes