Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

V Suiza


El voto electrónico avanza, pese a riesgos y desafíos




La mayoría de los suizos expatriados podrán ejercer su derecho a voto en 2015 vía electrónica y las redes sociales permiten a la diáspora una relación más dinámica con su Patria. Pero no todo es miel sobre hojuelas para la sociedad en tiempos de Internet, como analizaron los representantes de la V Suiza durante su Asamblea Plenaria, este sábado, en Baden (Argovia).

Alain Berset, ministro suizo del Interior, durante su mensaje a los representantes de la diáspora suiza.  (Philipp Zinniker/OSA)

Alain Berset, ministro suizo del Interior, durante su mensaje a los representantes de la diáspora suiza. 

(Philipp Zinniker/OSA)

“Las nuevas tecnologías de la información abren perspectivas fascinantes para la democracia (…) permiten informar y formar opinión, participan de una democracia viva y participativa gracias a la confrontación de opiniones y con ello representan una oportunidad única para los 732.000 suizos que viven en el extranjero”, subrayó Jacques-Simon Eggly, presidente de la OSE.

Al poner en marcha los trabajos de la Asamblea Plenaria del 93 Congreso de los Suizos en el Extranjero, mencionó igualmente que si bien el voto electrónico y la administración pública a través de Internet avanzan, las autoridades enfrentan una serie de desafíos, encabezados por el tema de la seguridad de las votaciones.

Se refirió igualmente a la red de socialización que la OSE creó hace cuatro años  destinada a los suizos en el mundo, ‘SwissCommunity.org’. “Este 27 cantón virtual permite a todos los helvéticos debatir temas políticos y de sociedad cualquiera que sea el país de residencia”, recordó para precisar que la red cuenta actualmente con más de 30.000 miembros.

A lo largo de la jornada, expertos o usuarios de las tecnologías digitales, incluidos jóvenes expatriados, hablaron de sus experiencias en el área.

Tradición obliga, un representante del Gobierno Federal, en este caso el responsable de la cartera del Interior, Alain Berset, “único miembro del Consejo Federal en poseer cuentas Facebook y Twitter que alimenta él mismo con informaciones y fotos” -como señaló Eggly-, acudió a la cita anual de los suizos expatriados.”

“¿Qué sería el mundo sin los suizos en el extranjero?”

“¡Sin los Suizos en el Extranjero -lanzó el ministro del Interior, Alain Berset-, el mundo sería más pobre: No habría Ritz, ni Golden Gate..! En alusión a la participación helvética por los confines del mundo, mencionó igualmente a los guardaespaldas del Papa, a los trabajos de construcción de la Basílica de San Pedro y a la Torre Koechlin (Marcel Koechlin, suizo-francés ideó su base cuadrangular)  mejor conocida como Torre Eiffel…

“Si se formara un cantón con los suizos en el extranjero, sería el cuarto por el número de habitantes y el más cosmopolita, con una docena de lenguas y la posibilidad de sus integrantes de ponerse en la piel de otras nacionalidades”,  destacó Berset al dirigirse a la diáspora suiza. Y ese mejor entendimiento no solo atañe a los otros:

 “Ustedes comprenden mejor el país, porque a la distancia han desarrollado un espíritu de lo esencial. Con la globalización, es necesario poder mirarse con los ojos de otros”, dijo, por lo que calificó de importancia capital la participación de los suizos expatriados, de los que formó parte en dos ocasiones, una en Brasil y otra en Alemania.

En su mensaje a la V Suiza, el ministro del Interior se refirió igualmente a la diversidad del país y a la necesidad de encontrar acuerdos sobre diversos temas. En ese tenor, refirió que la decisión ciudadana de rechazar la libre circulación durante la votación del pasado 9 de febrero, “no simplificó nuestra tarea”, pero recordó que en Suiza ninguna decisión importante se adopta sin el concurso de la ciudadanía.

Democracia y nuevas tecnologías

“La democracia no es garantizada por las tecnologías”, advirtió el profesor en Ciencias de la Comunicación de la Universidad de Zúrich, Otfried Jarren. “Nuestra democracia está entre nuestras manos y las decisiones prudentes la renuevan sin cesar”, añadió el catedrático al disertar sobre el impacto de la revolución numérica en la sociedad actual y la participación ciudadana.

Jarren pronunció el discurso de apertura de la Asamblea Plenaria del Congreso de los Suizos en el Extranjero que consagró su edición 93 a las “Tecnologías de la información y los medios sociales: una oportunidad para la V Suiza”.

“La era de los antiguos medios de comunicación se termina”, sentenció el experto. Una situación que atañe particularmente a los cotidianos que, precisó, han prosperado con los Estados-naciones y que, muy estrechamente ligados a la democracia en el mundo occidental, han marcado la política y han sido objeto de límites bien definidos.

Ahora, en momentos en que los nuevos medios de comunicación han desplazado las fronteras políticas y jurídicas, cuando no importa quién puede difundir no importa qué a través del mundo vía Internet, “¿la libertad de comunicación democrática sin fronteras es una realidad?”, inquirió Jarren.

En su opinión, y de manera paradójica, “cuanto más grande es el potencial de participación individual a la comunicación, más fuerte es el control económico y político”. A guisa de ejemplo se refirió al “espionaje” de las redes sociales y sus utilizadores en países occidentales como Estados Unidos o Gran Bretaña o a la censura en regímenes totalitarios como China.

Refirió que con Internet y las redes sociales el nivel de influencia de los medios de comunicación se ha hecho más intenso y más complejo, lo que ha dado lugar a una dinámica propia. Hay una transmisión informativa “pero sin selección ni deliberación”, con lo que no reemplazan las formas de debate político propias de los medios de comunicación, los partidos políticos, las Iglesias o las organizaciones sociales.

“¿Cómo será la democracia en veinte años…?Lo ignoro, pero estoy seguro de que “la democracia no es garantizada por las tecnologías”.

E-Democracia y jóvenes y redes sociales

La reunión de este sábado incluyó también dos paneles sobre el tema de las nuevas tecnologías. En el primero, E-Democracia, la canciller de estado del cantón de Ginebra, Anja Wyden Guelpa, comentó que la aplicación de sistemas electrónicos ha permitido una mayor agilización de los trámites administrativos pero que esa fluidez se ha traducido en una mayor presión por parte de la ciudadanía que se ha habituado a respuestas expeditas.

Reconoció por otra parte que si bien ningún sistema tecnológico puede ser garantizado al 100%, la fiabilidad de los mismos depende de la responsabilidad de quienes los utilizan.

Uwe Serdült, responsable del departamento Científico del Centro para la Democracia de Aarau, por su parte, manifestó su escepticismo y destacó que existe aún una fuerte desconfianza entre los suizos con respecto a la seguridad  del voto por internet.  

En el segundo panel, los jóvenes expatriados narraron diversas experiencias: “Mi madre, contó una chica, es más dependiente que yo de Internet, mientras que mi padre no usa para nada las redes sociales”.

Al final, relató Tom Morgenegg, responsable del Servicio para Jóvenes de la OSE,  “llegamos a la conclusión de que en el uso de Internet, la diferencia no es una cuestión de generaciones, sino de la manera utilizarlo”.

Una plataforma para la reflexión

Del 15 al 17 de agosto, cerca de 320 suizos de todo el mundo se reunieron en Baden en el Congreso 92 de los Suizos en el Extranjero. La reunión anual organizada por la Organización de los Suizos en el Extranjero (OSE), pretende ser una plataforma para el debate y la reflexión que ofrece una mirada a temas de actualidad que afectan a Suiza. 732.000 suizos viven fuera de las fronteras nacionales, entre los cuales 155.000 están registrados para ejercer sus derechos políticos.

swissinfo.ch

×