Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Suizagua Andina


Firmas suizas frenarán su ‘huella hídrica’ en Chile


Por Andrea Ornelas


El desierto de Atacama, en Chile. (AFP)

El desierto de Atacama, en Chile.

(AFP)

Sequías recurrentes, una mala gestión del agua e insuficiente infraestructura para almacenarla obligan al país a adoptar medidas. Empresas como Polpaico (Holcim) y Clariant inician acciones para mejorar sus prácticas y aportan fondos a una iniciativa integral diseñada por la cooperación suiza.

“Nunca en la historia la humanidad había producido tantos desechos y aguas negras como en el presente, y esto sucede en un mundo en el que el tratamiento de las aguas aún es excepcional”, señala a swissinfo.ch François Muenger, jefe de la sección Programa Global de Iniciativas para el Agua de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE).

En Chile en particular, “el crecimiento económico sostenido y el desarrollo social generan una demanda cada vez mayor de recursos hídricos por parte de los usuarios. Y en los últimos años varias zonas del país han vivido situaciones de sequía importantes, un problema que se ampliará con el cambio climático”, precisa.

“El agua se volvió un recurso estratégico para Chile y su adecuada gestión es fundamental para asegurar el crecimiento, la calidad de vida, la reducción de la pobreza y la promoción de la equidad”.

¿Qué es la huella hídrica?

Es el volumen total de agua dulce que necesitan las empresas y los habitantes de un país para desempeñar sus funciones vitales o productivas. Esto incluye el agua consumida, pero también la que se contamina o evapora.

Por ello, la huella hídrica distingue tres tipos de agua: azul (consumida por el ser humano y las empresas), verde (la que se evapora) y gris (la que es contaminada durante la producción de los bienes y los servicios).

La UNESCO ha logrado medir algunas referencias concretas de huella hídrica vinculada a la producción de algunos alimentos y productos. Algunos datos: 1 kg de carne vacuna (13.000 litros de agua), 1 kg de pollo (3.920 litros), 1 kg de arroz (3.000 litros), 1 kg de papel (2.000 litros), 1 gramo de oro (230 litros).

En Chile, las industrias química y de la construcción son las primeras que se están comprometiendo a medir su huella hídrica con miras a reducirla.

Suizagua en Chile

Este escenario explica la puesta en marcha de la iniciativa Suizagua Andina-Chile, alianza entre empresas suizas y COSUDE, entre otros actores, que buscará reducir entre 2013 y 2015 la huella hídrica de las empresas industriales que operan Chile.

Las dos primeras compañías que se comprometieron con el proyecto son la cementera Polpaico (filial chilena de Holcim) y la química Clariant. Y la también química Sika estaría cercana a firmar un acuerdo de cooperación. Pero se prevé que en los meses por venir se adhieran al menos 15 corporativos más de origen suizo y chileno.

“El acuerdo entre la cooperación suiza y las empresas asociadas establece una plataforma conjunta para medir y reducir las huellas hídricas de cada una de ellas y para intercambiar buenas prácticas. Los grupos se comprometen a medir y reducir su huella hídrica, pero también a ejecutar programas de beneficio social que no forman parte de su core business (actividad principal). La aportación de cada compañía al rubro de la responsabilidad social será de alrededor de 150.000 francos suizos”, informaFrançois Muenger.

Ecoeficiencia cementera

Polpaico ha comenzado por medir la huella hídrica de sus principales procesos, “entre ellos, la producción de cemento, hormigón, premezclado y agregados, para después enfocarnos en reducir al máximo la huella hídrica del grupo determinando en cuáles de estos podemos ser más eficientes al utilizar agua”, explica a swissinfo.ch Pedro Rosmanich, responsable del proyecto Suizagua Andina para Polpaico.

“En una etapa posterior, desarrollaremos acciones con la comunidad, con la finalidad de compartir nuestra experiencia y fomentar el cuidado de este elemento vital”, agrega. La firma ratifica que destinará 150.000 francos suizos a esta iniciativa, fondos que prevé desembolsar a lo largo de tres años.

La industria cementera internacional es frecuentemente criticada por el elevado costo ambiental que tienen algunos de sus procesos, por ejemplo, la contaminación de recursos hídricos derivada de los derrames de materiales de los hornos en los que se fabrican sus productos. Y es cuestionada también por echar mano en los países emergentes de prácticas completamente prohibidas en las economías desarrolladas.

¿Qué técnicas de la forma de operar de Holcim en Europa podrían incorporarse a la operación chilena de Polpaico?

Pedro Rosmanich detalla que Polpaico estudia actualmente la experiencia de Holcim en el Viejo Continente “en el uso de agua reciclada para la fabricación de hormigón premezclado. En este tema, Europa posee mucha experiencia, y estamos analizando cómo aplicarlo en Chile. También estamos buscando buenas prácticas de forma permanente para otro tipo de operaciones con objeto de fomentar la ecoeficiencia de nuestros procesos”.

Suizagua Andina-Chile

Chile -la sexta economía más importante de América Latina- sufre actualmente de escasez de agua debido a una mala gestión hídrica, la falta de infraestructura para almacenarla y una sequía que se prolonga desde 2008.

El proyecto Suizagua Andina-Chile forma parte de un programa homónimo que incluye también a Colombia (el proyecto piloto inició en 2009) y Perú (inicia después de Chile) en América Latina.

En palabras de la COSUDE, Suizagua Andina la convierte en “la primera agencia de cooperación que promueve un proyecto vinculado a la huella hídrica en Chile y Perú, contribuyendo al proceso de aumentar la conciencia sobre la escasez de agua y ayudando a los países de la región andina a reducir las prácticas que afectan un consumo eficiente de este recurso”.

Uno de los objetivos de largo plazo de Suizagua Andina, según COSUDE, es prevenir conflictos sociales y contribuir a fortalecer la imagen de Suiza como promotora global de un buen uso de los recursos hídricos.

Entre las empresas suizas que se han interesado en este proyecto en la región andina están Clariant, Holcim, Nestlé, Syngenta. En la iniciativa participarán también empresas locales.

Políticas sostenibles

Orlando Gachter, gerente general de la filial chilena de Clariant, confirma a swissinfo.ch que el grupo “destinará recursos humanos y financieros a reducir su huella hídrica durante los próximos tres años”.

“Decidimos tomar parte de la iniciativa porque está en línea con nuestras políticas de sostenibilidad y coincide con el enfoque de la compañía, que es miembro de un programa mundial de Cuidado Responsable”, añade Gachter.

Clariant inició ya la “recolección de información relativa a los volúmenes de agua que consume la producción de sus productos más fabricados, así como el consumo -directo e indirecto- de agua para el resto de sus productos”.

“Esta información nos permitirá determinar nuestra huella hídrica y nuestro impacto ambiental”, apunta.

En Sika Chile, Raúl Cortés, gerente de Procesos Industriales, refiere a swissinfo.ch que existe una clara motivación del grupo –especializado en productos químicos para la construcción y la industria manufacturera– en mejorar el uso del agua, pero también extender el esfuerzo a sectores como el consumo energético o la producción de desechos.

“Sika Chile opera ya un programa llamado 0-20-20, que está vigente en todas sus filiales y que significa: 0 accidentes, generar un 20% menos basura y recortar un 20% el consumo de agua y energía”, señala.

Cortés precisa que medir la huella hídrica de la empresa permitirá saber dónde se encuentra el grupo para trabajar durante el segundo semestre de 2013 en mejorar su situación.

Proyecto andino

Suiza es el punto de partida de esta iniciativa. “COSUDE está facilitando la transferencia de conocimientos sobre huella hídrica movilizando centros de excelencia en Suiza y en la región” andina. También está cofinanciando el desarrollo de la norma ISO sobre la huella hídrica, además de proporcionar fondos para los componentes de sensibilización y promoción relacionados con este concepto”, refiere François Muenger.

El objetivo de las alianzas público-privadas es permitir que los resultados se repliquen en otros países en desarrollo en los que COSUDE está presente. El presupuesto para el periodo 2012-2015 destinado a Chile suma 850.000 francos.

Esta iniciativa chilena es parte de un proyecto más grande: el Programa Global de Agua de COSUDE a escala mundial: comprende apoyos para elaborar normas ISO en el ámbito internacional bajo el liderazgo de una spin-off (empresa derivada) de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL), así como proyectos en Colombia, Vietnam, Chile y Perú.

Para François Muenger, no obstante, “más allá del impacto directo sobre la reducción del consumo de agua y las inversiones en responsabilidad social, el proyecto está sembrando las semillas de un nuevo tipo de alianza para hacer frente a la crisis del agua”.

swissinfo.ch



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×