Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Una clínica para los "enfermos" de la comunicación

La cantidad de datos intercambiados cada día en el mundo corresponde a 72.500 millones de libros.

(Museum für Kommunikation)

¿Alguna vez ha ido de vacaciones sin teléfono celular? ¿Sin consultar sus correos electrónicos? ¿Cuántos libros no leídos se han acumulado sobre su mesa de noche?

El Museo de la Comunicación de Berna consagra una exposición a la sobrecarga de información y propone una clínica para el diagnóstico y el tratamiento de la “info-obesidad”.

En el tiempo que se necesita para leer esta frase, y en un clic, 20 millones de e-mails son puestos en circulación. El flujo de información en el mundo alcanza cifras estratosféricas que representan la lectura de al menos 12.000 libros por día. Lo anterior cuando, según los expertos, un ser humano es capaz de leer apenas 350 páginas en veinticuatro horas ...

El Museo de la Comunicación de Berna presenta “¡Atención: comunicar es  perjudicial!” con el fin de sensibilizar y ayudar al público a manejar el estrés causado por una sobredosis de comunicación.

“Comunicar es en sí un aspecto fundamental de la vida, como comer o beber, explica la directora del museo, Jacqueline Strauss. Pero si uno se embriaga o si come siempre lo mismo, la salud se resiente. Es lo mismo con la comunicación. Hoy en día somos bombardeados con información y tenemos un acceso privilegiado a todo tipo de medios de comunicación y a las nuevas tecnologías, pero a menudo nos abruma el exceso. Nos convertimos en esclavos de la comunicación o de los medios de comunicación. Se trata de un síndrome similar al burn-out (síndrome de desgaste ocupacional), pero del cual no se habla mucho”.  

Filtrar la sobrecarga de información

De ahí la idea de una clínica de la comunicación, en la que los “pacientes” pueden poner a prueba su grado de dependencia, aversión y culpabilidad y recibir algunos consejos para reencontrar el placer perdido de comunicarse con los demás.

“¿Cuántas horas al día pasa usted en Internet?” “¿Y al teléfono?” “¿ Responde usted siempre a sus amigos?” “¿Se siente estresado, cansado?” “Cada uno de nosotros tiene una relación especial con los medios de comunicación y las nuevas tecnologías, reacciona de manera diferente a los estímulos. Es importante que el visitante pueda tomar consciencia de las limitaciones y los riesgos que conlleva el consumo excesivo por lo que le ofrecemos la oportunidad de relajarse en un oasis de bienestar”, continúa Jacqueline Strauss.

En efecto, en un rincón del museo, fueron construidas algunas cabinas de  relajación en función del diagnóstico del visitante. El verde, para aquellos que están “sanos”; amarillo para los que están cansados por el flujo de la publicidad en su buzón o en Internet. El rojo, para los enfermos “graves” que necesitan unos momentos de meditación, tendidos sobre enormes cojines negros y acompañados por una voz femenina que les invita a cerrar los ojos y a dejar de pensar.

A falta de recetas milagro, el Museo de la Comunicación ofrece algunos consejos interesantes sobre cómo mejorar una búsqueda en Internet, seleccionar el correo, resistir a la invasión de los celulares, de las publicidades o de los comentarios en Twitter.

“Parafraseando al escritor estadounidense Clay Shirky, yo diría que el mayor problema no está en la abundancia de información, sino en nuestra incapacidad para filtrar”, señala el comisario de la exposición, Ulrich Schenk. La solución más simple es la de aprender a seleccionar con severidad la información que recibimos y la que decidimos transmitir a otras personas”.  

Comunicar y compartir ... pero ¿a qué costo?

En el Museo de la Comunicación, sin embargo, el visitante no solamente es considerado como una víctima, sino también como un potencial pelmazo. ¿Quién no ha hablado por teléfono sin preocuparse por los vecinos durante un viaje en tren? ¿O bombardeado a sus amigos en Facebook con anécdotas irrelevantes sobre su vida privada?

Comportamientos bastante comunes sobre los que el Museo de la Comunicación invita a reflexionar. “No podemos negar que hay una diferencia entre la generación de jóvenes que han crecido con las nuevas tecnologías y los adultos nacidos antes de 1980”, reconoció Ulrich Schenk. 

Con esta exposición no se intenta culpar a  los videojuegos o las redes sociales, sino lograr que el público esté atento a comportamientos aparentemente normales pero que, si son excesivos, pueden ser perjudiciales para uno mismo y para los demás”.

El visitante sale de la clínica con un medicamento muy particular en el bolsillo, el Comucaïne, en presentación de algunos buenos consejos: “Mire pasar las nubes y apague su ordenador portátil, al menos por un día”. No se necesita mucho para desintoxicarse del exceso de comunicación.

Exposición

El Museo de la Comunicación de Berna presenta la exposición ¡Atención: comunicar es perjudicial! sobre el híper consumo de información.

Del 4 de noviembre 2011 al 15 de julio 2012, el público podrá utilizar los servicios de una clínica particular que realiza pruebas de comportamiento en el campo de la comunicación y emite consejos sobre la mejor manera de limitar el estrés derivado del sobre consumo de informaciones.

El museo ofrece visitas guiadas para las escuelas y material didáctico.

La exposición fue organizada en colaboración con el estudio de arquitectura Holzer Kobler, e incluye un amplio manejo de colores y formas.

Fin del recuadro

Hechos y cifras

El volumen diario de información y comunicaciones en el mundo representa unos 7.355 millones de gigavatios; es decir, unos 72.500 millones de libros por día.

Si toda la población de la Tierra participara en los intercambios, cada ser humano debería leer el equivalente a por lo menos 12.000 libros por día.

Se necesitarían veinte años para leer todos los mensajes escritos en veinticuatro horas y dieciséis años para ver todos los videos difundidos por Youtube.

Aproximadamente 200.000 SMS son enviados cada segundo en el mundo.

Fin del recuadro


Traducción, Marcela Águila Rubín , swissinfo.ch

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes