Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Viajes compartidos Lo que representa la política de Ginebra para Uber

Uber app

En Suiza, Uber registró un crecimiento del 30% el año pasado, 400 000 usuarios activos y 3 200 conductores en cuatro ciudades (Zúrich, Ginebra, Basilea y Lausana).

(© Keystone / Christian Beutler)

No es la primera vez que Uber enfrenta obstáculos por el camino en el cantón de Ginebra. Pero la última acción, que exige a la empresa de transporte tratar a los conductores como empleados, podría significarle grandes cambios. ¿Sentará un precedente para otras ciudades?

Miles de diplomáticos, viajeros de negocios y turistas que llegan al aeropuerto de Ginebra cada mes y que utilizan los servicios de Uber podrían verse obligados a volver al uso del taxi tradicional o del tren para llegar al centro de la ciudad.

La semana pasada, las autoridades cantonales de Ginebra determinaron que, sobre la base de la ley sobre taxis y transportes, los conductores de Uber deberían ser empleados de Uber. Por lo tanto, contar con el derecho a prestaciones sociales, incluidas vacaciones pagadas, bajas por enfermedad y pensiones. 

Para Roman Künzler, del sindicato UniaEnlace externo, esta decisión representa un éxito tras una batalla larga y reñida. “Esperamos que se ponga fin a las condiciones precarias de los conductores y Uber cumpla con la ley”, dijo a swissinfo.ch.

Lucha contra el gigante

En Suiza, la empresa ha enfrentado diversos obstáculos, especialmente en la Suiza francófona, desde su lanzamiento hace cinco años.

Sin embargo, la empresa siempre se ha recuperado y ahora es más fuerte que nunca con un crecimiento del 30% el año pasado, 400 000 usuarios activos y 3 200 conductores en cuatro ciudades (Zúrich, Ginebra, Basilea y Lausana).

Uber ha sorteado constantemente cualquier responsabilidad respecto a los conductores con la justificación de que se trata de contratistas independientes y que la empresa es simplemente un negocio de tecnología que desarrolla aplicaciones tecnológicas que se ajustan a la oferta y la demanda.

Sin embargo, a medida que la empresa ha ido creciendo, el argumento se ha vuelto menos convincente para muchas autoridades municipales, incluso en la ciudad de origen de la firma, San Francisco. La compañía lucha contra una ley recientemente aprobada (Assembly Bill 5) que pide la prueba ABC, ya en vigor en algunos estados de EE UU, para determinar si alguien es un contratista o un empleado. Uber libra batallas similares en Estados de la Unión Europea.

El Tribunal Supremo de Brasil y un tribunal laboral de Lyon, Francia, dictaminaron recientemente en dirección opuesta, arguyendo que los conductores de Uber no son sus empleados.

Crear precedente

Künzler cree que la decisión de Ginebra es un paso importante para los trabajadores, no solamente en Suiza, sino también en otras ciudades. “La decisión golpea el núcleo de lo que hace Uber: transportar a gente por todo el mundo sin asumir la responsabilidad de la gente que hace posible el negocio”.

Uber estima que los conductores suizos ganan una media de 26,81 francos suizos por hora (27,05 dólares) y un 30% utiliza la aplicación al menos 40 horas por semana. Los conductores utilizan la aplicación un promedio de 33 semanas al año, según la empresa.

Sin embargo, Künzler duda de sus cálculos y afirma que nunca ha conocido a un conductor que gane tanto. Las entrevistas de Unia con los conductores han revelado que cuando se incluyen todos los costos, como la compra de un coche, el mantenimiento y el seguro, la tarifa por hora es más cercana a los 10 o 15 francos suizos.

“Uber ahorra alrededor del 60% al no emplear personal. Las autoridades han permitido que los trabajadores sean engañados durante años y han enviado una señal a otras empresas de tecnología de que este modelo es aceptable”, dice Künzler.

“El modelo de negocio también funciona si Uber respeta las reglas habituales. Por supuesto, eso significa que Uber tiene que quedarse con una parte más grande de la tarifa y solamente puede pagar una parte más pequeña a los conductores”, señala el profesor de Derecho de la Universidad de San Gallen, Thomas Geiser, a swissinfo.ch.

El peor de los casos, sería quizá que Uber decidiera retirarse del cantón. Un portavoz de la firma dijo a swissinfo.ch: “Si Uber fuera clasificada como empresa de transporte, nos sería imposible seguir operando en Ginebra”. Si eso sucede, dice Künzler, “la compañía deberá hacer frente a despidos masivos de conductores en Ginebra. Lucharemos para asegurar que los trabajadores estén protegidos en tal caso”.

En una declaración enviada por correo electrónico, una portavoz de Uber dijo que la compañía considera apelar la decisión y que hasta que el tribunal administrativo decida (dentro de unos meses), Uber continuará operando en Ginebra. Añadió que la compañía continuará defendiendo su estatuto legal bajo la actual normativa de transporte.


Traducido del inglés por Marcela Águila Rubín

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes