Vaya directamente al contenido
Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Votaciones cantonales


La reunificación del Jura, descartada




Militantes pro berneses festejan la victoria. (Keystone)

Militantes pro berneses festejan la victoria.

(Keystone)

El proceso de creación de un nuevo cantón que integrara al Jura y al Jura bernés quedó abandonado. Los ciudadanos de los tres distritos de habla francesa del cantón de Berna rechazaron este domingo, con más del 72% de los votos, unir su destino al de sus “hermanos” del cantón del Jura, que votaron “sí” en un 77%.

Bajo la mirada de una quincena de observadores de la Confederación y en un ambiente relajado, en contraste con las tensiones del pasado, los ciudadanos del Jura y del Jura bernés se trasladaron en masa a las urnas para decidir sobre su futuro institucional. La tasa de participación alcanzó más del 80% en algunas comunas del Jura bernés, un puntaje cercano al de los plebiscitos de 1970 que llevaron a la creación del cantón del Jura, último de los cantones suizos.

“Esta gran participación es una señal de que la cuestión del Jura sigue siendo de interés. Esta es una hermosa lección de democracia directa”, dijo Dick Marty, exsenador y actual presidente de la Asamblea del Jura, entrevistado por la Radio Suiza de expresión francesa.

El resultado en sí fue fiel a las encuestas y los pronósticos de los observadores. Los habitantes del Jura aclamaron ampliamente la apertura de un proceso para la creación de un nuevo cantón que  englobe a las dos regiones, separadas desde 1979, mientras que los ciudadanos del Jura bernés reafirmaron, con una clara mayoría, su vinculación con el cantón de Berna. El “no” del Jura bernés significa que el proceso queda abandonado.

Berneses y francófonos

Oficialmente bilingüe, Berna es un cantón con una fuerte mayoría de habitantes de habla alemana. Un poco menos de 8% de la población, alrededor de 80.000 personas, son francófonos.

De entre ellos, 50.000 viven en el Jura bernés. La mayoría de los 30.000 restantes, en Biel, la ciudad bilingüe más grande de Suiza.

En el Parlamento cantonal de Berna, dieciséis de las 160 curules están actualmente ocupadas por suizos de habla francesa. El Jura bernés tiene un sitio garantizado (de siete) en el gobierno de Berna.

Desde 2011, y la no reelección de Jean -Pierre Graber (UDC), el Jura bernés no está representado en el Parlamento Federal.

El cantón del Jura, por su parte, cuenta un poco más de 70.000 habitantes. Está representado en el Parlamento federal por dos consejeros de los Estados (senadores) y dos consejeros nacionales (diputados).

Berna satisfecha. El Jura, decepcionado

“Este resultado es más claro de lo que se podía esperar. Demuestra que la población del Jura bernés, con su identidad propia, se siente bien en el cantón de Berna”, dijo Virginia Heyer, alcaldesa de la comuna bernesa de Perrefitte y copresidenta del comité Nuestro Jura Bernés, a swissinfo. ch.

“Nuestro beneplácito por este resultado y nuestro agradecimiento a los ciudadanos por haber expresado claramente su voluntad”, señaló por su parte, el presidente del gobierno bernés, Christoph Neuhaus.

En cuanto a gobierno del Jura, expresó su decepción por los resultados globales en el Jura bernés, pese a que los habitantes del Jura dieron prueba “de apertura” con su voto. “No logramos convencer al Jura bernés. Sentimos que se pronunció en la votación final y no el proceso”, señaló la ministra del Jura Elisabeth Baume- Schneider.

Moutier dijo “sí”

Las comunas tienen ahora un plazo de dos años para solicitar la organización de un plebiscito para unirse al cantón del Jura. Este aspecto concierne solamente al Jura bernés, ninguna comuna del Jura ha expresado su deseo de unirse al cantón de Berna.

Es el camino que podría seguir Moutier, la mayor comuna del Jura bernés. La ciudad, de 7.600 almas, ubicada a las puertas del Jura, cristaliza desde hace tiempo gran parte de las tensiones en torno a la cuestión del Jura, y es la única comuna de Berna que votó “si” el domingo (55%).

“Moutier no se ha convertido en parte del Jura, pero ya no es de Berna”, declaró Maxime Zuber, alcalde autonomista de Moutier desde hace 19 años, a la Radio Suiza. Para él, el “sí” de sus conciudadanos es “histórico”. Esta es la primera vez que la ciudad de Moutier dijo “sí” a la perspectiva de un cambio de pertenencia cantonal, agregó.

Virginia Heyer no cree en una salida de Moutier: “Ese 55% de “sí” no será suficiente cuando la ciudad deba decidir dejar sola el cantón de Berna”.

Violencia del pasado

Lejos ya de los encendidos años que precedieron la creación del cantón del Jura, en 1979, la campaña para la votación de este 24 de noviembre se llevó a cabo en un ambiente tranquilo. Aparte de algunos carteles provocativos de la UDC (Unión Democrática del Centro/derecha conservadora) del Jura bernés – el partido más involucrado en el mantenimiento del Jura bernés en el cantón de Berna, y de unas cuantos enfrentamientos verbales entre Ovejas  (militantes pro Jura) y Jabalíes (pro Berna), el tono del debate se mantuvo más bien cortés.

Hay que decir que el tema del Jura no levanta las mismas pasiones de identidad que en los años de los plebiscitos de 1970. El mayor conflicto político territorial helvético de la posguerra marcó los espíritus de todo el país e incluso fuera de las fronteras nacionales durante la segunda mitad del Siglo XX.

En el curso de los años 1960 y 1970, el debate a menudo dio paso a  acciones de choque y actos de violencia. Los separatistas incendiaron edificios federales y granjas, llenaron paredes con el lema ‘Jura Libre’, ocuparon embajadas suizas e incluso levantaron un muro a la entrada del Parlamento de Berna.

El conflicto dejó un saldo de dos víctimas fatales: un joven separatistas de 23 años que intentaba izar una bandera del Jura en el techo de un edificio fue asesinado a balazos el 22 de junio de 1974 en Boncourt,  en la víspera del primer plebiscito. El 1 de enero de 1993, un militante del Jura murió en la explosión de su bomba artesanal en Berna. Este caso, en particular, empujó a Berna y al Jura a crear la Asamblea Inter Jura (AIJ), una institución de la reconciliación.

“Un proceso ejemplar”

Si para los medios pro berneses el asunto del Jura quedó resuelto con el plebiscito de 1975 y la elección de los ciudadanos de los distritos de Moutier, Courtelary y Neuveville de permanecer en el cantón de Berna, para los autonomistas del Jura bernés y las autoridades del Jura, sin embargo, esa partición del Jura histórico no fue satisfactoria.

La implementación de la AIJ permitió reanudar el diálogo entre los hermanos enemigos del Jura y berneses. “El conjunto del proceso político que llevó a esta votación puede ser considerado ejemplar. Permitió instaurar una cultura de diálogo, acostumbró a la gente a hablarse y creó una nueva relación entre los dos frentes que parecían irreconciliables”, dijo Dick Marty a swissinfo.ch

A propuesta de esa institución de reconciliación, los cantones de Berna y del Jura, y también la Confederación, decidieron dar una vez más la palabra a las poblaciones de las regiones concernidas, a fin de cerrar de una vez por todas la cuestión del Jura. El proceso también fue seguido de cerca en el exterior: en los últimos meses, delegaciones de Líbano y de una docena de países de Europa del Este llegaron a Suiza para observar los trabajo de la AIJ.


Traducción, Marcela Águila Rubín , swissinfo.ch y agencias



Enlaces

Derechos de autor

Todos los derechos reservados. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch están protegidos por los derechos de autor. Solo se permite su utilización para fines personales. Cualquier uso de contenidos de la oferta web que excede esta finalidad, especialmente su difusión, modificación, transmisión, almacenamiento y copia, solo puede tener lugar con el previo consentimiento por escrito de swissinfo.ch. Si tiene interés en un uso en estos términos, le rogamos que nos envíe un correo electrónico a contact@swissinfo.ch.

Más allá del uso personal, se permite únicamente la colocación de un hiperenlace a un contenido específico en el propio sitio web o en un sitio web de terceros. Los contenidos de la oferta web de swissinfo.ch solamente pueden incorporarse respetando su integralidad y en un contexto sin publicidad. Para todo soporte lógico, directorio, todos los datos y sus respectivos contenidos de la oferta web de swissinfo.ch que explícitamente se ponen a disposición para descargar, se otorgan licencias exclusivas y no transferibles que se limitan a la descarga y al almacenamiento en equipos personales. Todos los derechos extensibles que van más allá, continúan siendo de la propiedad de swissinfo.ch. No se admite, en particular, la venta o cualquier tipo de uso comercial.

×