Your browser is out of date. It has known security flaws and may not display all features of this websites. Learn how to update your browser[Cerrar]

Votaciones federales


Histórico "no" a propuesta de suprimir el IVA


Por swissnfo.ch y agencias


La propuesta de reemplazar el IVA por un fuerte impuesto a las energías no renovables no convenció a los votantes.  (Keystone)

La propuesta de reemplazar el IVA por un fuerte impuesto a las energías no renovables no convenció a los votantes. 

(Keystone)

Con un contundente 92% de los votos, la ciudadanía suiza dijo “no” a una iniciativa para reemplazar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) por un gravamen a las energías no renovables. Desde 1929, cuando una propuesta para el aprovisionamiento de trigo obtuvo apenas 2.7% de votos a favor, no se había registrado un rechazo tan enfático.

La repuesta popular se produce a solamente unas semanas de que el Gobierno presente su proyecto de reforma fiscal en materia ecológica. Sin embargo, la titular de la cartera de Finanzas, Eveline Widmer-Schlumpf descartó un impacto negativo.

En conferencia de prensa posterior a la difusión de los resultados de las votaciones de este domingo, la ministra expresó que el pueblo confía en la estrategia oficial que avanza etapa por etapa.  

El proyecto del Gobierno, que será sometido en breve a consulta y sobre el cual se pronunciará la población el año próximo, se inscribe en la estrategia energética 2050 y, a decir de la ministra, deberá ser sustentable tanto para la economía como para los hogares. Amén de que el producto de los impuestos retornará a la población.

En opinión de Widmer-Schlumpf, el gran error de la iniciativa de los Verdes Liberales fue el de centrarse en la supresión del IVA, que representa una tercera parte de los ingresos de la Confederación y que es bien aceptado.

Una debacle

“Es una decepción muy grande”, comentó Tiana Angelina Moser, presidenta del grupo parlamentario de los Verdes Liberales, formación que presentó la propuesta.

La legisladora rechazó, sin embargo, que este fracaso pueda impactar los resultados de las elecciones federales a celebrarse en septiembre próximo. En su opinión, el no significó un rechazo al proyecto, pero no al partido.

La propuesta de suprimir el IVA constituía un paso muy importante y el franco fuerte no fue un aliado, consideró la diputada zuriquesa. “Estoy convencida de que eso tuvo un impacto”, subrayó para añadir que la inseguridad en la economía hacía difícil la aceptación de cambios.

Para su correligionario del cantón de Argovia, Beat Flach, el rechazo a la iniciativa no pone en tela de juicio el vuelco energético. “No hay alternativa ecológica ni económica”, escribió el diputado en su cuenta de Twitter.

La iniciativa de los Verdes Liberales proponía “un cambio demasiado radical y era inútilmente complicada”, reaccionó por su parte Adèle Thorens. Con todo, la copresidenta de los Verdes, que apoyó el texto, ratificó que la iniciativa iba en la buena dirección. “La fiscalidad ecológica terminará por convertirse en una realidad”.

Un rechazo superior al esperado

Los sondeos previos a la votación habían anticipado claramente la derrota de la propuesta de los Verdes Liberales. Sin embargo, los resultados marcaron un récord histórico en cuanto al rechazo de los votantes a una iniciativa sometida a escrutinio.

Los Verdes Liberales proponían suprimir el IVA, el cual permite al Gobierno recaudar 23 mil millones de francos anuales, y es su principal fuente de ingresos, e imponer en su lugar un impuesto a energías como el carbón o el petróleo.  

Los promotores de la iniciativa estaban muy conscientes del escaso entusiasmo que habían generado. “Creemos que esto (incrementar los gravámenes a las energías no renovables) debe hacerse, pero tal vez nos estamos anticipando unos 20 años”, había dicho el presidente de los verdes Liberales, Martin Bäumle.

Según sus explicaciones, la implementación de la propuesta no habría tenido un gran impacto para la industria, toda vez que, en el caso de las empresas orientadas hacia el mercado interno, no habría cambio, en virtud de la desaparición del IVA. Y en cuanto a las firmas particularmente consumidoras de energía, optarían por reducir las importaciones de energías fósiles.

Pero los argumentos no convencieron, ni siquiera al Partido Socialista, tradicionalmente proclive a los temas de interés ecológico.

Peligroso reducir ingresos estatales

“Sería peligroso privar al Estado de una fuente de ingresos tan fuerte como la del IVA, ya que se utiliza para financiar una parte de la seguridad social”, había declarado el diputado socialista Eric Nussbaumer.

Los partidos de centroderecha y de derecha consideraron por su parte que la introducción de un impuesto sobre la energía amenazarían el futuro de la plaza industrial suiza y limitaría la movilidad.

“Suiza se comporta de manera ejemplar con respecto al Protocolo de Kioto, que plantea una reducción de las emisiones de CO2. No podemos ir más lejos que los otros países mediante la introducción de un impuesto sobre la energía que debilitaría nuestra economía sin tener un efecto significativo sobre el clima”, había precisado el diputado Albert Rösti, de la Unión Democrática del Centro (UDC/derecha conservadora).

swissinfo

×