Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Investigación: leche materna Zúrich tendrá los primeros ‘profesores en lactancia’

Los investigadores quieren conocer los beneficios tiene la leche materna en la evolución de los niños al llegar a la adolescencia.

Los investigadores quieren conocer los beneficios tiene la leche materna en la evolución de los niños al llegar a la adolescencia.

(Keystone)

Suiza estrenará la primera cátedra médica universitaria en el mundo dedicada a estudiar los beneficios de la leche materna. Un tema que muchos expertos consideran insuficientemente investigado. Sin embargo, el origen de los fondos que financian el proyecto genera suspicacias.

La cátedra de investigación sobre la lactancia humanaEnlace externo será desarrollada por la Universidad de ZúrichEnlace externo y complementará otra, en bioquímica de la lactancia, que tendrá lugar en la Universidad de Australia OccidentalEnlace externo de Perth.

La ciencia ha confirmado que la leche materna es fundamental para la salud del ser humano a largo plazo: reduce la tasa de morbilidad en los bebés prematuros y en los recién nacidos, y es una aliada en la prevención de alergias. Para las madres, amamantar reduce el riesgo de sufrir depresiones postparto y de padecer cáncer de mama y de ovarios. Sin embargo, aún es un misterio cómo y por qué sucede todo esto. De ahí el interés de los investigadores por descubrirlo.

Felix Sennhauser, director médico de Hospital Universitario Infantil de Zúrich, explica a swissinfo.ch que hace falta una investigación profunda sobre los efectos de la lactancia. Existen muchos estudios que describen los beneficios obtenidos y que son producto de largos años de observación, afirma, pero aún se desconocen los mecanismos que están detrás y que explican cada uno de estos resultados.

“Si queremos mejorar la asesoría y promocionar la lactancia, es importante conocer a fondo estos mecanismos”, añade Sennhauser.

La cátedra de Zúrich, que se inaugurará en 2016, tendrá vigencia durante 25 años como mínimo. Estará tutelada por la Facultad de Medicina del Hospital Universitario Infantil de Zúrich, reputado a escala  europeo, y el Departamento de Neonatología del Hospital Universitario de Zúrich.

La idea de trabajar de forma concertada con Australia es ampliar los alcances y obtener un enfoque multidisciplinario: mientras Perth se centra en la bioquímica de la leche materna, así como en su producción y contenido, Zúrich se especializará en el efecto que esta tiene.

"En Zúrich estamos más interesados en la interpretación de los efectos: ¿Qué beneficios genera la lactancia en la interacción entre la madre y el hijo? ¿Cómo repercute el haber sido un bebé amamantado durante la infancia y la adolescencia en los procesos de aprendizaje o conducta? ¿Por qué la leche materna previene enfermedades infecciosas comunes?”, detalla Sennhauser.

20 millones de francos

La Fundación Larsson-RosenquistEnlace externo, propietaria de MedelaEnlace externo –una empresa especializada en la producción de bombas extractoras de leche– ha destinado 20 millones de francos suizos (21 millones de dólares) a estos proyectos. Los fondos despiertan polémica.

En defensa de la transparencia y objetividad del trabajo que realizará, la Universidad de Zúrich se apresuró a aclarar que la Fundación Larsson-Rosenquist no tendrá ninguna influencia en la elección de los profesores investigadores o en los temas elegidos.

La situación, no obstante, recuerda la que tuvo lugar en 2013, cuando el banco UBS destinó 100 millones de dólares a financiar la creación de un instituto económico.

Gottfried Schatz, exprofesor de Bioquímica, fue uno de los principales promotores de una iniciativa conocida como ‘Zürcher Appell’, que llamó hace dos años a proteger la independencia académica cuando el UBS decidió patrocinar el instituto.

Cuestionado recientemente por la televisión pública suiza SRF Enlace externosobre las nuevas cátedras sobre lactancia, Schatz aseguró que son casos muy distintos. Cuando el UBS aportó fondos, su objetivo era obtener publicidad a cambio. En el caso de la lactancia, “se trata más bien de un acto filantrópico, un patrocinio privado que simplemente busca aportar fondos a una investigación universitaria”, dijo.

Michael Larsson, presidente de la fundación y de la junta de Medela, asegura que el trabajo de los profesores y los investigadores es fundamental para Medela y reitera la independencia académica del doble proyecto. La Universidad de Zúrich, añade, tiene una gran reputación y cuenta con el entusiasmo necesario para llevar a buen puerto la investigación sobre la lactancia

La idea central de la participación de la Fundación Larsson-Rosenquist en la cátedra de Perth, explica, era poner en marcha un proyecto de investigación sobre lactancia humana que diera continuidad al trabajo que realizó en el pasado el profesor –ya retirado– Peter Hartmann. En este caso, los fondos aportados por la fundación suiza ascienden a 8,6 millones de dólares.

Tendencia a amamantar

El anuncio de la nueva cátedra de Zúrich se produce en un periodo en el que la práctica de la lactancia gana terreno en Suiza.

Según el Estudio de Alimentación Infantil en Suiza publicado por la Oficina Federal de Seguridad Alimentaria, hoy el 95% de las madres crían amamantan a sus hijos tras el parto. Y el 62%  los alimentan exclusivamente con leche materna durante los tres o cuatro primeros meses. Como referencia, en 2003 el dato era del 9%.

Sennhauser deja claro que la intención no es ejercer presión sobre las nuevas madres para que amamanten a sus bebés.

Robyn Owens, vicerrector de Investigación de la Universidad de Australia Occidental, afirma que el trabajo realizado en Perth podría ayudar a las madres que desean amamantar, pero que encuentran obstáculos al iniciar este proceso.

"Estamos en condiciones de ofrecer asesoramiento clínico, en primer lugar para determinar si la madre está produciendo cantidades adecuadas de leche; en segundo lugar, para determinar si el bebé tiene un apetito apropiado; en tercer lugar, para conocer la biomecánica de la alimentación del bebé, la forma en la que puede posicionarse en el pecho para que la extracción sea óptima. Muchas mujeres experimentan problemas porque hay poca ayuda en su entorno para iniciar y preservar una lactancia eficaz“, dice.

La Universidad de Zúrich aclara que no tiene la intención de colaborar con la industria. Owens precisa que, en contrapartida, los resultados de Perth sí podrían utilizarse en muchos ámbitos, y la industria es uno de ellos, con objeto de optimizar sus productos. Pero coincide en que el objetivo principal es ofrecer más y mejores opciones a las madres y a sus hijos.

Según Sennhauser, en el caso de Zúrich los resultados de la investigación se transmitirán a quienes les resulten de más utilidad, es decir, a comadronas, médicos y médicos en formación.

Reacciones positivas

Christian Braegger, da la bienvenida a la nueva cátedra en nombre del Comité de Nutrición de la Sociedad Suiza de PediatrasEnlace externo.

Nos parece estupendo que se cree una estructura dedicada a investigar los mecanismos y numerosos beneficios de la leche materna, dice el profesor.

Y Zúrich, añade, es una muy buena elección para esta cátedra porque ya se están realizando investigaciones sobre este tipo en colaboración con distintas entidades, como el Instituto de Psicología de la misma universidad, el Instituto de Alimentos, Nutrición y Salud de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich y la División de Gastroenterología y Nutrición del Centro de Investigación del Hospital Universitario Pediátrico.

La asociación Promoción Suiza de la Lactancia MaternaEnlace externo también se dice satisfecha con la creación de esta nueva cátedra.

"Ayudará a reconocer la importancia de la leche materna. Y lo más positivo es que esté prevista para un largo plazo“, escribe Christine Brennan, directora de la asociación en un correo electrónico a swissinfo.ch. "Esperamos trabajar estrechamente con ellos y hacer un buen uso de los resultados de la investigación para el bienestar de las madres y de sus bebés."

Recomendaciones

La Sociedad Suiza de Pediatría y la Sociedad Suiza para la Nutrición recomiendan la lactancia exclusiva durante los primeros cuatro a seis meses de vida del bebé y la introducción gradual de otros alimentos entre el quinto y el séptimo mes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la alimentación exclusiva a base de leche materna durante seis meses e introducir paulatinamente alimentos sólidos solo después. Según la OMS, es positivo para un infante ser amamantado –al tiempo que consume otra clase de alimentos– hasta los dos años de edad, o más.

La Oficina Federal de Seguridad Alimentaria destaca que las recomendaciones de la OMS están dirigidas fundamentalmente a países en los que la leche materna es la mejor fuente de alimentación para los hijos, así como la más barata e higiénica.

Fuente: Oficina Federal de Seguridad Alimentaria.

Fin del recuadro


Traducción del inglés: Andrea Ornelas, swissinfo.ch

×