Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Aquí Suiza no existe"

La mano abierta - para Kurt Zaugg mucho más que una butaca.

(swissinfo.ch)

Kurt Zaugg, residente en España desde hace casi veinte años, tiene un gran objetivo: evitar que Suiza caiga en el olvido en tierras ibéricas.

El antiguo director del Colegio Suizo de Madrid es un apasionado de la capital española. Le encanta el ritmo dinámico de la ciudad y el carácter abierto de su gente.

El viaje en el autobús número 193 hasta San Agustín del Guadalix comenzó en el presente: las dos torres inclinadas de la Puerta de Europa, las torres KIO, que adornan la Plaza Castilla, simbolizan una España fuertemente arraigada en la Europa moderna y unida.

Tomamos la autopista de circunvalación que nos lleva de Madrid hasta los pueblos de las afueras, cruzando los nuevos barrios de cientos de inmuebles que han extendido la periferia de la ciudad hasta la sierra. El trayecto concluye a los 30 kilómetros.

Una mano abierta: Es la forma del sofá de diseño que domina el espacio luminoso donde nos recibe Kurt Zaugg. Nuestro interlocutor toma asiento entre los dedos índice y meñique. Unas pocas frases bastan para percatarnos de que la mano abierta tiene toda una simbología: de los movimientos abiertos a otras personas y culturas, como en el caso de Le Corbusier.

La casa blanca, en la que vive desde hace seis años este suizo oriundo de Burgdorf (cantón de Berna) es parte de una finca alejada del pueblo. Varios caballos pastan en los prados llenos de árboles que rodean el edificio de una planta. El verdor de los campos contrasta con la tierra árida y descolorida – estamos en época de sequía.

Europeo global

"Me siento europeo. No importa donde vive uno, si en Suiza, Alemania, Francia, Italia o España". Para Kurt Zaugg es "fantástico" que los suizos puedan establecerse ahora en otros países de la Unión Europea, tras la conclusión de los acuerdos bilaterales con Bruselas. Se felicita de la iniciativa de la UE para aproximar culturas diferentes, una iniciativa que califica de "grandes perspectivas".

Y es que Kurt Zaugg es un hombre de amplios horizontes. Acaba de regresar de San Francisco donde vive y trabaja su hijo. Y su próximo destino será Hongkong, donde reside su hija, también por razones profesionales.

Suiza no existe...

Pero regresemos a España. Aquí Suiza no existe, como ha podido comprobar una y otra vez Kurt Zaugg. "Está fuera de Europa, y esto se nota especialmente aquí". Quienes no confunden el país alpino con Suecia, suelen tener una imagen estereotipada de Suiza, con los típicos clichés de los bancos, las cumbres alpinas, el queso y el chocolate. Por ello está convencido de una cosa: Si Suiza quiere ser percibida, tiene "que saber venderse".

Kurt Zaugg, desde luego, es un vendedor infatigable. Su empeño es que la gente en su patria de acogida tenga un mejor conocimiento de Suiza. "Siempre quise construir una red de contactos, entre quienes se interesan por Suiza".

Y tenía la profesión ideal para hacerlo. "Como profesor en el Colegio Suizo podía despertar el interés de la gente y divulgar información". Siempre se esforzó por transmitir a alumnos, padres y al público una imagen de Suiza como lo que es: un país interesante, multicultural, con su ventajas y desventajas. "Pero también explicaba por qué Suiza no quiere adherirse a la UE".

Intercambio de alumnos

Uno de sus iniciativas más solicitadas eran los programas de intercambio. Las estancias de estudios han funcionado bien en ambas direcciones. "Los alumnos españoles, que siguieron los cursos durante uno o dos semestres en Suiza, regresaron transformados, llenos de impresiones positivas, que transmitieron a sus compañeros, familiares y conocidos", se felicita el antiguo director del Colegio Suizo de Madrid.

Asimismo los alumnos de intercambio que llegaron de Suiza estaban encantados e impresionados con el carácter abierto de los madrileños y se dejaban contagiar por el espíritu dinámico de los españoles.

A todo ritmo

Fue precisamente esa dualidad que sedujo a Kurt Zaugg y a su familia cuando decidieron establecerse en España hace veinte años. Comenzó impartiendo clases como profesor y, al poco tiempo, se convertiría en director del Colegio Suizo de Madrid.

Madrid es para él una metrópoli, interesante, con un enorme potencial de desarrollo. "Es fantástico lo que se realiza aquí en poco tiempo, por ejemplo, urbanizaciones para 25.000 personas". Y en plazos mínimos, gracias a unos trámites políticos que requieren poco tiempo. Su conclusión: "Sólo hay progreso cuando uno se arriesga a equivocarse. En Suiza se tiende a querer atar todos los cabos."

Suiza carece de ímpetu innovador. "Por ello todo suizo que adquiere nuevas perspectivas en el extranjero es un enriquecimiento para el país".

Zaugg quiere quedarse por el momento en España. "Aquí tengo todo lo que necesito, y naturalmente también muchos amigos". Rebosa de energía y ahora puede entregarse en cuerpo y alma a una actividad a la que antes su profesión no le permitía dedicarse de lleno.

El viaje concluye una hora más tarde en la Puerta de Europa, esta vez con la mirada puesta en el futuro: Para Kurt Zaugg las Torres KIO simbolizan un porvenir "fascinante y prometedor". Y quién sabe, quizás un día los picos de las dos torres inclinadas lleguen incluso a tocarse.

swissinfo, Renat Künzi
(Traducción del alemán: Belén Couceiro)

Datos clave

Madrid tiene entre 6 y 7 millones de habitantes.
La ciudad está creciendo a un ritmo vertiginoso.
Kurt Zaugg describe a los madrileños como gente muy abierta y orgullosa de sus pueblos de origen.
Unos 7.500 suizos registrados en el consulado vivían en Madrid en 2004; en España era 21.500.
El número de suizos que residen en la Península es posiblemente bastante mayor.

Fin del recuadro

Contexto

Kurt Zaugg fue director del Colegio Suizo de Madrid hasta inicios del año 2004.

Lleva casi 20 años en España y su objetivo ha sido dar a conocer Suiza en tierras ibéricas.

Ha dedicado parte de su vida a crear una red que une a las personas interesadas en Suiza.

También es un miembro activo de la Organización de los Suizos en el Extranjero (OSE).

Asimismo asesora a un comité de educación de la Confederación.

Fin del recuadro


Enlaces

×