Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

¿Comercios en domingo? Cinco puntos al respecto

(Keystone)

Quién está concernido, qué dicen los sindicatos sobre el trabajo en domingo, cuáles son los salarios, qué dice la Iglesia: estas son algunas reflexiones previas a la consulta del 27 de noviembre.

swissinfo aborda los cinco puntos más frecuentes en torno a la votación sobre la apertura dominical de los comercios.

1. Los comercios realmente implicados en la liberalización.

Si la modificación de ley es aceptada, todos los comercios situados en los centros de transporte público podrán abrir sus puertas los domingos. Actualmente, sólo los comercios que ofrecen un servicio a los viajeros (kioscos, alimentación, tintorerías, etc.) pueden permanecer abiertos.

Los centros del transporte público afectados son aquellos ubicados en las estaciones de tren, que alcanzan una cifra de negocios de, al menos, 20 millones de francos anuales. Es decir, unas 25 estaciones ferroviarias están concernidas.

Además, otras estaciones de menor importancia podrían estar implicadas si los cantones las clasifican como centros de transporte de importancia regional.

Por supuesto que también están considerados los aeropuertos internacionales de Ginebra y Zúrich, al igual que los aeródromos que reciben vuelos de línea, como el de Berna-Belp, Lugano-Agno y Sion. El aeropuerto de Basilea no figura entre ellos, ya que está situado en territorio francés.

2. El voto del 27 de noviembre es un primer paso hacia una generalización del trabajo dominical.

No es posible prejuzgar. Por otra parte, lo cierto es que el trabajo dominical es una excepción en Suiza.

Numerosos empleados de diversos sectores (agrícola, transportes, cuidados hospitalarios, etc.) trabajan el domingo. Según la Oficina Federal de Estadísticas, el trabajo dominical afecta a unas 364.000 personas.

A escala comercial, un buen número de tiendas tiene actualmente la posibilidad de abrir los domingos. Es el caso en las estaciones de tren (situadas en el territorio federal y sometidas a una reglamentación especial) y en las zonas turísticas.

Además, diversos cantones y comunas autorizan a pequeñas tiendas de alimentos (por ejemplo, las panaderías) su apertura los domingos. En ciertos cantones, los comercios instalados en estaciones de servicios, como las gasolineras, tienen permiso de abrir el fin de semana.

Las grandes superficies permanecen cerradas los domingos y los días festivos, aunque existen excepciones, como, por ejemplo, los domingos que preceden la Navidad, o durante ciertos días feriados, como el día de Todos los Santos.

En concreto: la apertura dominical de los comercios no es aún la regla, pero tiende a ser cada vez más común.

3. La apertura dominical de los comercios contradice a la religión.

La Conferencia Episcopla de Suiza y la Federación de Iglesias Protestantes se oponen a la liberalización. Argumentan que esta medida impedirá que el domingo sea el día dedicado al reposo.

Las Iglesias estiman que esta revisión de ley sobre el trabajo equivale a "dejar que la vida económica dicte nuestra vida personal, espiritual y social".

Lo cierto es que la desacralización del domingo no comenzará con la liberalización de la ley laboral. Desde hace tiempo las iglesias se han confrontado a este fenómeno. En su intento por responder a la evolución de la sociedad han adaptado los horarios de culto. Por ejemplo, han establecido misas los sábados por la tarde.

4. Puestos de trabajo estarían en peligro con el rechazo a la liberalización.

El Tribunal Federal considera que los comercios que no responden al criterio de "servicio al viajero" no deben obtener la autorización de abrir sus puertas los domingos.

Si este 27 de noviembre la ciudadanía rechaza la liberalización, se les retirará la licencia de apertura los domingos a 150 comercios, que ocupan a unas 650 personas.

Una suspensión de las actividades dominicales podría provocar la pérdida de algunos de estos 650 empleos. Por el contrario, la apertura generalizada del domingo permitiría, según los precursores de la liberalización, crear nuevos puestos de empleo.

Este último punto no es compartido por los medios sindicales. Para ellos, la apertura dominical no aumentaría de forma significativa la cifra de negocios de los comercios implicados. Opinan que, simplemente, la costumbre de comprar de los consumidores se repartiría en los siete días de la semana.

5. El trabajo dominical representa una explotación de los empleados.

La ley indica que el trabajo dominical se realiza sobre una base voluntaria. El empleado que es llamado a trabajar el día de descanso oficial, debe dar su consentimiento. Lo cierto es que, en la práctica, la cuestión se centra en el riesgo de perder el empleo ante una negativa de trabajar el domingo.

En este caso, sólo queda que la ley proteja al empleado contra los abusos.

En la semana que sigue a un domingo de trabajo, el tiempo de reposo debe ser de, al menos, 47 horas. Por otra parte, está prohibido trabajar más de seis días seguidos. A esto se suma que los empleados tienen el derecho de, al menos, doce domingos libres por año.

En lo que concierne a las compensaciones financieras, la situación varía según los contratos y las contrapartes sociales. Cabe subrayar que los dos principales distribuidores del país, los supermercados Coop y Migros, otorgan un suplemento salarial del 50% por el trabajo dominical.

swissinfo, Olivier Pauchard
Traducido del francés por Patricia Islas


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×