Navigation

Skiplink navigation

'De Picasso a Barceló. Los artistas españoles'

'Plano oscuro', hierro forjado: escultura de Eduardo Chillida. Keystone

Bajo ese título la Fundación Pierre Gianadda, de Martigny, presenta la obra de 18 artistas españoles del siglo XX.

Este contenido fue publicado el 03 febrero 2003 - 19:31

La exposición coincide con el 25° aniversario de la Fundación, construida sobre un antiguo templo galo-romano.

Por primera vez en Suiza, el público puede admirar una de las más grandes y ambiciosas exposiciones consagradas al arte español del siglo XX. La Fundación Pierre Gianadda, de Martigny, logró reunir 70 obras de 18 artistas ibéricos en una sola muestra, que abarca desde la pintura hasta la escultura, pasando por las artes plásticas.

La más dinámica de las instituciones culturales del cantón Valais pretende alcanzar dos objetivos: mostrar a propios y extraños el importante papel que desempeñaron los artistas españoles en el renacimiento del arte contemporáneo en todo el mundo y, al mismo tiempo, presentar los jalones histórico-artísticos que caracterizaron a estos creadores a lo largo del siglo XX.

Para la Fundación Gianadda, uno de los méritos de artistas como Picasso o Miró, por ejemplo, es que supieron mantener una coherencia en sus producciones, a pesar de las distancias geográficas que hubo entre ellos.

"En realidad, la decisión de algunos de ellos de transferir su centro de actividades a París, y el hecho de que su creación se haya expandido desde allí, difundieron en el extranjero las diferentes influencias que trazaron en el arte español del siglo XX", afirma la crítica de arte española y comisaria de la exposición, María Antonia de Castro.

Los vanguardistas históricos y los 'nuevos'

La muestra 'De Picasso a Barceló. Los artistas españoles' está dividida en cuatro grandes partes, clasificada por sus orígenes cronológicos.

La primera incluye al grupo de artistas caracterizados como 'los vanguardistas históricos'. Son obras que pertenecen a la etapa cubista de Pablo Picasso y Juan Gris, así como a la etapa clásica de Picasso, Gris, Salvador Dalí y Joan Miró.

La exposición recorre la época surrealista de Dalí y Miró, incluye algunas esculturas de hierro de Julio González y cierra esta primera parte con obras de Picasso de los años 30.

"Un punto fuerte relacionado con la Guerra Civil española (1936-1939) estáconstituido por las obras preparatorias de Picasso para su 'Guernica', el Miró de 1936, así como el Julio González de estos años, antes de pasar al Miró de 1950", explica de Castro.

Los 'nuevos vanguardistas' están representados por cuatro pintores y dos escultores: la abstracción materialista de Antoni Tàpies, el gestualismo de Antonio Saura; los desgarres de Manolo Millares y el "orden medido y geométrico" de Pablo Palazuelo.

Dos esculturas complementan esta segunda parte de la muestra: una de Eduardo Chillida, dedicada al espacio y a la resonancia de los materiales; y otra de Jorge Oteiza, que aborda el problema del vacío.

El estridentismo

La tercera parte de exposición presenta a dos generaciones de artistas de los años 1960 y 1970. Son creadores que se ríen irónicamente de la vida y usan colores francamente estridentes.

Según la Fundación Gianadda, "los artistas que formaron el Equipo Crónica (hoy desaparecido) y Eduardo Arroyo efectuaron una buena revisión de los vanguardistas históricos, a través de un lenguaje plástico, usando las superficies planas y plasmando una imagen cercana al Pop ('pop art').

Luis Gordillo y Carlos Alcolea, los dos creadores representativos de esta corriente y de esta época, "adoptaron una figuración poco conformista". Para Gianadda, Gordillo se volcó en lo abstracto, mientras que Alcolea, a pesar de haber fallecido muy joven, nunca dejó de manifestar su gusto por la narración 'post-pop'.

La última parte de la muestra está dedicada a los años 1980 y 1990. José Maria Sicilia, Juan Muñoz y Miquel Barceló, aunque protagonizaron itinerarios divergentes, convergieron todos ellos en la postmodernidad.

"Sicilia trabaja con cera una pintura que se somete a la experimentación, la visibilidad y la invisibilidad de la imagen plástica. Barceló, el más joven de los tres, utiliza la materia en sus pinturas y esculturas de manera que les extrae su contenido telúrico, explica María Antonia de Castro.

"Por el contrario, Muñoz, desafortunadamente ya desaparecido, es el estandarte de una nueva forma escultural, que se pone al servicio de lo humano, pero ligándolo con la violencia del mundo de hoy", precisa.

Refinamiento y rigor

Globalmente, la muestra de la Fundación Gianadda es una síntesis lograda del arte, las corrientes artísticas, creadores y obras representativas, de la más refinada producción artística en España en el siglo XX. El rigor con el que se seleccionaron las escuelas y las producciones evidencia un profesionalismo de alta calidad.

La exposición cuenta con el apoyo del Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía (Madrid); el Museo Thyssen-Bornemisza (Madrid); Artium de Alava (Vitoria), así como la Fundación Pilar i Joan Miró (Mallorca) y la Colección de Arte Contemporáneo de la Fundación 'La Caixa'.

A estas instituciones se suman, entre otras, el Museo de Arte y de Historia de Ginebra, el Kunstmuseum de Berna, así como numerosas colecciones privadas de España, Francia, Alemania y Suiza.

La exposición 'De Picasso a Barceló. Los artistas españoles', inaugurada el 31 de enero permanecerá abierta al público hasta el próximo 9 de junio.

swissinfo, Luis Vázquez, Martigny

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo