Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Esperamos que se queden mucho tiempo"

De izquierda a derecha: Cacilda Trani (gobernanta), Helena Fernandes (limpieza) y Abdel Gatgout (portero)

A mucha gente le gustaría estar todos los días cerca de estrellas del fútbol como Cristiano Ronaldo. El personal del Hotel Beau Rivage, de Neuchâtel, tiene ese privilegio.

Tres empleados hablan de su experiencia con la selección portuguesa, que este domingo se enfrenta al equipo suizo en Basilea.

Aparte del combinado luso, nadie tiene acceso al Hotel Beau Rivage; nadie, salvo el personal del establecimiento: Helena Fernandes, Cacilda Trani y Adel Gatgout.

Un privilegio que causa envidia. "A mi marido, que es un gran hincha de Portugal, le gustaría estar en mi lugar", comenta con una sonrisa Helena Fernandes.

¿Cómo viven ustedes la experiencia de tener como huéspedes a los jugadores de uno de los mejores equipos de la Eurocopa?

Abdel Gatgout: Muy bien. La selección se sintió a gusto enseguida, como en casa, y ese era nuestro objetivo. Todos tienen una sonrisa, lo cual refleja que están satisfechos con la calidad de nuestro servicio. Todo se desarrolla como esperábamos.

¿Qué los diferencia de la clientela habitual?

Cacilda Trani: No hay diferencia. Debemos guardar las distancias como cualquier otro cliente. Es verdad que vivimos todos bajo el mismo techo, por decirlo de alguna manera, pero ellos no deben percatarse de nuestra presencia. También es verdad que viven permanentemente en el hotel y por ello se sienten más en casa que otros clientes. A parte de esto, su comportamiento es el mismo que el de otros huéspedes. Pero, insisto, debemos guardar las distancias.

¿No intimida estar cerca de gente tan famosa? Uno no se cruza todos los días con Cristiano Ronaldo...

Helena Fernandes: Sí, un poco. Sin embargo, ellos hicieron que nos sintiéramos a gusto enseguida. Si llamo a la puerta y hay alguien en la habitación me contestan: "Pase, no se preocupe, haga su trabajo como de costumbre". Son muy agradables y sencillos.

Abdel Gatgout: Algunos huéspedes habituales son mucho más complicados...

¿Han tenido la oportunidad de hablar con ellos?

Abdel Gatgout: Algunos miembros de la plantilla lo hicieron. Nosotros sabemos que no hay problema si hablamos con ellos, pero no debemos hacerlo.

¿Qué sensación les produjo saber que la selección portuguesa había elegido su hotel para concentrarse?

Cacilda Trani: Me sentí muy orgullosa, sobre todo porque son mis compatriotas.

¿Y el día de su llegada, con miles de personas que los aguardaban frente al hotel?

Abdel Gatgout: Sentí mucha emoción. Debo confesar que me gusta mucho el fútbol... Veíamos a toda esa gente desde la ventana, fue impresionante.

Cacilda Trani: No pensaba que habría tantos aficionados aguardando su llegada. El calor de toda esa gente se sentía incluso dentro del hotel.

¿Y pueden pedir autógrafos?

Abdel Gatgout: No. Recibimos muchas solicitudes, pero los jugadores vienen al hotel para descansar y no se les puede abordar como cuando están en un lugar público. Insisto, ponemos todo de nuestra parte para que se sientan a gusto y creo que lo estamos consiguiendo.

¿La presencia de la selección lusa genera más trabajo de lo que suele ser habitual?

Cacilda Trani: No, la tasa de ocupación (55 de 66 habitaciones disponibles) es más o menos la misma. Lo único que ha cambiado un poco son los horarios. En cambio, sí tuvimos mucho trabajo con los preparativos.

Ustedes desean que la selección lusa siga en la competición y permanezca más tiempo en el hotel...

Los tres: Sí, es una gran motivación y una experiencia magnífica.

Pascal Hoffer, 'L'Express' de Neuchâtel
(Traducción: Belén Couceiro)

Ay, los rumores...

¿Sabía usted que para relajarse después de los entrenamientos, Cristiano Ronaldo acostumbra volver a pie al hotel, acompañado de un técnico asistente? También se le ha visto jugando al golf en St-Blaise, cerca de Neuchâtel. Y un día la selección lusa estuvo en una discoteca de esa ciudad suiza...

Los rumores corren como la pólvora. "Escucho por lo menos uno cada día", reconoce Thomas Maecheler, director del Beau Rivage. Ah, y parece que Scolari ha prohibido toda presencia femenina en los pisos cuando los jugadores están reitrados en sus habitaciones... Thomas Maecheler responde con una sonrisa de oreja a oreja.

"En primer lugar, el señor Scolari no se mete en esas cosas. No sé de dónde viene el rumor. Quizás la explicación es que la selección pidió que ningún miembro del personal, hombre o mujer, circule por los pasillos mientras los jugadores descansan, especialmente durante la siesta, para evitar las molestias de los aspiradores o el abrir y cerrar de puertas. Como esto concierne sobre todo a las mujeres que integran el equipo de la limpieza, tal vez la noción 'mujer' se ha sobrepuesto al principio de tranquilidad".

Fin del recuadro

×