Navigation

"La especie humana en riesgo de desaparecer"

Leonardo Boff en el Foro Mundial de Porto Alegre 2005. Marcello Casal Jr./ABr

Cambios climáticos radicales e irreversibles; el mismo Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas preocupado por el tema; informes casi fatalistas...

Este contenido fue publicado el 23 abril 2007 - 20:28

El planeta Tierra, al decir del teólogo brasilero Leonardo Boff, "se confronta a un momento complejo de su propia historia evolutiva". Entrevista con swissinfo.

Entre catástrofe y amenazas de desaparición, Boff, miembro de la Comisión Internacional de la Carta de la Tierra y premio Nobel alternativo en 2001, aporta, desde la ciencia, la teología y la militancia, una voz de advertencia.

Ampliamente conocido en Suiza, Leonardo Boff ha sido profesor visitante de la Universidad de Basilea. Es Doctor Honoris Causa en Teología de la Universidad de Lund y visita regularmente el país para dar conferencias y animar seminarios.

swissinfo: Los informes sobre el calentamiento de la tierra indican una situación cada día más alarmante...

Leonardo Boff: El Panel Intergubernamental para los Cambios Climáticos (IPCC en inglés), a inicios de febrero, reveló que ya hemos roto los límites que puede soportar la Tierra. El planeta va, irremediablemente, hacia un aumento de la temperatura de entre 1.8 y 6 grados Celsius. Las consecuencias sobre la biodiversidad serán devastadoras. Millones y millones de personas corren serios riesgos a causa de pérdidas de cosechas, de sequías o de las inundaciones por la subida de las aguas de los océanos que será de entre 18 y 59 centímetros como mínimo...

swissinfo: ¿Se debe entender esto como un panorama catastrófico?

LB: (Debemos) tener la certidumbre (de) que somos responsables por la vida o la muerte de nuestro planeta vivo. Depende solamente de nosotros el futuro común, es decir el nuestro, como especie, y el de nuestra querida Casa Común: la Tierra.

swissinfo: ¿Podría el ser humano llegar a desaparecer como resultado de su poder autodestructivo?

LB: Nombres notables de las ciencias no excluyen esa posibilidad. Por citar algunos, Stephan Hawking ('El Universo es una Cáscara de Nuez') anticipa que en 2600 la población mundial vivirá codo con codo y que el consumo de electricidad dejará la tierra incandescente.

El premio Nobel Christian de Duve afirma que la evolución biológica marcha aceleradamente hacia un momento de ruptura. James Lovelock, ('La venganza de Galia') anticipa un escenario brutal: hasta el fin del siglo el 80% de la población humana desaparecerá. El 20% restante va a vivir en el Ártico o en algunos pocos oasis en otros continentes, donde las temperaturas serán más bajas o donde caerá un poco de lluvia.

swissinfo: Inimaginable, sin embargo, pensar en la desaparición de la especie...

LB: Sería una catástrofe biológica de magnitud inconmensurable. Se vería anulado el trabajo de por lo menos 3.8 billones de años, fecha probable de la aparición de la vida; y de los 5-7 últimos millones de años, desde que apareció la especie homo; y de los últimos cien mil años, desde que irrumpió el Homo Sapiens... Caería todo ese trabajo realizado por el universo entero de energías, de informaciones y de diferentes formas de materia...

Hay que recordar que hasta ahora no fueron identificadas científicamente y de forma irrefutable otras inteligencias en el universo. Somos, como especie homo, una singularidad sin comparación en el cosmos.

Contamos con un cuerpo con treinta billones de células; un cerebro con cien millones de neuronas en continua sinapsis, complejo en su psiquis y su conciencia, cargada de informaciones recogidas desde que irrumpió el cosmos con el 'Big Bang'. Y que se fue enriqueciendo con emociones, sueños, arquetipos, símbolos.

Y con un espíritu, capaz de captar el todo y sentirse parte de él e identificarse con aquel que une y re-úne, liga y re-liga todas las cosas haciendo que no sean caóticas sino ordenadas y dándole sentido y significado a la existencia en este mundo. Y que nos hace nacer sentimientos de profunda veneración y respeto hacia la grandeza del cosmos.

En ese sentido, la historia de la vida y la historia de la vida humana perderían algo inestimable.

swissinfo: ¿Y el hombre y su instinto de sobrevivencia en ese panorama casi desolador?

LB: Aunque parezca contradictorio frente a la gravedad de los hechos, diría que es necesario tener paciencia con el ser humano. Hay mucho que aprender. En relación con el tiempo cósmico, lo transitado hasta ahora por el hombre es sólo un minuto de vida.

swissinfo:¿Tiene todavía la especie humana tiempo para aprender y ganar en sabiduría?

LB: Todo parece indicar que el reloj corre contra nosotros. Posiblemente estemos llegando ya demasiado tarde, y hemos pasado el punto de no-retorno.

Pero como la evolución no es lineal y conoce frecuentes rupturas y saltos para arriba –producto de mayor complejidad- y como existe el carácter indeterminado y fluctuante de todas las energías y de toda la materia, nada impide que se produzca la emergencia de otro nivel de conciencia y de vida humana que salvaguarde la biosfera y el planeta Tierra.

swissinfo: ¿En la elección de futuro hay una decisión de práctica actual, cotidiana, inmediata?

LB: Sí. Es importante ya ahora mismo mostrar amor a la vida, tener compasión de todos los que sufren, realizar rápidamente la justicia social necesaria y amar a la Gran Madre Tierra. Avancemos aceleradamente porque no tenemos mucho tiempo que perder.

swissinfo: Leonardo Boff: ¿optimista o pesimista?

LB: Apuesto al optimismo. De la misma manera que el ser humano domesticó otros medios de destrucción, el primero de los cuales fue el fuego, así ahora domesticará los medios que pueden destruirlo.

Aquí cabría, por ejemplo, un análisis de las posibilidades dadas por la nanotecnología (que trabaja con átomos, genes y moléculas) que puede, eventualmente, ofrecer medios técnicos para disminuir el calentamiento global y purificar la biosfera de los gases del efecto invernadero.

swissinfo: Al margen de presagios fatalistas y de un realismo dramático, ¿cuál es la convicción profunda de Leonardo Boff sobre el futuro de la especie humana?

LB: Me opongo a la idea de que nuestro destino, luego de millones de años de evolución, termine así, miserablemente, en las próximas generaciones. Habrá un salto, quien sabe, en la dirección de lo que ya en 1933 Pierre Teilhard de Chardin anunciaba: la irrupción de lo noosfera, es decir, aquel estado de conciencia y de relación con la naturaleza que inaugurará una nueva convergencia de mentes y corazones así como un nuevo nivel de la evolución humana y de la historia de la tierra.

swissinfo, Sergio Ferrari

Contexto

Sobre la retórica fatalista del fin del mundo, Leonardo Boff reflexiona: "No es la primera vez que los seres humanos se hacen la pregunta del fin de la especie. Siempre que una cultura entra en crisis, como la nuestra, surgen mitos sobre el fin del mundo y la destrucción de la especie. Aparecen relatos patéticos como en la antigüedad. Sin embargo, para los antiguos, el fin del mundo estaba en su imaginario y no existía como proceso realmente posible. Para nosotros se trata de un proceso real, porque hemos creado, de hecho, el principio de autodestrucción".

End of insertion

Leonardo Boff

Nació en Concordia, Estado brasilero de Santa Catarina, el 14 de diciembre de 1938.

En 1970 se graduó como Doctor en Teología y Filosofía en la Universidad de Munich, Alemania. Desde esa época mantiene una estrecha relación con Europa, y muy particularmente con los países y regiones de lengua alemana.

Durante años se desempeñó como profesor en varias universidades brasileras, así como profesor invitado de las universidades de Lisboa (Portugal), Salamanca (España), Basilea (Suiza) y Heidelberg (Alemania).

Es autor de más de 60 libros, muchos de los cuales traducidos en varios idiomas.

Fue uno de los 'padres' fundadores de la Teología de la Liberación, lo que le valió una primera sanción de las autoridades católicas romanas en 1985. Ante una nueva amenaza de sanción por parte del Vaticano, Leonardo Boff renunció a sus actividades sacerdotales en 1992 y se autoproclamó al estado laico.

En la actualidad continúa sus aportes teológicos, con un particular acento en la temática ecológica. Es asesor del Movimiento de los Trabajadores Rurales sin Tierra (MST) y de las Comunidades Eclesiales de Base (CEBs) de Brasil.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.