Navigation

¿Libre mercado de la mariguana? No antes de tiempo

Control regular de la policía a tiendas que venden cáñamo (hachís). Keystone

Aun cuando está en puerta la posibilidad de que el mercado de las llamadas "drogas dulces" (la mariguana y el hachís) se liberalice, a lo largo de Suiza continúan las acciones en contra de los productores y los comerciantes de cáñamo.

Este contenido fue publicado el 27 julio 2000 - 13:40

Las autoridades policiales de los diferentes cantones esgrimen su apego a la ley y rechazan un endurecimiento de las operaciones.

"Nosotros nos atenemos a las disposiciones legales en vigor, ni más ni menos", arguye la brigada criminal del cantón de Schwyz, en tanto que las autoridades de la región del Jura, rechazan instrumentar prematuras acciones de liberalización.

En las últimas semanas los titulares de los diarios suizos han dado cuenta de una serie de decomisos: 2,5 toneladas de mariguana en Wädenswill (Zurich), más de media tonelada de cáñamo en Morat (Friburgo), productos derivados del cánnabis por un valor de 254 mil francos en siete comercios de Berna, además de la destrucción de 600 plantas de cáñamo en Troinex (Ginebra).

Las policías cantonales rechazan un endurecimiento en sus tareas y aseguran que las operaciones se inscriben en los controles de rutina o se derivan de denuncias o de sospechas fundamentadas. En síntesis: se limitan a aplicar la ley.

Así por ejemplo, en Friburgo, de acuerdo con el vocero de la policía, Charles Marchon, la autoridad sólo interviene cuando hay pruebas de infracciones. En Ginebra, sostiene el encargado policial de prensa, Eric Grandjean, "efectuamos un control cada vez que tenemos informes sobre cultivos de cáñamo. No hacemos sino aplicar la ley".

"Las discusiones en torno a una eventual liberalización de las drogas dulces no influyen en lo absoluto en nuestras prácticas actuales", asegura el portavoz de la policía de Scwyz al tiempo que la brigada contra los estupefacientes de Jura advierte que está fuera de cualquier discusión liberalizar antes de tiempo.

En lo que toca al cantón de Vaud, y con la consigna de concentrar esfuerzos contra las dogas duras, la policía desmanteló una red de traficantes de las llamadas "píldoras thaï".

Una prioridad semejante rige la acción policial en los otros cantones. "La protección de la juventud mantiene toda nuestra atención", subraya Berna.

De hecho, en Turgovia y Shaffhausen, luego del cierre de diversos establecimientos que comerciaban con estupefacientes y de la disminución de los cultivos de cáñamo, se advierte un clima de mayor distensión.

Sin embargo, según la expresión de los "verdes" y los socialistas, en Tesino se habría desatado una verdadera "cacería de brujas"

Unos cincuenta comercios de cáñamo (hachís) se convirtieron paralelamente en el paraíso de una importante clientela italiana, y en el motivo de preocupación de las autoridades cantonales que los combaten en una lucha sin cuartel.

Desde el otoño pasado la policía local ha instrumentado más de una docena de "razzias" en las ciudades principales de la región, amén de una serie de iniciativas presentadas por los legisladores para frenar el comercio del cánnabis.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.