Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

"Suiza nos está aportando mucho"

En Colombia, la paz tiene aún muchos obstáculos por librar.

(Keystone)

El vicepresidente colombiano, Francisco Santos Calderón, habló con swissinfo sobre las dificultades y perspectivas de paz en su país. Se refirió además a la cooperación suiza.

Santos asiste en Ginebra a los debates de la Comisión de los Derechos Humanos en la sede europea de las Naciones Unidas.

El vicepresidente de Colombia, Francisco Santos Calderón, está de nuevo en Suiza, donde el gobierno helvético y algunas instituciones académicas prestigiosas apoyan, desde sus posibilidades, la búsqueda de soluciones al constante problema de la violencia en aquella nación sudamericana.

Con 41 años, periodista del diario 'El Tiempo', de Bogotá, y colaborador del cotidiano 'El País', en Madrid, Santos es el segundo hombre más importante de Colombia desde el año 2002, cuando asumió la vicepresidencia.

Santos compartió algunas de sus experiencias con estudiantes y profesores de la Universidad y de algunos de los institutos de estudios políticos en Ginebra.

Primero, como un secuestrado más de uno de los dos grupos guerrilleros que se alzaron en armas contra el Estado colombiano hace décadas y, segundo, como vicepresidente de un gobierno nacional que se empeña en instaurar la paz.

En entrevista exclusiva con swissinfo, el alto político colombiano reconoce el difícl contexto de su país, pero cree que es posible tener una nación con gobernabilidad segura y convivencia en concordia.

swissinfo: Señor vicepresidente, usted ha venido a Suiza a hablar sobre un nuevo concepto ético-jurídico, la llamada 'justicia transicional'. ¿Qué quiere decir esto?

Francisco Santos Calderón: En nuestro caso, para una situación anormal, se necesita una justicia transicional. Es decir, que haya paz, pero que también haya justicia.

Obviamente, no es la justicia penal tradicional, sino una nueva justicia que tenga elementos de restauración (como es la reparación, la verdad, la confesión).

Eso es lo que genera que una persona que deba ser castigada a 50 o 60 años de prisión, quede condenada, sí, pero con una pena alternativa de 5 a 8 años.

swissinfo: Pero este ideal de justicia se vuelve problemático cuando se intenta concretarlo.

F.S.C.: Sí. Entre los principales obstáculos que tenemos es que todavía hay algunos grupos armados. Grupos que siguen destruyendo y que siguen asesinando.

Segundo, la ley es muy compleja y difícil de implementar. Proponemos un sistema distinto que requiere -de todas maneras-, mucha colaboración del victimario. Y que va a retar a los aparatos judiciales del Estado en el caso de que si él (el victimario) no cumple, y no confiesa, le pruebe todo para poder condenarlo de una manera más fuerte.

El tercer reto es lograr que las grandes mayorías de la población participen en los procesos y colaboren en el esclarecimiento de los hechos para poder ser restaurados (reparar el daño), y para que se conozca lo que le pasó a él o a alguno de sus familiares.

swissinfo: Eduardo Pizarro, presidente de la Comisión de Reparación y Reconciliación desde hace 2 meses, reconoció que la tarea es difícil. Que, a diferencia de otros procesos como en Sudáfrica, Chile o Argentina, la posible 'Comisión de la Verdad' colombiana tiene que lidiar con el pasado, con el presente y con el futuro.

F.S.C.: Ese es, sin duda, uno de los retos más complicados. Y es que el proceso está en la mitad en estos momentos. Todavía falta que dos grupos entren a la negociación.

Entonces, no puede ser una 'Comisión de la Verdad', porque el conflicto colombiano todavía no está terminado.

Este tipo de comisiones siempre se crean al final de una época. Nosotros todavía no estamos en ese momento. Es una comisión que tiene que pensar en las víctimas del ayer y en las víctimas del mañana.

Eso implica un reto muy complejo y muy difícil de lograr. Con convencimiento y con transparencia, yo creo que esos objetivos –que es reconciliar al país y acabar con el fenómeno paramilitar-, se pueden convertir en una realidad.

swissinfo: ¿Cómo colabora la comunidad internacional en este proceso interno?

F.S.C.: Pues uno quisiera que colaborara mucho más. Le soy totalmente sincero. Quisiéramos que criticara un poquito menos, o que criticara lo mismo que critica hoy, pero que pusiera más dinero.

Finalmente, se están desmovilizando más de 20.000 hombres armados, los índices de homicidios en los lugares donde estos hombres se han desmovilizado se han reducido dramáticamente (al igual que los índices de desplazamiento y otros).

Luego, es un proceso de paz. Es un proceso de paz como cualquier otro, que, creo, merece mucho más apoyo por parte de la comunidad internacional.

swissinfo: ¿Qué está aportando Suiza en este proceso?

F.S.C.: Suiza nos está aportando mucho. Suiza va a ayudar mucho a la Comisión de Reparación y Reconciliación, que acabamos de crear hace poco. Pero creo que todavía no sabemos a cuánto va a ascender el monto de la ayuda financiera de Suiza.

Sin embargo, es un país que siempre ha manejado el tema de la paz como uno de los más importantes. Me parece que Suiza va a ser uno de los principales donadores de este proceso, pero su ayuda todavía no la tenemos cuantificada.

swissinfo: En el exterior existen muchos prejuicios cuando se habla de Colombia: caos, violencia, narcotráfico, secuestros. ¿Hay esperanza de que, con todo esto que ustedes están haciendo, cambie la raíz de estos males?

F.S.C.: No me cabe la menor duda que sí. No me cabe la menor duda de que estamos en la dirección correcta. Obviamente, aquí no hay ninguna varita mágica que solucione el problema.

Vamos en la dirección correcta, de eso no me cabe la menor duda. Como tampoco tengo dudas de que el país va a encontrar la paz, aunque nos demoremos un poquito. Mis hijos, por lo menos, y yo, creo que vamos a poder gozar de un país en paz.

swissinfo, Luis Vázquez, Ginebra

Datos clave

El vicepresidente colombiano, Francisco Santos Calderón, se encuentra en Suiza.

Su presencia responde a una invitación de la Universidad de Ginebra, de sus altos institutos de estudios internacionales, de los centros de política de seguridad, de control democrático de las fuerzas armadas, de la Embajada de Colombia en Suiza y el Ministerio de Asuntos Exteriores suizo.

Santos Calderón discute con sus contrapartes helvéticos la construcción de una "justicia transicional".

Santos habla desde su propia experiencia. En marzo de 2000, tuvo que abandonar su patria debido a las amenazas de muerte que le profirió un grupo guerrillero.

Se exilió en Madrid durante dos años (2000-2002), hasta que el actual presidente Uribe lo invitó a formar parte de su candidatura presidencial.

Fin del recuadro

Contexto

La mayor dificultad de la pacificación en Colombia es que el conflicto no ha terminado.

El conflicto ha causado la muerte de al menos 20.000 personas en un período de 40 años.

Suiza se ha comprometido a fondo a contribuir a impulsar la paz en Colombia enviado a equipos técnicos en materia de mediaciones políticas y aportando apoyo financiero.

Fin del recuadro


Enlaces

×