Navigation

1º de Agosto: Argentina se vistió de fiesta

La 'Zillertal Orchester' animó los festejos en Rosario. Zillertal Orchester

Los festejos del 1º de agosto siguen resonando en la Argentina y los homenajes por el Aniversario de la Confederación recrean las más ricas tradiciones alpinas.

Este contenido fue publicado el 05 agosto 2005 - 18:31

Desde Misiones a la Patagonia, todo es alegría para los suizos del país que alberga a la más grande comunidad helvética de la región.

Cuenta la historia, que el 1 de agosto de 1291 tres cantones alpinos -Schwyz, Uri y Unterwalden- se unieron bajo un juramento de ayuda mutua y lealtad eterna.

Desde finales del siglo XIX, ese día se celebra la Fiesta Nacional y, como una forma de honrar aquel histórico pacto, los suizos de todas las partes del mundo se reúnen para conmemorar el "nacimiento" de la Confederación Helvética.

Aunque más de 11.000 kilómetros separan al país alpino del sur de América, para esa fecha miles de suizos y descendientes que viven en la Argentina se juntan en fiestas populares para celebrar y honrar a la Patria de sus orígenes.

Música, bailes, fogatas y fuegos artificiales sirven de marco para que éstos revivan sus más ricas tradiciones.

Las celebraciones, que se iniciaron el domingo 31 de julio, están previstas hasta mediados de agosto con diferentes actos y encuentros.

Platos tradicionales en el litoral argentino

En el litoral del país los festejos se sucedieron en diferentes ciudades, desde Misiones a Entre Ríos.

En El Dorado, ciudad misionera que albergó a gran parte de la inmigración suiza de habla alemana, comenzaron al mediodía del 31 de julio con asado criollo y terminaron pasada la medianoche compartiendo la tradicional fondue de queso, en una jornada que convocó a más de mil personas.

Los entrerrianos de San José, por su parte, optaron por cenar raclette en 'El viejo almacén’, la noche del 1 de agosto, y los paranaenses reservaron los festejos para la tarde del domingo 7, con un gran almuerzo de camaradería y otros actos oficiales.

Buenos Aires: homenaje a Klee y fiesta popular

La Embajada de Suiza en Buenos Aires ofreció un cóctel en el 'Museo de Arte Hispanoamericano Isaac Fernández Blanco’, luego de un original concierto titulado 'Paseo con Klee’, donde un homenaje al célebre pintor sirvió de marco para que más de 150 suizos festejaran su día patrio.

La soprano francesa Silvie Robert y el pianista argentino José Luis Juri pusieron la música esa noche, que contó con la presencia del embajador Daniel von Muralt y su esposa, los representantes de las distintas asociaciones helvéticas y la colectividad local.

La agregada cultural de la sede diplomática, Isabelle Petersen, contó a swissinfo los motivos que llevaron a organizar un festejo "atípico":

"El Embajador, que está en Argentina desde hace seis meses y ésta es su primera Fiesta Nacional en el país, quiso hacer un encuentro popular, dedicado a la colonia suiza, a la vez de hacer una fiesta cultural; no algo ceremonioso ni formal. Por eso decidimos hacer este concierto alrededor de la figura de Paul Klee. Creo que fue una fiesta hermosa y que todos los disfrutaron mucho."

El Club Suizo de Buenos Aires también organizó festejos: su presidente, Juan Pablo Walter, relató que para celebrar optaron por el tradicional 'chucrut’ en la tarde del 31, donde unas 90 personas brindaron por adelantado.

CONTINÚA EN MÁS SOBRE EL TEMA

swissinfo, Norma Domínguez, Buenos Aires

Contexto

La Fiesta Nacional de Suiza se celebra desde fines del siglo XIX.

El 1 de agosto se conmemora el Pacto de 1291, año en que los cantones de Uri, Schwyz y Unterwalden se juraron lealtad eterna.

En ese año se sentaron las bases de una alianza de la que en 1848 nacería la actual Confederación Helvética.

La colonia suiza en Argentina es la más numerosa en América Latina, casi 15.000 personas.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo