Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Acoso al dinero sucio

Las técnicas de los delincuentes financieros son cada vez más refinadas.

(swissinfo.ch)

Suiza dispone de otro centro de formación para los profesionales de la banca, justicia y policía que luchan contra los delincuentes de cuello blanco.

El crimen financiero es cada vez más complejo. Tanto que su detección requiere una formación específica.

Hace dos años las Altas Escuelas de Gestión de Neuchâtel y de Lucerna lanzaban los primeros cursos de postgrado en el ámbito de lucha contra el crimen financiero. La de Lucerna acaba de otorgar el diploma a unos 21 suizos de expresión francesa y 43 de expresión alemana, que han concluido el ciclo de estudios.

Esta nueva formación es una pieza clave en la política que han adoptado las autoridades helvéticas para combatir la delincuencia de cuello blanco.

Los cursos se dirigen a los profesionales que trabajan en sectores como la banca, las agencias fiduciarias, la justicia o la policía.

Acorralados por las crecientes críticas en el extranjero, las autoridades suizas han endurecido las leyes contra el blanqueo de dinero, el fraude y la corrupción.

“Los delincuentes económicos tienen aptitudes especiales”, señala Adrian Lobsiger, responsable de los cursos en Lucerna. “Y para luchar contra ellos necesitamos gente que disponga de las mismas aptitudes”, precisa.

Investigadores privados

Los diplomados han cursado asignaturas tan específicas como el desvío de capitales por parte de altos ejecutivos, la evasión fiscal, la cibercriminalidad, el espionaje económico o el blanqueo de dinero en el mundo del fútbol profesional.

Aunque el curso se dirige principalmente a profesionales del sector público, Lobsiger afirma que varios de los participantes provienen del sector privado. “Hemos tenido estudiantes que trabajaban en bancos, aseguradoras, agencias fiduciarias y bufetes de abogados.”

Las instituciones financieras suizas tienen un papel crucial en la detección de delitos como son el blanqueo de dinero y la criminalidad económica.

Los bancos están obligados por ley a tener amplias bases de datos e instalar sistemas electrónicos que permitan divisar los fondos de procedencia ilícita.

El UBS, el mayor de los bancos helvéticos, por ejemplo, dispone de una lista de 200.000 personas con altos cargos políticos en el mundo, así como de sus familias y socios.

Preservar la buena reputación

Para Adrian Lobsiger, Suiza no tiene otra alternativa, sino la de intensificar las medidas de lucha contra la delincuencia de cuello blanco, si quiere preservar su buena reputación como centro financiero.

Susanne Pälmke es procuradora federal y acaba de finalizar el curso de postgrado en Lucerna. “Investigar y combatir el crimen financiero me ha apasionado siempre, pero era consciente de que carecía de conocimientos suficientes para hacerlo de manera adecuada”, confiesa.

“Terminé Derecho hace más de 12 años en la Universidad de Zúrich. Y claro está que la criminalidad económica no fue precisamente el tema principal de la carrera”, agrega.

Nuevos desafíos

La nueva formación contribuirá a consolidar los esfuerzos que se realizan en Suiza para combatir la delincuencia financiera. Otra cosa es si las autoridades podrán perseguir los delitos transfronterizos.

La globalización, en general, e Internet, en particular, han creado nuevos campos de actuación para los delincuentes. Y las técnicas que utilizan tardarán años en conocerse.

“Siempre vamos un paso por detrás frente a unos delincuentes cada vez más profesionales y con mayores aptitudes”, explica Adrian Lobsiger. “Pero también las nuestras están aumentando.”

De hecho, tanto Adrian Lobsiger como Susanne Pälmke coinciden en destacar un punto: cuando se habla de criminalidad económica es difícil prever cuál va a ser el próximo “gran desafío”.

Si hoy los esfuerzos se centran, por ejemplo, en combatir el blanqueo de dinero o el terrorismo, entre tanto las redes de cibercriminales pueden actuar tranquilamente.

Escuela única en el mundo

Adrian Lobsiger sostiene que es imprescindible reforzar las legislaciones contra estos delitos en el mundo entero.

“Llegará un día en que las diferencias legislativas habrán desaparecido, pero lo más importante es que se apliquen las reglas”, subraya.

Si bien otros países consagran enormes esfuerzos a la formación de policías y magistrados en materia de crímenes financieros, Adrian Lobsiger considera los cursos que se imparten en Suiza son únicos en su género.

“Trabajamos estrechamente con los institutos y profesores universitarios. Pero nuestra fortaleza es que la mayoría de los docentes son profesionales que disponen de experiencia práctica. No creo que exista una escuela como ésta en el mundo”, concluye.

swissinfo, Jacob Greber
(Traducción: Belén Couceiro)


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×