Acuerdo de comercio humanitario Suiza-Irán

Los actos conmemorativos del primer centenario de las relaciones diplomáticas entre Irán y Suiza se aplazaron debido a la COVID-19, pero también lo ha hecho el nuevo canal humanitario. Copyright 2020 The Associated Press. All Rights Reserved
Este contenido fue publicado el 29 julio 2020 - 10:54

Los “buenos oficios” de Suiza en las relaciones entre Teherán y Washington han hecho posible la creación de un canal de ayuda humanitaria que permite a las empresas suizas el envío de medicamentos y otros bienes esenciales a Irán a pesar de las sanciones impuestas por EE.UU. Sin embargo, queda por ver en qué medida el acuerdo, ahora aplazado, ayudará al pueblo iraní o a los intereses políticos y económicos suizos.

Este canal, conocido como el “Swiss Humanitarian Trade Arrengement (SHTA)” (Acuerdo de Comercio Humanitario Suizo), ha podido firmarse gracias a los “buenos oficios” de Suiza entre Irán y EE.UU. Se logró en medio de la pandemia del coronavirus, que ha afectado particularmente a Irán, y coincide con el centenario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Irán y Suiza.

Irán es considerado por muchos países como un patrocinador del terrorismo y una potencial amenaza nuclear. Las sanciones lideradas por Estados Unidos desde la revolución islámica de 1979 han tenido graves consecuencias en su economía y ahora se han endurecido bajo la administración Trump.

Pero mientras otros países han optado por romper los lazos diplomáticos, Suiza ha mantenido siempre una política orientada a "hablar con todos los países", como dijo el año pasado a swissinfo.ch la ex secretaria de Estado de Asuntos Exteriores suiza, Pascale Baeriswyl. Además, Suiza representa los intereses diplomáticos de EE. UU. y de Arabia Saudita en Irán, y de Irán en Arabia Saudita y Canadá.

100 años de relaciones diplomáticas

Suiza abrió su primera representación diplomática en Irán (entonces Persia) el 1 de agosto de 1920 y celebra este primer centenario con una serie de actos organizados por la embajada suiza en Teherán. Su objetivo, según el Ministerio de Relaciones Exteriores suizo, es "subrayar la independencia de Suiza, proporcionar una plataforma para comunicar los esfuerzos suizos e involucrar a Irán en el intercambio global".

Entre los actos hasta ahora realizados ha habido una semana de cine suizo en un centro cultural de Teherán en noviembre pasado y una exhibición de documentos de archivos iraníes y suizos que "ilustran las relaciones bilaterales", inaugurada en diciembre, pero aplazada posteriormente y puesta después online debido a la COVID-19.

Inicialmente previsto para desarrollarse desde agosto de 2019 hasta finales de julio de 2020, el programa se amplía ahora a septiembre debido a la pandemia. Entre otros eventos habrá una conferencia sobre ciencias de la tierra, que según el Ministerio de Asuntos Exteriores "destacará el papel de los geólogos suizos en el desarrollo de la geología en Irán y en el descubrimiento de yacimientos petrolíferos".

End of insertion

Acuerdo de comercio humanitario

Suiza mantiene sus lazos con Irán al más alto nivel. El presidente iraní, Hassan Rouhani, visitó Berna en 2018 y en mayo de 2020, Simonetta Sommaruga, a quien corresponde este año ocupar la presidencia rotativa de Suiza, habló por teléfono con Rouhani.

"Con ocasión del centenario de la presencia diplomática de Suiza en Irán, hemos hablado de asuntos bilaterales, de la pandemia y de nuestro acuerdo para la exportación de bienes humanitarios", tuiteó Sommarruga.

Washington anunció el 27 de febrero que el SHTA estaba "completamente operativo", pero la Agencia privada de noticias Tasnim de Irán (prorégimen) publicó un artículo el 9 de mayo con el título "Irán no recibe nada del canal humanitario suizo". En dicho artículo se afirmaba que el "estado moribundo del canal contrasta con la fanfarria con la que el régimen de Trump lo anunció" y que "observadores expertos aseguran que la forma en que está estructurado el canal supone una carga considerable para las empresas que pretenden vender suministros humanitarios a Irán".

Se culpa al virus

Interrogado sobre la operatividad del SHTA, el Ministerio de Relaciones Exteriores suizo atribuyó su retraso al coronavirus.

"Desafortunadamente ha habido retrasos debido a la COVID-19", declaraba un portavoz del ministerio  en un correo electrónico del 13 de julio a swissinfo.ch. “Las empresas interesadas, particularmente en el sector farmacéutico, han tenido que hacer frente repentinamente a otras prioridades. Sin embargo, también quisiéramos destacar que varias compañías ya han sido aprobadas y que las primeras transacciones deberían llevarse a cabo en breve”.

El ministerio había informado en junio que "las empresas suizas exportadoras y comerciales interesadas se encuentran en proceso de recopilar la información y los documentos necesarios y prepararlos para presentarlos a la SECO (Secretaría de Estado de Economía de Suiza). Si el examen de la documentación es superado con éxito, las compañías pueden comenzar a realizar las transacciones".

Por su parte, la SECO declinó decir qué compañías habían sido aprobadas o facilitar más detalles. Sin embargo, las operaciones de prueba del canal se iniciaron en enero, y el gigante farmacéutico suizo Novartis suministró a Irán medicamentos contra el cáncer por valor de 2,3 millones de euros (2,4 millones de francos suizos), así como también medicamentos necesarios para los trasplantes de órganos.

“En beneficio de los pacientes iraníes, Novartis ha trabajado con las autoridades suizas y estadounidenses y con el Banque de Commerce et Placements (un banco suizo) para lograr una primera transacción del canal de pago por el envío de tres medicamentos vitales: Sandostatin LAR (utilizado para tratar ciertos tipos de cáncer), Myfortic y Neoral (ambos inmunodepresores)", ha indicado Novartis a swissinfo.ch.

Pero la empresa farmacéutica se negó a dar más detalles, agregando solo que "el lanzamiento en la primavera de 2020 del canal de pago suizo para envíos comerciales de productos farmacéuticos puede mejorar el acceso de los pacientes iraníes a esos medicamentos al aumentar la previsibilidad y la estabilidad del suministro futuro de medicamentos a Irán".

Facilitar el pago

Según la Secretaría de Estado de Economía suiza, el SHTA es un mecanismo de pago que permite la entrega de bienes humanitarios a Irán y está "disponible para las empresas suizas en los sectores alimentario, farmacéutico y médico". Tal y como dispone el SHTA, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos proporcionará a los bancos implicados las garantías necesarias para que las transacciones financieras pueden procesarse de acuerdo con la legislación de Estados Unidos".

Este acuerdo se produjo a raíz de la retirada de la administración Trump del acuerdo nuclear con Irán.

"Desde que EE. UU. se retiró del acuerdo nuclear con Irán en mayo de 2018 y reintrodujo sanciones unilaterales, se ha vuelto cada vez más difícil para los exportadores suizos suministrar bienes humanitarios a Irán, aunque en principio estos envíos no están sujetos a sanciones de EE. UU.", explicaba la SECO en un comunicado de prensa el 27 de febrero pasado. “Debido a los riesgos legales asociados con las sanciones impuestas por Estados Unidos, casi ninguna institución financiera estaba dispuesta a actuar como canal de pago con Irán. Los pocos canales de pago restantes eran caros, complejos y poco confiables”.

Irán lleva décadas sufriendo sanciones económicas, a las que ahora se suma la pandemia, y se supone que este acuerdo debe garantizar que "los bienes humanitarios continúen llegando al pueblo iraní", como afirmó el pasado 27 de febrero el secretario del Tesoro de EE.UU., Steven Mnuchin. Queda por ver si finalmente este acuerdo será un éxito y quién se beneficiará más: el pueblo iraní o las empresas suizas.

Compartir este artículo