Navigation

Alegato suizo en favor de reformas en la ONU

Samuel Schmid durante su alocución, este jueves, en Nueva York. Keystone

A juicio de Suiza, la creación de un nuevo Consejo para los Derechos Humanos debe ser una prioridad de la ONU.

Este contenido fue publicado el 16 septiembre 2005 - 11:08

Ante los líderes del mundo, reunidos en Nueva York, el presidente de la Confederación, Samuel Schmid, abogó por un Consejo de Seguridad más representativo.

En su discurso pronunciado este jueves (15.09) en el marco de la 60 Asamblea General de las Naciones Unidas, el presidente de la Confederación Helvética, Samuel Schmid, señaló que Suiza está satisfecha con los avances tendientes a la creación de un Consejo para los Derechos Humanos.

Berna está decidida a mantener sus esfuerzos para concretizar este proyecto de iniciativa suiza.

El Consejo para los Derechos Humanos remplazaría a la actual Comisión de Derechos Humanos de la ONU. El nuevo órgano sesionaría de manera permanente, lo que le permitiría una mayor eficacia en la gestión de las grandes crisis.

"Para el establecimiento de este Consejo debemos adaptar la arquitectura de la ONU a la importancia primordial de los derechos humanos, con el mismo rango del desarrollo, la paz y la seguridad", declaró Samuel Schmid.

"Para Suiza, el nuevo órgano tendrá que ser más legítimo y más eficaz; tener una posición más elevada que la actual Comisión de Derechos Humanos en la jerarquía de la ONU y tener sede en Ginebra", añadió.

Reforma de la ONU

El presidente de la Confederación Helvética abogó asimismo por una reforma en la organización mundial. A su juicio, tal reforma es imperiosa para darle "mayor eficacia, más transparencia y más solidaridad", de manera que se permita a la ONU encarar los retos del mundo actual.

"También consideramos necesario que el Consejo de Seguridad sea más representativo, y que reforme sus métodos de trabajo para una mayor transparencia que facilite la interacción con los no-miembros del Consejo", precisó.

Los Estados están muy divididos en lo que se refiere a la propuesta de ampliar el Consejo de Seguridad cuya estructura actual es de 15 miembros, 5 permanentes (Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos, China y Rusia) y 10 miembros temporales.

En su discurso, Samuel Schmid evocó en dos ocasiones la necesidad de respetar el derecho internacional público, tanto en el marco de la resolución de conflictos como en el de la lucha contra el terrorismo.

Para Suiza -depositaria de las Convenciones de Ginebra-, el recurso a la fuerza sigue siendo excepcional. En esa línea, el presidente helvético expresó su beneplácito por la creación de una Comisión para la consolidación de la paz.

Samuel Schmid reafirmó el apoyo de Suiza a las operaciones de mantenimiento de la paz y a la lucha contra el terrorismo, así como su oposición a la proliferación de armas de destrucción masiva, sobre todo de las armas nucleares.

Ayuda al desarrollo

En referencia a la ayuda al desarrollo, Samuel Schmid señaló que todos deben aumentar y coordinar sus esfuerzos para concretizar los Objetivos del Milenio en materia de respaldo al desarrollo.

Esos objetivos incluyen especialmente reducir a la mitad los índices de la pobreza extrema y de la mortalidad infantil, así como frenar la propagación del SIDA, de aquí al 2015.

No obstante, Suiza ha sido criticada recientemente por las organizaciones no gubernamentales. La ONU demanda que los países industrializados consagren 0,7% de su Producto Interior Bruto (PIB) a la ayuda al desarrollo. Suiza no llegará a esa meta.

Ante la ONU, Samuel Schmid se mostró confiado. "La ayuda al desarrollo será una de las pocas líneas del presupuesto nacional que crezca en los próximos años, con un aumento total de 8% para el periodo 2005-2008", indicó. El presidente añadió que Suiza planifica incrementar ese porcentaje después de la fecha señalada.

"Desde hace unos treinta años, Suiza proporciona ayuda, con carácter prioritario, a los países más pobres. Actualmente destinamos casi la mitad de esa ayuda a África, orientación que pensamos mantener de modo determinante en el futuro", concluyó.

swissinfo, Adam Beaumont, New York
(Traducción, Juan Espinoza)

Contexto

150 jefes de Estado y de gobierno participan en la Cumbre de la ONU, en Nueva York, la más grande de su historia, y que conmemora el 60 aniversario de la organización mundial.

Se espera que la ONU adopte este viernes una declaración que incluiría cierto número de iniciativas como el establecimiento de un nuevo cuerpo de derechos humanos, una comisión para la paz y la obligación de proteger a las poblaciones civiles del genocidio, los crímenes de guerra y la 'púrificación étnica'.

Pero la declaración -cuyo contenido consiguió un acuerdo de último momento tras meses de tergiversaciones-, no propone un enfoque común sobre la no proliferación de armas de destrucción masiva ni sobre una nueva definición de terrorismo. Tampoco permite esperanza alguna a los países pobres en términos de ayuda y de comercio.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.