Alga asesina amenaza biodiversidad marina

Hace 15 años que el alga voraz invade las aguas mediterráneas. Keystone

Dos biólogos de la Universidad de Ginebra identifican el ADN de la "caulerpa taxifolia", alga invasora que ha colonizado suelos del Mediterráneo y del Pacífico, y que podría extenderse a otras mares.

Este contenido fue publicado el 21 noviembre 2000 - 12:00

Según los expertos, el alga apareció hace 20 años en el acuario de un zoológico alemán de donde habría pasado a Mónaco. Otras versiones hablan de Australia. La amenaza del alga "caulerpa taxifolia" se hizo evidente hace 15 años, cuando empezó a invadir aguas del Mediterráneo, frente a las costas de Francia, Italia, Croacia y la isla española de Mallorca.

El vertiginoso y voraz desarrollo del alga asfixia a las otras especies de fauna y flora marinas. Resiste a las bajas temperaturas y a la contaminación y se fija con facilidad en suelos rocosos o arenosos.

Hasta hoy, ya ha colonizado más de 6.000 hectáreas en el Mediterráneo y le han bastado sólo 3 años para invadir otras 23 en el Pacífico, frente a California, en la Bahía de Huntington.

Jan Pawlowski y Olivier Jousson, biólogos de la Universidad de Ginebra, han identificado genéticamente el alga asesina. Hace dos años examinaron varias muestras de la especie provenientes de distintos puntos del Mediterráneo y descubrieron que eran idénticas.

Ahora confirman que la variedad hallada frente a California pertenece a la misma cepa europea.

"Crece tan rápido y cubre tan densamente los substratos que elimina todas las especies naturales nativas creando una gran pobreza o una ausencia de biodiversidad en los fondos marinos", explica a swissinfo Olivier Jousson.

Al reducir la biomasa sobre las superficies colonizadas la "caulerpa taxifolia" no sólo representa un peligro ecológico, sino un riesgo económico, indican los especialistas.

Olivier Jousson recuerda que hay una población tropical de esta familia de algas en el mar Caribe, en el Mar Rojo y en el sudeste asiático, pero que no tienen el carácter invasor de la "caulerpa taxifolia".

El biólogo confirma que el alga podría extenderse a otros mares vecinos. "Como es muy común en acuarios públicos y privados, basta con que se escape un fragmento para que comience a proliferar", añade.

En un artículo publicado recientemente en la revista "Nature", los biólogos de la Universidad de Ginebra formulan un llamado para erradicar el alga antes de que se propague de una manera incontrolable.

"Sumergirse e inspeccionar las aguas costeras son los únicos métodos para detectar el alga", agrega Olivier Jousson. El científico recuerda que la forma de erradicarla es arrancándola a mano o empleando algunos productos, y advierte que aún se puede actuar fácilmente cuando las superficies invadidas no sobrepasan los 5.000 o 10.000 metros cuadrados.

Con fondos de la Unión Europea se siguen elaborando mapas de la trayectoria del alga asesina y buscando medios para combatirla. Los biólogos de la Universidad de Ginebra siguen investigando sobre el origen natural de la "caulerpa taxifolia", una especie de planta capaz de convertir los fondos marinos en un inmenso monocultivo.

Jaime Ortega

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo