Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Ante derrumbamiento del proceso de paz en Colombia

En Colombia no hay renuncia al lenguaje de las armas.

(Keystone Archive)

El reciente programa 'Suiza para la Promoción de la Paz en Colombia' (SUIPPCOL) arroja una luz de esperanza.

La situación se torna cada vez más compleja en momentos en los que se prevé una fuerte intensificación del conflicto colombiano por la ruptura de las negociaciones entre el Gobierno de este país y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Apenas inaugurado en noviembre del pasado año y aún pendiente de hacer su presentación pública, el novedoso programa suizo (SUIPPCOL) se enmarca precisamente en el fortalecimiento de la sociedad civil colombiana, frente a un conflicto que se alarga ya más de 40 años.

Papel de Suiza

Según Peter Stirnimann, Coordinador del programa (SUIPPCOL), el papel que juega Suiza en la mediación del conflicto colombiano se centra principalmente en tres niveles complementarios: el diplomático, a través de la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) y, con este nuevo programa, se fortalecería otro nivel: la sociedad civil.

Este aspecto cobra gran importancia en el contexto de un conflicto armado de las características del colombiano, en el que la situación de guerra -en especial desde 1998- ha logrado polarizar cada vez más a los actores armados por un lado y fragmentar a su vez a la sociedad civil. Ambas estrategias: fragmentar y polarizar son viejas fórmulas que se aplican como una logística de guerra.

Un enfoque diferente

En este sentido, SUIPPCOL, coordinado por la Coalición Suiza de Agencias de Desarrollo: Swissaid, Acción Cuaresma Pan para todos, Helvetas y Caritas, con sede en Berna, en conjunto con varias ONGs suizas que desarrollan proyectos en Colombia desde hace años: Grupo de Trabajo Suiza-Colombia, Caritas Suiza, Acción Cuaresmal, HEKS, Swissaid, Amnistía Internacional Suiza, y además el Instituto de Etnología de la Universidad de Berna, aporta una novedosa y muy necesaria fórmula para la mediación y resolución del conflicto colombiano. Fórmula que cobrará importancia creciente en momentos en los que ya se pronostica, según los analistas, una expansión de los escenarios de guerra en Colombia.

Si bien el Gobierno suizo viene apoyando una solución negociada del conflicto en Colombia e interviniendo diplomáticamente con los principales grupos armados; Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y Ejército de Liberación Nacional (ELN), el reciente programa suizo (SUIPPCOL) contribuye con otro enfoque, que normalmente, se excluye en los procesos de paz o negociación pues se centran principalmente en los grupos beligerantes.

De ahí la gran importancia que adquiere una propuesta como la del programa (SUIPPCOL); su trabajo con y para la sociedad civil, más aún en estos críticos momentos en los que se rompe el denominado proceso de paz. La pregunta que surge entonces de inmediato es, de qué manera afectará a la sociedad civil esta nueva situación de intensificación del conflicto colombiano. En un país en el que ya desde 1999 cualquier residente en Colombia es objetivo militar, retomando las palabras que pronunciara entonces el Cónsul Honorario de España en Medellín; D. Genaro García.

Este eco ya se ha hecho sentir en Colombia, pues a las 10:00 de la mañana de este jueves, la Red Nacional de Iniciativas Ciudadanas por la Paz y contra la Guerra: REDEPAZ, ha convocado una movilización frente a la sede de Naciones Unidas en Bogotá para defender la negociación política del conflicto armado y sobre todo para exigir la defensa y la protección de la sociedad civil, completamente inerme y desprotegida en el contexto de guerra que afronta. Además principal víctima del conflicto.

Prioridad: la sociedad civil organizada

Ahora bien; ¿cómo pretende fortalecer a la sociedad civil colombiana el programa SUIPPCOL? Peter Stirnimann, Coordinador del programa destaca que será a través de una cooperación política y financiera cuyos principales objetivos consisten en: desescalar la guerra, promover los diálogos de paz, respetar el Derecho Internacional Humanitario (DIH) y los Derechos Humanos (DD.HH), lograr una solución política negociada del conflicto armado, introducir reformas sociopolíticas para la equidad social, apoyar la constitución de un Estado de derecho social y democrático y fomentar el desarrollo de una nueva cultura de paz.

El trabajo de SUIPPCOL, en el contexto actual de recrudecimiento y escalada del conflicto colombiano, para la protección y las garantías mínimas de la sociedad civil es fundamental, en un momento en el que según los expertos, se avecina uno de los trances más difíciles para Colombia.

Marina Gartzia


Enlaces

×