Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Aplican modelo suizo sobre drogas

Cargamento de droga incautado por las autoridades alemanas en el 2001.

(Keystone Archive)

Siete ciudades alemanas buscan reducir el número de muertes derivadas de la toxicomanía, con la instrumentación de una estrategia helvética.

Las ciudades de Hamburgo, Hannover, Colonia, Bonn, Francfort del Meno, Karlsruhe y Munich iniciaron este viernes un proyecto piloto para reducir la cifra de muertos por consumo de droga en Alemania, emulando el sistema de "Suministro de heroína" que se ha llevado a cabo con gran éxito en Suiza.

'Heroína bajo receta médica' se titula el audaz programa, de inspiración helvética, y todavía rechazado por su liberalidad en muchos países de Europa, en el que las autoridades alemanas han puesto todas sus esperanzas para sustituir paulatinamente el clásico 'Plan nacional de lucha contra la droga' que ha regido hasta el presente, pero sin grandes progresos.

La comisionada gubernamental alemana sobre el tema del consumo de drogas, la socialdemócrata Marion Caspar-Merk, dio comienzo al programa piloto que se extenderá durante tres años y alcanzará a 1.120 heroinómanos, fuertemente dependientes y carentes hasta ahora de asistencia oficial.

La primera fase del plan, que concluirá en julio próximo, está dedicada a la selección de los drogadictos mientras que la segunda parte, a la distribución de la droga. La mitad de los participantes, esto es 560 drogadictos, recibirá heroína controlada, y la otra mitad, que fungirá como grupo de control, recibirá metadona, un sustituto de la droga.

Estabilizar para reintegrar

El objetivo del programa es estabilizar en primer término el estado de salud de los dependientes y en segundo lugar reintegrarlos socialmente y, en el mejor de los casos, laboralmente.

El año pasado se logró "una estabilización de la cifra de fallecimientos por consumo de estupefacientes en Alemania, pero lamentablemente a niveles todavía elevados", señaló Caspar-Merk, al presentar las últimas estadísticas.

En 2001 murieron 1.735 personas frente a las 2.023 que perdieron la vida en 2000, fundamentalmente por consumir drogas adulteradas.

El leve descenso de las cifras se debió fundamentalmente a una mejora de la atención en los servicios médicos de urgencia y a la apertura de locales especiales en muchas ciudades para que los drogadictos puedan inyectarse heroína conseguida por ellos mismos, bajo vigilancia facultativa. Se calcula en 120.000 el número de personas que consumen opiáceas en Alemania.

Otras dependencias

El programa "Heroína bajo receta médica" se inscribe en un ambicioso plan de acción titulado 'Droga y vicio', que no solamente se propone reducir el consumo de estupefacientes en Alemania, sino también el de tabaco y alcohol. Anualmente fallecen en Alemania 100.000 personas por ingestión de nicotina y 40.000 por abusos en el consumo de bebidas alcohólicas.

El modelo helvético de prevención y limitación de los perjuicios causados por la dependencia a las drogas (delincuencia y transmisión de enfermedades) es todavía visto como "una provocación" por muchos países europeos, afirmó por su parte el director de la Agencia Federal de Salud de Suiza, Ueli Locher.

Los países, como Gran Bretaña y Suecia, que aplican hasta ahora una política exclusivamente represiva en la lucha contra el consumo de drogas no han conseguido avanzar en este sentido ni controlar el narcotráfico. La cifra de muertos crece en estos países, mientras se estabiliza en Suiza y Holanda, que han optado por una política liberal.

En Suiza, desde 1994, la cifra de fallecimientos de adictos a la droga se mantiene inalterada y durante algunos años de este periodo registra descensos. El asunto es más grave en países como Italia, Luxemburgo, Portugal y Gran Bretaña, donde ocho de cada 1.000 personas, de entre 15 y 64 años de edad, consumen heroína. En Alemania la cifra es de tres por cada mil habitantes.

Juan Carlos Tellechea, Berlín


Enlaces

×