Arosa, el pueblo de las vacaciones "todo incluido"

El Aelplisee, en los Alpes de Arosa: bienvenidos al parque alpino. (foto: swiss-image) Swiss-Image

Teleférico, estacionamiento, transporte público, museos, pista de patinaje y playa. Todo gratis. Unica condición: alojarse en Arosa, en un departamento o en una carpa.

Este contenido fue publicado el 15 julio 2004 - 08:38

Introducido en el verano del 2003, la 'Arosa card' es una solución 'todo incluido' que ha tenido mucha aceptación. Una primicia en los Alpes suizos.

Es "senacional", destaca Hans-Kaspar Schwarzenbach, autor de la idea y director de la Oficina de Turismo de Arosa, cantón de los Grisones, en la Suiza romanche.

El precio de ida y vuelta en un teleférico supera amenudo los 60 francos, mientras que en Arosa basta con alojarse en un camping por 10 francos la noche y tener todo gratis.

Se puede subir al monte Weisshorn, que se encuentra a 2.650 metros o a la cima del Hörnli a 2.500 metros. Y si uno prefiere el agua, atravesar en bote a pedales los dos lagos del pueblo alpino; o visitar los museos.

Todo está incluido en el precio del alojamiento, independientemente de la categoría del hotel (departamento o camping) por el que se optó. “Es como si el turista entrara en un parque alpino: paga un boleto de entrada y todo es gratuito,” agrega Schwarzenbach.

Aprobación de Suiza Turismo

La oferta introducida por primera vez en el 2003 es válida solamente en el verano. Es ejemplo único en Suiza, en todo el arco de la región alpina.

Varios pueblos adoptaron el principio ‘todo incluido’, afirma el director de Arosa Turismo. “Pero en otras partes las facilidades son reservadas sólo a los clientes de los hoteles o se obtienen pagando un abono. Nosotros optamos por la oferta máxima”.

La idea nació en el 2000 e implicó un gran trabajo de convencimiento de otros participantes, entre los cuales la comuna de Arosa y los propietarios de los teleféricos. Según Suiza Turismo, el ente turístico nacional, el modelo “vale la pena”.

“Aprobamos la iniciativa de ese tipo, señala Silvia De Vito, portavoz de Suiza Turismo. “La tarjeta ‘Arosa-card’ parece una solución acertada: se benefician los huéspedes, cuyas vacaciones se simplifican; y la localidad turística, que se vuelve más atractiva”.

Record del verano

En efecto, las cifras del último verano hablan por si solas. Mientras a escala nacional las pernoctaciones disminuyeron el 3,3%, la clientela en los hoteles de Arosa aumentó 14.9%.

Cierto, el verano 2003 se caracterizó por el buen tiempo y las temperaturas tropicales, a tal punto que los albergues de montaña cerraron la temporada con un aumento del 9.5% de turistas.

Pero en Arosa el asunto fue mejor. Efectuamos una encuesta entre los turistas, y sus respuestas fueron positivas”, recuerda Hans Kaspar Scharzenbach. Las estaciones de veraneo helvéticas no tardaron en manifestar su interés por la propuesta desarrollada en Arosa.

“Después de la publicación de los resultados obtenidos en el verano pasado, varios responsables de esos centros me contactaron para pedirme información acerca del funcionamiento de la tarjeta ‘Arosa-card’”, subraya el director.

Pero hasta ahora, ninguna otra estación turística introdujo este modelo. En el cantón de los Grisones todos esperan un verano positivo. “Veremos. Por el momento no hacemos previsiones, pero tenemos confianza, el balance y la comparación con la competencia la haremos sólo en septiembre”, concluyó.

swissinfo, Marzio Pescia
(Traducción: Alberto Dufey)

Datos clave

La 'Arosa-Card' es gratuita para los turistas que se alojen una noche en el pueblo.
En el verano 2003, 250.000 turistas pernoctaron en Arosa (+14%), mientras que a nivel nacional bajó 3%.

End of insertion

Contexto

El financiamiento de Arosa-Card:
La tasa de estadía ha sido aumentada (6 francos diarios). La mitad se redistribuye a los socios de Arosa-Card. Con el aumento de los turistas que repercute en la cifras de negocio de los restaurantes de montaña y andariveles.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Compartir este artículo