Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Arquitectura invisible

Installation circus, 2004, collectif_fact.

(ccsparis.com)

El Centro Cultural Suizo de París presenta una exhibición con prácticas artísticas inspiradas en pequeños detalles imperceptibles de la vida cotidiana, pero que son determinantes para el medio ambiente que nos rodea.

Una arquitectura presentada como un espacio que se transforma.

Durante el siglo XX se han registrado dos mutaciones fundamentales en la vida de los cinco continentes: la globalización y las alteraciones del clima en todos los puntos del planeta.

Estos cambios universales han repercutido de manera decisiva en la forma de concebir el espacio que ocupa el hombre moderno.

El Centro Cultural Suizo de París, presenta una exhibición con prácticas artísticas inspiradas en pequeños detalles imperceptibles de la vida cotidiana, pero que son determinantes para el medio ambiente que nos rodea.

La alternancia entre lo cercano o lo apartado, el día o la noche, el invierno o el verano, la claridad o la oscuridad, a la que se está tan acostumbrado, no define más el espacio arquitectónico actual, sino que se trata de llegar a una continuidad climática global permanente.

Como ejemplo está el trabajo de Philippe Rahm, de Lausana, que se presenta junto con el de 5 empresas en un proyecto llamado "arquitectura invisible", en el cual se exalta la luz, los fluidos y el aire.

Mismo espacio y misma luz

La arquitectura tiende a proyectarse hoy día en un espacio universal que refleja continuamente un eterno presente, sin estaciones o pausas que lo dividan.

En cualquier lugar del mundo el espacio puede ser el mismo y la temperatura media igual en todos los puntos del universo, a través de una red de informaciones y conexiones simultáneas. También la intensidad de la luz puede cruzar las fronteras y ser la misma de un punto a otro del planeta.

Las propuestas hechas por Philippe Rahm y las de las cinco oficinas arquitectónicas que lo acompañan en esta muestra, como Bauart (Suiza), Cero 9 (España), Dominique González-Foerster (Francia), Diller+Scofidio (USA), Fabric l Ch (Suiza), persiguen en sus proyectos crear un ambiente más eficaz para el hombre.

Para estos estudiosos y urbanistas la arquitectura no es concebida como una representación monumental, sino como un espacio que se transforma en tiempo, en temporadas y días en las que el individuo vive allí libremente, sin estar sujeto a los ritmos astronómicos del exterior.

La arquitectura es el instrumento que les permite producir un ambiente continuo en el espacio y en el tiempo; de este modo, el norte y el sur se acercan, así como el centro se aproxima a la periferia. Las distancias se borran y el clima también.

Esta manera de construir, abstracta, puede decirse, genera un tiempo que corre a través de un espacio vacío, según la densidad química del ambiente o de las vibraciones electromagnéticas del lugar.

Nueva noción del hábitat

La agencia Bauart de Suiza, por ejemplo, tiene como principal objetivo edificar con materiales diversos como la madera, el cristal, etc., pero siempre en total acuerdo con el medio ambiente que rodea a la construcción.

El lenguaje arquitectónico que distingue a esta empresa es la simplicidad y la pureza de sus ambientes, como el llevado a cabo en la Sunfactory en Tramelan.

En esta obra la producción de energía eléctrica se hizo aprovechando la energía solar, y el recubrimiento con cristal en la mayor parte del edificio dio por resultado una temperatura dulce y placentera, similar al clima de Ascona.

Otra es la Facbric l Ch que transformó en 2004 la sede de la compañía suiza Nestlé, Vevey, haciendo de su espacio un punto de convergencia luminosa, sin variaciones de temperatura y con un ambiente confortable. El clima en este ámbito es estivo y contrasta con el frío invernal real del exterior.

Arquitectura de atmósferas

En una sala de esta exposición se presenta "Noche austral" (2005) de Philippe Rahm. Consiste simplemente en la proyección de una luz, que va de un verde intenso a un violeta pálido, en medio de un cuarto oscuro.

Esta fuente luminosa fue captada, en tiempo real, en Melbourne y corresponde a los días del otoño australiano para después proyectarse, a través de un monitor, sobre el muro de esta habitación.

Asimismo, en el patio del Centro Cultural Suizo aparece "Primavera continua" (2005) obra de Philippe Rahm. Se trata de lámparas extremadamente potentes instaladas en el vacío a 3 m. de altura sobre el suelo. Las lámparas reproducen el espectro de la luz del día, formando una capa luminosa, la cual se adapta a las variaciones lumínicas del exterior.

De esta forma, se obtiene una primavera continua durante todo el período que dure la exposición. Incluso en la noche las luces permanecen encendidas para lograr un buen día de mayo duradero, estupendo y primaveral lleno de luz y de calor.

Por último, en colaboración con Diller Scofidio+Renfro, Philippe Rahm presenta "Bluir Building", proyecto para el pabellón de la Expo 02 realizado en Yverdon-les Bains. Se trataba de una estructura de 24,000 m2 en la que se producía, con el agua del lago de Neuchâtel, una fina bruma en la que se perdían las dimensiones o referencias del espacio.

Este tipo de arquitectura invisible que se produce actualmente, ha llegado a crear un espacio en común con un tiempo compartido por todos. La exhibición del Centro Cultural Suizo de París terminará un cálido 15 de mayo de 2005.

swissinfo, Araceli Rico

Datos clave

Uno de los expositores, Philippe Rahm, de Lausana, encabeza un proyecto llamado

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes