Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Atenas festeja a Bernard Tschumi

Bernard Tschumi frente a la entrada del Museo de la Acrópolis.

(Keystone)

El Nuevo Museo de la Acrópolis, diseñado por el arquitecto suizo Bernard Tschumi, y construido sobre pilotes en el sitio arqueológico ateniense, será inaugurado este sábado. El responsable helvético de la Cultura, Pascal Couchepin, asistirá a la ceremonia.

Depurado, elegante, el nuevo museo extiende sus líneas horizontales al pie de la Acrópolis, exactamente bajo el templo del Partenón. El edificio incluye tres planchas, "una base, un medio, un capitel", explica el artista francosuizo Bernard Tschumi a la agencia suiza de noticias ATS.

"Se pretende minimalista y contemporáneo", añade al arquitecto. "Era necesario poner en escena las esculturas, sin entrar en competición con ellas". Muy presente, el cristal permite recibir un máximo de luz natural.

La estructura es de hormigón "enarenado, por lo tanto muy mate". "Las esculturas reflejan la luz, el hormigón la absorbe, lo que supone que las esculturas son muy visibles y muy bellas", festeja Bernard Tschumi.

Un ministro feliz

El consejero federal Pascal Couchepin, Ministro de Interior y responsable del rubro de la Cultura, celebra el hecho de que uno de sus últimos viajes oficiales tenga lugar en Grecia, en ese terreno cultural, y con una dimensión suiza gracias a la nacionalidad del arquitecto, según declaró a swissinfo.ch.

Mañana sábado (20.06), en la inauguración de esta "joya", según las palabras del ministro griego de Cultura, Antonis Samaras - una joya de 25.000 metros cuadrados y que habrá costado 130 millones de Euros – una veintena de países europeos y mediterráneos estarán representados por sus jefes de Estado o de Gobierno.

La otra mitad de la friso

La joya del museo, el ilustre friso que adornaba el Partenón, se encuentra en una suerte de "estuche de vidrio" que reposa en los dos pisos inferiores del edificio.

"El friso narra una historia. La idea era de reconstituirlo en su composición original, tal como había sido escrito", precisa Bernard Tschumi.

Empero, sólo la mitad del friso ha permanecido en manos griegas. El resto se encuentra en el British Museum de Londres, aunque Grecia pide la restitución desde los años sesenta, según el arquitecto. Pero hasta ahora, Atenas sólo ha obtenido réplicas en yeso.

"Por respeto al visitante, rellenamos los espacios vacíos con esos yesos", narra Tschumi. "Se ve bien muy la diferencia entre los bloques originales, con la pátina del mármol, amarillento, a veces negruzco, y las contrapartes muy blancas."

Bernard Tschumi filosofa sobre la cuestión de la restitución del friso por parte de Inglaterra: "La gente del British Museum tiene una visión muy 'Siglo XIX' del problema", dice. "Encuentran que es formidable poder comparar en su museo los estilos de las culturas diferentes."

Calor y terremotos

Dos grandes retos técnicos se planteaban: el calor en un edificio esmaltado, y el riesgo sísmico muy pronunciado en Grecia. Para el cristal, un sistema de puntos permite filtrar la luz sin alterar el color, explica Tschumi. "Pequeños puntos negros frenan la luz, que sigue siendo totalmente pura."

No hay un gran museo sin climatización, destaca el arquitecto. Pero aquí se trata de una técnica de circulación y reciclaje del aire. "Es un edificio a alta calidad medioambiental."

Una suerte de rodamiento de bolas entre el piso de entrada y el resto del edificio permite desplazamientos sin que haya tensiones estructurales demasiado fuertes. Este sistema antisísmico es una de las técnicas más avanzadas que haya en California y Japón, según Tschumi. "Creo que somos el primer edificio en Grecia en utilizarlo."

Un año de instalación

Más de tres años de polémicas - políticas, arqueológicos y de vecindad - precedieron el inicio de los trabajos en 2005, narra Bernard Tschumi. Pero la obra se desarrolló bien más tarde. El año 2008 fue consagrado a la instalación de las esculturas, operación delicada debido a la fragilidad de los objetos.

La oficina de Bernard Tschumi concibió el proyecto con el arquitecto local Michael Photiadis. El coste global, 130 millones de euros (cerca de 200 millones de francos), fueron cofinanciados por Grecia y por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional.

Antoinette Prince, ATS y swissinfo.ch
(Traducción, Marcela Águila Rubín)

La ACRÓPOLIS


Símbolo.
La Acrópolis de Atenas y sus monumentos son el símbolo universal del espíritu y la civilización clásicos, y forman el más extraordinario conjunto arquitectónico y artístico legado por la Grecia antigua al resto del mundo.

Victoria. En la segunda mitad del Siglo V antes del JC, Atenas, a raíz de su victoria sobre los Persas y al establecimiento de la democracia, tomó un ascendiente sobre otros Ciudades-Estado del mundo antiguo.

Pericles. Durante ese período, mientras que el arte y el pensamiento florecían, un grupo excepcional de artistas aplicó los ambiciosos planes de Pericles, estadista ateniense, y transformó, bajo la dirección encendida del escultor Fidias, la colina rocosa en un único monumento de espíritu y artes.

Partenón. Los principales monumentos fueron erigidos en esa época: el Partenón, construido por Ictino, Erecteión, los Propileos, la entrada monumental de la Acrópolis, diseñadas por Mnesicles y el pequeño templo de Atenas Nike.

Unesco.org

Fin del recuadro

BERNARD TSCHUMI

1944: Nace en Lausana.

1969: Obtiene el título de Arquitecto de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (EPFZ).

1970-1981: Enseña arquitectura en Gran Bretaña y Estados Unidos (Universidad de Princeton).

Desde 1982: Dirige la agencia Bernard Tschumi Architects, con oficinas en Nueva York y París.

Algunas realizaciones:

París: Parc de la Villette, 1982

Ginebra: Sede internacional de Vacheron Constantin, 2004

Lausana: Escuela Cantonal de Arte de Lausana, 2007

Lausana: Nueva estación de Flon (Metro), 2008

Nueva York: Blue Tower, 2009

Fin del recuadro


Enlaces

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

×