Navigation

Berna es la capital de los juguetes

Las consolas de vídeo atraen a los niños en Suisse Toy 2004. swissinfo.ch

Suisse Toy, el salón del juego y el entretenimiento más grande de Suiza, está en Bern Expo hasta el domingo. 250 expositores del país y del extranjero muestran sus productos.

Este contenido fue publicado el 23 septiembre 2004 - 18:40

Los impecables modelos a escala de los ferrocarriles nacionales se roban la atención de los visitantes. Las novedades llegan con Lego, Play Station y Yu-Gi-Oh!

Pierre Michel lleva a su hijo Dann a Suisse Toy, el amplio salón del juguete y el entretenimiento, abierto hasta este domingo en Bern Expo. “Con tantas atracciones, es seguro que yo me divertiré más que mi pequeño”, confiesa.

Es verdad. A Michel, cuyo padre era un trabajador ferroviario, el pabellón de los modelos a escala de los Ferrocarriles Federales le hipnotiza. Rieles sobre puentes, locomotoras que se internan en túneles, estaciones en invierno le hacen sonreír nostálgicamente.

Dann, en cambio, arma un robot con varias piezas de Lego. Inmediatamente se cansa del robot y quiere hacer una casa. De repente, el ruido de un carro de carreras a control remoto llama su atención y va a ese pabellón. Su padre sigue hechizado por el mini Inter City.

Este alegre movimiento se registró el miércoles, en el primer día del salón. A lo largo de sus cinco años, la exposición se ha consagrado como un espacio familiar. “Ahora esperamos superar la cifra de visitantes del 2003, que fue de 54.000”, estima René Zücher, director de marketing de Bern Expo.

Para todos los gustos

Bern Expo destina 26.000 m2 para Suisse Toy. Allí, los invitados pueden encontrar desde un avión en espuma flex hasta la última consola de juegos de vídeo. De eso se encargan 250 expositores, quienes organizan los productos en cinco categorías: juegos de vídeo, modelismo, juguetes para niñas, juguetes tradicionales y juguetes para el aire libre.

La mayoría de juguetes se concentra en el edificio 2 de Bern Expo. El recorrido puede iniciarse en los estantes donde los chicos y sus padres pueden pintar, moldear figuras y disfrutar de juguetes artesanales. De allí, la diversión es a control remoto, con coches de Fórmula 1, helicópteros, mascotas robotizadas, etc.

Los adolescentes se detienen en las cartas de Yu-Gi-Oh! y en las consolas de vídeo. Aquí la sensación es Donkey Konga, un sistema de juegos musicales de Nintendo, dedicado a probar las destrezas de los chicos en percusión. Su “avant-premier” europea se realiza en el salón de Berna.

Para los “niños” de 30 años o más, se cuenta con el monopolio suizo, los rompecabezas, las carreras de carros a control remoto, los futbolines. Y para los nostálgicos: sogas para saltar, canicas, patinetas.

Más que un pasatiempo

Una de las consignas de Suisse Toy es que los niños toquen los juguetes, jueguen con ellos, se interesen en saber cómo funcionan. Pues para los organizadores, el juego es más que un pasatiempo.

Según Hanzs Fluri, director de la Academia del Juego y la Comunicación de Brienz, el juego entre los niños evidencia su sensibilidad ante la vida, anticipa sus vocaciones y desarrolla su motricidad, ingenio y relación social.

Las puertas de Bern Expo se cierran a las 18:00. Pero 30 minutos más tarde aún hay niños que quieren seguir jugando. Por eso, sus padres los llevan a los exteriores del lugar, donde hay un miniparque de diversiones y kioscos con juguetes artesanales.

En uno de ellos, con juguetes de América Latina, una pequeña se enamora de un títere tejido en lana, que cabe justo en su dedo índice. Se lo pone y empieza a inventar una historia mientras regresa a casa en el tranvía nueve, por estos días repleto de pequeños que piden a sus padres volver a Suisse Toy.

swissinfo, Iván Flores Poveda

En dos palabras

Suisse Toy es organizado desde hace cinco años.
Juegos de vídeo, juegos de mesa, juguetes para niñas, artesanales y para espacios abiertos son el menú.
54.000 personas asistieron en el 2003.
250 expositores nacionales y extranjeros participan en el salón.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.