Navigation

Buscan acuerdo para controlar arsenales biológicos

El embajador Tibor Toth (centro) presenta el nuevo proyecto. swissinfo.ch

La 5ª Conferencia de Examen de la Convención de la ONU para la Prohibición de Armas Biológicas reanudó sus trabajos.

Este contenido fue publicado el 11 noviembre 2002 - 18:41

Suiza apoya el plan presentado este lunes en Ginebra con vistas a reforzar el control de esos arsenales.

En una operación de rescate para reforzar el control de las armas biológicas, presentaron este lunes en Ginebra un proyecto que incluye reuniones anuales y la adopción de medidas a nivel nacional para evitar que naufraguen los esfuerzos internacionales en ese renglón.

La 5ª Conferencia de Examen de la Convención de la ONU para la Prohibición de las Armas Biológicas reanudó los trabajos que habían sido suspendidos, sin lograr un acuerdo, el pasado 7 de diciembre.Estados Unidos se opuso entonces a las medidas obligatorias de verificación.

El presidente de la reunión que arrancó esta semana, el embajador húngaro Tibor Toth, propuso a los Estados que forman parte de la Convención de 1972 un plan de cinco puntos. "Hay que volver a encontrar el camino de la confianza con medidas concretas", aseguró.

"Esta operación de rescate propone medidas más limitadas, habida cuenta de las profundas divergencias entre los Estados", explicó Toth a la prensa. El plan retoma propuestas hechas por el presidente estadounidense George Bush en noviembre del 2001.

Reuniones anuales

El documento propone establecer reuniones anuales hasta la próxima conferencia de examen a celebrarse en el 2006. Tales encuentros buscarían fortalecer la Convención con "medidas nacionales", incluidas sanciones penales, y mejorar la seguridad de los laboratorios que manejan virus y toxinas.

El proyecto propone también el estudio, desde el 2004, de un dispositivo internacional de respuesta a las alertas a las armas biológicas o por la presencia sospechosa de enfermedades, así como el reforzamiento de la detección de males infecciosos. Para el 2005 contempla asimismo la adopción de un código de conducta para los científicos.

El secretario general adjunto de la ONU para el desarme, Jayantha Dhanapala, pidió a los Estados adoptar este compromiso "en el contexto del resurgimiento de las amenazas terroristas y del creciente peligro que representan las armas de destrucción masiva".

"El empleo del bacilo del carbón (ántrax), como el año pasado en Estados Unidos, no debe seguir impune", afirmó el responsable de la ONU.

Pero el compromiso presentado por Toth no logró la unanimidad. Muchos Estados en desarrollo reclaman medidas en favor de la cooperación técnica y de transferencias tecnológicas, mientras que algunos países industrializados habrían preferido medidas más estrictas de verificación.

Apoyo de Suiza

Suiza apoya el compromiso presentado este lunes, indicó el embajador para los asuntos de desarme, Chriatian Faessler.

"Aun si ese compromiso no es suficiente, lo apoyamos, porque es esencial que continúen las negociaciones sobre las armas biológicas de aquí a la próxima conferencia del 2006", destacó el diplomático suizo.

Faessler recordó que Berna está a favor del fortalecimiento de la Convención de la ONU que prohíbe las armas biológicas. El año pasado, Suiza apoyó el proyecto de protocolo destinado a instrumentar medidas estrictas de verificación.

Iniciativa de las ONG

Por su parte, las organizaciones no gubernamentales (ONG) no esperaron. Lanzaron en Ginebra una invitación destinada a controlar el respeto de la Convención que prohíbe las armas biológicas. Un informe será publicado regularmente.

Con la participación del Instituto de Altos Estudios Internacionales, el Proyecto para la Prevención de Armas Biológicas ('BioWeapons Prevention Project BWPP) buscará incrementar la vigilancia de los agentes biológicos susceptibles de ser utilizados con fines militares, y aumentar la transparencia.

En principio, la conferencia debe prolongarse hasta el 22 de noviembre y, en caso de que ningún Estado se oponga, podrá concluir con el plan presentado por Toth.

swissinfo y agencias

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.