Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

CERN El mundo de los cazadores de partículas

Cerebros concentrados en tablas de fórmulas que discurren a grandes velocidades, rostros sonrientes, ordenadores portátiles y pizarras repletas de jeroglíficos incomprensibles para el común de los mortales: el centro de investigación del CERN, cerca de Ginebra, constituye un mundo en sí.

Diez mil personas de (casi) todos los países del mundo trabajan aquí, en los cientos de edificios grandes y pequeños. Construcciones funcionales de color gris rodeadas de campos verdes, pasillos con pavimentos baratos. Una pancarta colgada en una puerta: “No limpiar aquí”. Los científicos no se preocupan por ordenar su oficina o cuidar su vestimenta. Los lujos sobran para pensar.

La riqueza se halla bajo tierra: en el acelerador de partículas más grande del mundo, dentro de instalaciones gigantes consagradas a la investigación fundamental en Física.

El fotógrafo suizo Andri Pol pasó dos años en la Organización Europea para la Investigación Nuclear observando y esperando pacientemente los mejores momentos. El resultado de este trabajo es un libro. “El entusiasmo de esos expertos me fascinó tanto que decidí publicar este libro”, explica el autor. “Y después de dos años, solo puedo confirmarlo: Ha valido la pena observar. He aprendido mucho”.

(Fotos: Andri Pol - Texto: Andreas Keiser, swissinfo.ch)

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes