Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Chaplin vuelve con su 'Dictador' a la pantalla

Escena de 'The Tramp and the Dictator'. (Foto: www.berlinale.de)

El Festival Internacional de Cine de Berlín presentó escenas inéditas del genial realizador inglés.

'The Tramp and the Dictator', un filme documental de 55 minutos sobre las escenas descartadas por Charles Chaplin cuando realizó 'El gran dictador', su célebre sátira de la Alemania nazi, fue estrenado anoche (14.02.) con gran éxito. El público y la crítica berlineses lo recibieron con entusiasmo.

El historiador británico Kevin Brownlow, quien produjo una exitosa serie titulada 'El Chaplin desconocido', dirigió este documental, narrado por el actor y director Kenneth Branagh.

El material, de 16 milímetros, que muestra imágenes en color de este clásico en blanco y negro de 1940, fue encontrado en muy buen estado por el hijo menor de Chaplin, Christopher, y su hermana Victoria, en el sótano de la residencia familiar de Vevey, a orillas del lago de Ginebra, en Suiza, mientras era restaurada la villa.

Otro final para el 'Dictador'

Las escenas presentadas ahora, 62 años después del estreno de 'El gran dictador', desvelan que el genial actor y director había imaginado otro final para su película.

La idea original, según se puede apreciar en este material, era que los dos ejércitos enemigos se unieran en un baile. Pero la escena era demasiado difícil y Chaplin tuvo que desecharla, después de luchar a brazo partido con las dificultades técnicas de la toma.

El director de 'El pibe' ('El chico'), 'Tiempos modernos' y 'Candilejas' tuvo que recurrir entonces a un nuevo planteamiento que dio origen al célebre último rollo de la película, en el que Chaplin mira directamente a la cámara y hace un alegato en favor de la paz mundial.

El argumento de 'El gran dictador', el filme cuya nueva copia clausurará el Festival Internacional de Cine de Berlín en una velada de gala el próximo domingo 17 de febrero, gira en torno a un barbero judío y a Ademold Hynkel, el dictador fascista de 'Tomania', quienes tienen enorme parecido físico entre sí.

La hora de la venganza

El fígaro y su familia sufren el acoso de los Hynkel, pero finalmente aquel logra vengarse a través de un cambio de identidades. El barbero suplanta a Hynkel en una manifestación nazi y pronuncia un discurso a favor de la paz y la tolerancia en el mundo.

"Es un hallazgo y nos alegramos muchísimo de que la familia Chaplin nos haya permitido acceder a estas imágenes", afirmó Brownlow al presentar el documental.

El material, de 25 minutos de duración, encontrado en la residencia de Suiza, estaba guardado en una maleta, aparentemente olvidada allí por Sydney Chaplin, hermano de Charles, quien había hecho las tomas, algunas de las cuales nunca se llegaron a montar.

Las imágenes, en las que se ve incluso a Chaplin trabajando, ponen en duda que éste fuera un director de temperamento tranquilo y que casi nunca perdía los nervios. En una de las tomas se le ve reprendiendo a un asistente de dirección que no había concluido una escena a tiempo.

En otras queda subrayado el sentido perfeccionista, casi obsesivo de Chaplin. Como cuando se le ve ensayando una y otra vez el saludo nazi, mientras cientos de 'extras' eran obligados a esperar sin hacer nada.

Hitler habría apreciado la cinta

Chaplin trabajó durante más de un año en el rodaje de la película, que él mismo financió. La cinta no pudo exhibirse en la Europa ocupada por los nazis, pero tuvo un éxito récord de taquilla en 1940, tanto en Gran Bretaña como en Estados Unidos, que todavía no había entrado en la Segunda Guerra Mundial y muchos de sus ciudadanos estaban a favor del aislacionismo.

Siempre se ha supuesto que Hitler nunca llegó a ver 'El gran dictador'. Sin embargo, el historiador británico cree haber encontrado evidencias que sugieren que el líder nazi presenció pases privados de la película.

Reinhard Spitzy, quien integraba el círculo íntimo del canciller alemán y que aparece en el documental, asegura que "Hitler habría encontrado divertida la película. Era un hombre que tenía sentido del humor y habría sido capaz de ver el lado divertido del retrato satírico dibujado por Chaplin".

Juan Carlos Tellechea, Berlín


Enlaces

×