Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Chile en la actualidad de Ginebra

Viviana Díaz (der.), presidenta de los familiares de desaparecidos en Chile, visitó Ginebra. En la foto de archivo con la viuda de S. Allende, Hortensia Bussi(izq.) y Sola Sierra (centro).

(Keystone)

Quienes hace 27 años presidieron la vanguardia progresista en la Suiza francesa para protestar contra el golpe de estado en Chile, vuelven a movilizarse en torno a dos personalidades chilenas: Viviana Díaz y Juan Enrique Vega.

Viviana Díaz, presidenta de los familiares de desaparecidos durante la dictadura del general Augusto Pinochet, hoy desaforado de su cargo de senador vitalicio para responder ante la justicia ordinaria, vino a Ginebra a explicar la situación actual que vive el país transandino en materia de derechos humanos y a conversar con los miembros de la comunidad chilena en Suiza.

Invitada por la Asociación de Chilenos Residentes en Ginebra, Viviana Díaz, dialogará también con autoridades de la ciudad de Calvino.

Por otra parte, una reunión celebrada en la embajada de Chile ante las Naciones Unidas para destacar los seis meses de gobierno del presidente socialista Ricardo Lagos, congregó el martes a numerosos militantes suizos de los años setenta.

Juan Enrique Vega, primer embajador socialista en Ginebra, tomó la acertada iniciativa e intercambió ideas con los suizos que se solidarizaron activamente, sobre todo desde Ginebra, con los miles de exiliados que debieron dejar su país tras el cruento golpe de estado del 11 de septiembre de 1973.

"Ustedes, los chilenos, en ese tiempo, han hecho de mí lo que soy" manifestó Erika Deuber, presidenta del Partido del Trabajo y de la izquierda tercermundista en Ginebra. Junto a su esposo, el conocido político y escritor, Jean Ziegler, recordó la intervención de los suizos progresistas para conseguir que Berna abra las puertas a los exiliados. "En Berna, el entonces ministro Pierre Graber nos recibió - pese a ser socialista - con frialdad", recordó Erika Deuber.

A pesar del realismo político practicado por Suiza en sus relaciones con la dictadura de Pinochet, al menos al principio, recibió a 2.000 exiliados chilenos. La mayoría de ellos se instalaron en la región francesa del país, particularmente en Ginebra.

Desde entonces han transcurrido 27 años. Muchos volvieron a su patria después de la restauración de la democracia en 1990, pero otros - por razones valederas - permanecieron en Suiza. Los hijos del exilio, en muchos casos, tienen pasaporte suizo (si uno de los padres es suizo) y perdieron el derecho a nacionalidad chilena.

Ahora se trata de corregir varios efectos negativos de la dictadura militar de Pinochet. Comenzando por el probable enjuiciamiento al anciano militar de 84 años por la muerte o la desaparición de numerosas personas, la concesión de la doble nacionalidad para los chilenos suizos de segunda y tercera generación es otra de las metas que persigue la Asociación de residentes chilenos de Ginebra.

Jacques Secretan


Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes









swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×