Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Christoph Blocher quiere revisar la norma antirracismo

Christoph Blocher, de vuelta en Suiza, justificó sus declaraciones hechas en Turquía.

(Keystone)

A su regreso de Turquía este viernes, el ministro de Justicia confirmó a la prensa su intención de revisar la norma penal antirracista.

Christoph Blocher se dijo asombrado de las críticas que fueron generadas tras sus declaraciones al respecto, hechas durante su viaje a Turquía.

En Ankara, el ministro dijo que lamentaba que el Artículo 261bis del Código Penal Suizo haya conducido a una investigación en contra de un historiador turco a causa de sus declaraciones en torno al genocidio armenio.

Christoph Blocher también mencionó en Turquía que se estudiaba la posibilidad de hacer una revisión de esa legislación helvética.

En Suiza, estos comentarios causaron revuelo y alimentaron las críticas en su contra. No obstante, Blocher, a su regreso, ha insistido en su idea.

El titular de Justicia y Policía reiteró este viernes su interés por reexaminar el Artículo 261bis del Código Penal y agregó que un grupo de trabajo del Ministerio ya se encuentra trabajando al respecto.

Sin embargo, aún se desconoce si Blocher presentará al Consejo Federal (gobierno suizo) un proyecto de modificación de la norma penal antirracista.

Un tema discutido en el gobierno colegiado

El ministro, además, indicó que el tema de su viaje a Turquía fue discutido en varias ocasiones en el seno del Ejecutivo y que ya entonces expresó su opinión sobre la norma penal contra el racismo y que nadie presentó objeción alguna en ese momento.

No obstante, el tema de la reexaminación legislativa no fue mencionado en esos encuentros con sus colegas gubernamentales.

Silencio en la Cámara baja

En un comunicado, el ministro de Justicia y Policía advierte de "una contradicción entre el principio de la libertad de expresión y la norma penal antirracista".

Christoph Blocher argumenta que "la libertad de expresión es una condición importante en la democracia".

Es por ello que considera "irritante que debido a una norma penal, la opinión de un profesor turco que juzga eventos históricos desencadene un proceso penal".

Este viernes, el Consejo Nacional (Cámara baja) decidió omitir comentarios sobre las declaraciones del ministro Blocher.

Balance positivo de la visita

Por otra parte, el representante gubernamental hizo un balance positivo de su viaje.

Su homólogo Cemil Cicek le aseguró que "Turquía estaba lista para establecer una comisión compuesta por historiadores de diferentes países, que tendría libre acceso a los archivos de Turquía y Armenia; y que Turquía aceptaría las conclusiones de esos investigadores".

Con respecto a las organizaciones turcas tildadas de "extremistas" por las autoridades de ese país, Christoph Blocher rechazó la demanda de Ankara de prohibirlas en territorio helvético.

Finalmente, el ministro aseguró a sus interlocutores turcos que las solicitudes de extradición de sus ciudadanos serán examinadas luego de recibir garantías escritas por parte de ese país.

swissinfo y agencias

Datos clave

La norma penal antirracista fue adoptada en 1994 para prevenir especialmente las declaraciones revisionistas.

En 2005, las autoridades suizas iniciaron una investigación en contra del historiador turco Yusuf Halacoglu y del político Dogu Perinçek por haber emitido en Suiza comentarios que negaban el genocidio armenio de 1915.

Los armenios aseguran que la masacre perpetrada por los turcos habría costado la vida a 1,8 millones de personas. Turquía habla de 200.000 víctimas.

De acuerdo al Derecho suizo, negar, minimizar o buscar justificativos ante un genocidio representa una violación de la legislación racista.

Fin del recuadro

Contexto

La interpretación histórica de los eventos que afectaron a la población armenia entre 1915 y 1919 ha sido el origen de tensiones entre Turquía y otros países europeos, entre ellos, Suiza.

Los parlamentarios de diversos países, entre ellos, Francia, Rusia e Italia, calificaron la masacre de genocidio.

En 2003, el Parlamento Europeo también se unió a esa opinión, misma que reiteraría después la Cámara baja del Parlamento Federal de Suiza. El gobierno suizo, por su parte, prefirió utilizar los términos de deportación y de masacre.

Fin del recuadro

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes