Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Calor corporal para recargar el móvil en el futuro

Prototipo de generador termoeléctrico ligero, fino y flexible.

El galardón 'swisselectric research 2009' ha recaído en el científico de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (EPFZ), Wulf Glatz, por desarrollar un generador termoeléctrico económico de nueva generación que convierte el calor en corriente eléctrica.

Como es capaz de funcionar a bajas temperaturas, el invento supone además una contribución sustancial para mejorar la eficacia energética.

La mayoría de los aparatos electrónicos emiten o despiden calor. Si esta energía térmica ya se recupera en los procesos industriales, todavía es muy poco explotada en las viviendas. Sin embargo, es posible reutilizarla especialmente gracias a la utilización de generadores termoeléctricos.

Posible pero a largo plazo

Los generadores termoeléctricos (TEG) convierten la energía térmica en energía eléctrica sin generar emisiones debido a las diferencias de temperatura entre una fuente de calor y la del ambiente. A pesar de la tremenda repercusión que ha tenido el invento, Wulf Glatz indica a swissinfo.ch que la aplicación del nuevo generador a la industria del móvil no será práctica hasta dentro de cinco o diez años.

"Para que esto sea posible tiene que haber una diferencia de temperaturas de unos 30 grados entre la persona que tiene el móvil y el lugar donde se encuentra. Ahora quizá sería posible con alguien que viva en Groenlandia o en Islandia. Un factor imporante es el lugar en el que se viva", comenta el científico de la EPFZ.

Wulf Glatz no esperaba recibir el galardón ni haber levantado tanta repercusión en la prensa y en cientos de páginas de Internet. El gerente de 'swisselectric research' Michael Paulus explica a swissinfo.ch que de los 12 proyectos que llegaron a la final, sólo quedaron cuatro.

"Estos cuatro eran candidatos muy interesantes y el debate fue muy intenso para elegir al ganador del premio. Glatz y su equipo son muy inteligentes, aunque hay una gran distancia entre las pruebas realizadas en el laboratorio y el futuro del invento en el mercado. Lo harán tan pronto como sea posible", opina Paulus.

Propuesta innovadora

El ingeniero Wulf Glatz ha elaborado un nuevo proceso de fabricación de generadores termoeléctricos, que consiste en depositar el material termoeléctrico directamente en una hoja de plástico, que es diez veces más barato que los procesos clásicos.

Como novedad, estos generadores son finos y ligeros y pueden así ser utilizados en superficies curvas. Desprovistos de piezas móviles, sólo precisan un escaso mantenimiento.

"La verdadera novedad de estos generadores es que son más finos, más ligeros, requieren de menos materiales y como consecuencia resultan más baratos. La condición del tamaño reducido es muy importante para, por ejemplo ,la industria de los coches", comenta Glatz a swissinfo.ch.

Además los TEG se prestan a la conversión a baja temperatura (inferior a 200°C), que como se explicó anteriormente, debería permitir en el futuro alimentar los aparatos como los teléfonos portátiles gracias solamente al calor corporal de sus usuarios.

"Elegimos la propuesta de Wulf Glatz porque era la más innovadora en dos apartados. Tanto en el aspecto tecnológico, donde el premiado tuvo que resolver muchas complicaciones y problemas técnicos de forma brillante. Por otro lado, hemos valorado que Glatz tuviera una concepción del sistema entero en su mente, más que desde un único punto de vista. La selección de materiales también es destacable", relata Paulus.

En casas y coches

Por ejemplo, estos generadores pueden ser instalados en las viviendas para producir la electricidad a partir del calor emitido por la calefacción central, o también en los coches para alimentar la electrónica de a bordo gracias a los emisiones térmicas de los motores. En el caso del automóvil, supondría un ahorro del 10% de combustible argumenta su creador.

Glatz ha pedido la patente para los resultados de sus investigaciones y acaba de crear la empresa greenTEG, con el objetivo de comercializar su tecnología de aquí a dos años. "Ya hemos mantenido contactos con la industria del automóvil y vamos a fabricar los primeros prototipos".

En cuanto a la instalación de estos generadores en los hogares, Paulus lo ve posible en un plazo de entre cinco y diez años. En su opinión es un campo muy abierto. Al calentar las casas siempre se pierde aire caliente. "El principal problema es el de cómo mejorar el coste actual, en lo que Glatz también ha pensado para conseguir una producción más barata".

Por esta innovación, Wulf Glatz, de 35 años, ha recibido el premio 'swisselectric research 2009'. El galardón dotado con 25.000 francos reconoce cada año a una personalidad que contribuya al avance de la investigación en el ámbito de la electricidad y es concedido por las tres grandes compañías eléctricas de Suiza.

Iván Turmo, swissinfo.ch

Temperatura corporal

La temperatura es una magnitud que refleja el nivel térmico de un cuerpo, es decir, su capacidad para ceder energía calorífica.

La temperatura depende del movimiento de las moléculas que componen la sustancia. Si éstas están en mayor o menor movimiento, será mayor o menor su temperatura respectivamente, es decir, estará más o menos caliente.

El calor es la energía que se pierde o gana en ciertos procesos. Por tanto, los términos de temperatura y calor, aunque relacionados entre sí, se refieren a conceptos diferentes: la temperatura es una propiedad de un cuerpo y el calor es un flujo de energía entre dos cuerpos a diferentes temperaturas.

La temperatura corporal es la medida del grado de calor de un organismo y desempeña un papel importante para determinar las condiciones de supervivencia de los seres vivos.

Fin del recuadro

Wulf Glatz

Wulf Glatz ha desarrollado este nuevo proceso de fabricación de generadores termoeléctricos en el marco de su tesis de doctorado en la cátedra de Microtecnología y Nanosistemas de la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (EPFZ).

Este proceso de generadores termoeléctricos consiste en depositar el material termoeléctrico directamente en una hoja de plástico que es diez veces más barato que los procesos clásicos.

Los generadores fabricados según este modo son finos y ligeros y pueden así ser utilizados en superficies curvas. Desprovistos de piezas móviles, sólo precisan escaso mantenimiento.

Glatz ha registrado una demanda de patente para los resultados de sus investigaciones. Acaba de crear la empresa greenTEG, con el objetivo de comercializar su tecnología de aquí a dos años.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes