Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Lausana, centro internacional contra el crimen

En su centenario, el Instituto de Policía Científica de Lausana abre sus archivos al público.

(Rodolphe A. Reiss)

El Instituto de Policía Científica de Lausana cumple este 2009 sus primeros 100 años de vida. Único en el mundo, su formación multidisciplinar atrae a interesados del mundo entero y sus investigaciones permiten una lucha contra el crimen cada vez más eficaz.

"El Instituto de Policía Científica de Lausana representa la eminencia gris de la investigación en el ámbito de la policía científica, en Suiza y en el mundo. Está a la vanguardia de los avances destacables de los últimos años", subraya Olivier Guéniat, jefe de la policía judicial de Neuchâtel.

Como explica este antiguo alumno del centro de Lausana, cada año los investigadores -con frecuencia contratados a medio tiempo por las policías cantonales- abren nuevos campos de estudio. "Esta opción permite estar en sintonía con los problemas que surgen, con base en los últimos avances de la investigación científica", explica Olivier Guéniat.

Resultado: los hallazgos y los nuevos procesos de investigación se multiplican. "De 1909 hasta la década de los 80, sólo se redactaron cuatro o cinco tesis dentro del instituto. Actualmente contamos con más de cuarenta", revela Olivier Guéniat que imparte enseñanzas en la institución suiza.

Olivier Guéniat ha contribuido también con su tesis doctoral sobre la temática de la heroína y la cocaína. Un proceso que permite analizar el mercado de estupefacientes e identificar sus redes.

"El objetivo final es poder impartir justicia de la forma más serena posible. En la reconstrucción y el establecimiento de los hechos, la prueba material o los indicios son, en efecto, determinantes. Las confesiones no son suficientes", indica Olivier Guéniat.

La vocación de un rico alemán

Todo comenzó hace un siglo. "La creación en 1909 en Lausana del primer Instituto de Policía Científica del mundo debe mucho a la voluntad de un ciudadano alemán, Rodolphe Archibald Reiss, llegado a la capital del cantón de Vaud para cursar su Doctorado en Química", explica Pierre Margot, director de la Escuela de Criminología de la Universidad de Lausana.

Una escuela que reúne el Instituto de Policía Científica, el de Criminología y el de Derecho Penal.

"Era un apasionado de la fotografía tanto por su proceso químico como por su expresión artística", relata Pierre Margot. El museo de fotografía de 'l'Elysée' en Lausana presenta, por otra parte, su obra a través de una exposición titulada, 'El teatro del crimen'.

"Alumno del francés Alphonse Bertillon -que había desarrollado la fotografía de la escena del crimen y estandarizó las fotografías de descripción (de frente y de perfil)-, este joven adinerado fue nombrado al principio, jefe de los trabajos de la fotografía científica e impartía cursos en la Facultad de Derecho, sin recibir remuneración alguna. Él mismo sufragó y equipó a los laboratorios con lo necesario para investigar", comenta Margot.

La cabezonería de Rodolphe Archibald Reiss acabó por convencer a las autoridades de instituir en 1909 una nueva formación científica con la creación del Instituto de Policía Científica.

"Desde el comienzo, el Instituto atrajo a un gran número de estudiantes extranjeros, en especial de Europa central (Serbia, Croacia) y de Latinoamérica. Reiss formó a la policía del Zar en San Petersburgo y extendió sus enseñanzas hasta Brasil".

Un enfoque global del crimen

"En su desarrollo, nuestro instituto ofrece siempre una formación generalista. Considerando la huella como un vector de información esencial, presentamos todos los métodos que permiten descifrarla, sea através de la química, la biología o la física", precisa el director.

Gracias al instituto, Suiza se puede enorgullecer de ser el país más competente del mundo en la explotación de las huellas de las suelas.

Desde 1954, el Instituto de Policía Científica integró la Criminología, ramo de las Ciencias Humanas, y en 2003 el Derecho Penal, una fórmula interdisciplinaria casi única en el mundo. Pierre Margot sólo conoce un ejemplo que se aproxime a este centro: el "Colegio John Jay de Justicia Criminal" de Nueva York.

Así pues, el instituto de Lausana está tremendamente solicitado. En 2008, recibió 500 demandas de peritaje de algunos grandes temas como el asesinato del primer ministro libanés Rafic Hariri o de algunos atentados de 'IRA verdadero' en Irlanda del Norte.

"Lo que importa es combinar los distintos tipos de rastros y comprender su significado en los crímenes cometidos en serie, trátese de robos, violaciones, asesinatos o incendios", concluye Pierre Margot.

Frédéric Burnand, Ginebra, swissinfo.ch
(Traducción: Iván Turmo)

ESCUELA DE CRIMINOLOGÍA

La Escuela de Criminología de la Universidad de Lausana fue fundada por Rodolphe Archibald Reiss en 1909.

Es la primera escuela de policía científica del mundo aún abierta y es una de las pocas instituciones en Europa que ofrece entrenamiento completo en ciencias forenses.

Es también la única institución universitaria en Suiza que ofrece entrenamiento completo en criminología.

La escuela ofrece un 'Bachelor' y un Master en Ciencias Forenses, dos en Leyes y Justicia Criminal y otro en temas legales, crimen y seguridad de las nuevas tecnologías, así como doctorados en Ciencias Forenses y en Criminología.

La escuela cuenta con 10 profesores, 70 asistentes de investigación y alrededor de 400 estudiantes.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes