Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Los ‘cerebros fugados’ que ayudan al país



Los investigadores del sur aportan mucho a la ciencia suiza.

Los investigadores del sur aportan mucho a la ciencia suiza.

(Keystone)

Las élites científicas de países del sur que emigran al norte es un fenómeno muy conocido. Lo que no lo es tanto es que este movimiento, a menudo lamentado, puede también ser provechoso en los países de origen de estos expatriados.

Un exhaustivo estudio realizado en Suiza explica el fenómeno.

Los emigrantes del sur no son todos humildes trabajadores dispuestos a todo para escapar de la miseria y mantener a sus familias que se quedan en el país. De África, Asia o Latinoamérica llegan también estudiantes, doctorados, profesores, investigadores y altos ejecutivos.

Atraídos por mejores condiciones de vida y por el terreno más favorable para desarrollar sus conocimientos, sus competencias y creatividad.

Este éxodo de cerebros (‘brain drain’) hace que los países de origen pierdan con estas personas una parte de sus élites de las que tanto necesitan. Y son los países industrializados los que se aprovechan esta aportación de capital humano e intelectual. La mayoría a menudo a largo plazo, ya que una vez instalados y integrados, estas personas permanecen gustosos en sus países de adopción. Una simple lógica de ganador y de perdedor.

Aunque para nada esto supone una fatalidad. “Nosotros aportamos una visión más optimista”, explica Gabriela Tejada, una de las autoras principales de ‘Las diásporas científicas como socios de desarrollo’, un tocho de más de 500 páginas que acaba de salir en la prensa.

“La perspectiva tradicional siempre ha mantenido la idea de que solamente la entrada de los emigrantes cualificados en un país puede aportar algo, explica la politóloga mexicana, colaboradora científica en la unidad de cooperación de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL). Aunque también existen mecanismos por los cuales estos expatriados pueden aportar contribuciones bastante importantes a sus países, incluso aunque no estén físicamente presentes”.

Redes

Esto es el ‘brain gain’, que los autores del trabajo definen como “traspaso de tecnologías, de competencias y de conocimientos”. Para verificar sus tesis, se han centrado en tres comunidades científicas activas en Suiza: la colombiana, la india y la sudafricana.

“Estos tres países son interesantes por la contribución de sus diáspora científicas al desarrollo de cada uno”, comenta Gabriela Tejada. “Además también resulta interesante tener una representación geográfica entre tres continentes”.

Así, los investigadores exiliados indios y sudafricanos han sido solicitados por sus respectivos gobiernos para actuar como expertos en la negociación de acuerdos científicos con Berna. Esto es debido a que la India y Sudáfrica forman parte de los países prioritarios en materia de colaboración científica bilateral con Suiza.

Respecto a Colombia, la elección se hizo desde el principio. “Los expatriados colombianos han creado, bajo el nombre de ‘Caldas Network’, la primera red de diáspora científica en el mundo, que une a todos los investigadores del extranjero con su país. Uno de sus nudos de origen es Suiza”, indica Tejada.

Desde hace dos décadas, la pequeña comunidad científica colombiana en Suiza defiende los proyectos, colaboraciones y los intercambios con el país. Algo que al inicio no contó con el apoyo de las autoridades.

“A pesar de esto, han conseguido llegar a una masa crítica en ciertos terrenos muy importantes para el desarrollo de Colombia, como el medio ambiente, la medicina y las tecnologías de la comunicación”, remarca la politóloga.

Este éxito además crea una dinámica. Estimulados por el ejemplo, otros estudiantes vienen de Colombia, para garantizar el relevo de la red. La mayor beneficiada es Suiza pero también la propia Colombia, la India y Sudáfrica.

Todos ganan

Con estos dos últimos países , el ‘brain gain’ concierne sobre todo a las biotecnologías, la informática y de nuevo a la medicina.

Con mucha frecuencia, las iniciativas catalogadas en el estudio parten de los propios científicos expatriados. Sólo el éxito de tales propuestas ha podido conseguir la financiación de las autoridades, tanto de su país de origen como de Suiza.

De esta manera, la Secretaria de Estado de Educación e Investigación promueven desde 2007 un programa bilateral Suiza-Sudáfrica que cubre un amplio espectro de disciplinas que interesan directamente a los dos países (de la sanidad pública a las nanotecnologías) y cuyas iniciativas parten de los científicos sudafricanos residentes en Suiza.

En este ámbito, todo el mundo parece ganar algo. Los responsables del estudio están convencidos. De ahí la necesidad de desarrollar las iniciativas que suelen ser, a menudo individuales e informales, y que merecen un mayor respaldo de las autoridades. Para este fin, lo primero que se necesita es darlas a conocer.

“Esta es la novedad que aporta nuestro estudio”, subraya Gabriela Tejada. Se habla de los alemanes en Zúrich, de los franceses o los americanos en la Suiza de expresión alemana pero no de estas élites del sur. Por tanto el caso es muy interesante, son las comunidades súper bien integradas las que aportan mucho a la dinámica y a la productividad de Suiza”.

Marc-André Miserez, swissinfo.ch
(Traducción: Iván Turmo)

El estudio

Las diásporas científicas como socios de desarrollo. Migrantes cualificados de Colombia, la India y Sudáfrica: pruebas empíricas y respuestas políticas.

Gabriela Tejada y Jean-Claude Bolay, ed. Peter Lang, 513 páginas.

Fin del recuadro

ÉLITES EXTRANJERAS

Jefes. Cerca del 60% de los puestos dirigentes en las empresas que cotizan en el SMI (la Bolsa suiza) son extranjeros.

Centros de Educación Superior. El 45% de los profesores son extranjeros.

EPFL. Un buen ejemplo de multiculturalidad: más de 100 nacionalidades están representadas en un campus de 10.000 personas, el 70% de los doctorados y más del de 50% del profesorado son extranjeros.

Fin del recuadro


Enlaces

Neuer Inhalt

Horizontal Line


subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

swissinfo en español en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

Únete a la nueva página de SWISSINFO EN ESPAÑOL en Facebook

×