Perspectivas suizas en 10 idiomas

Una isla solar para generar ‘energía verde’

La isla solar flotará en una estructura circular inflada. CSEM

En el emirato del Golfo de Ras al-Jaimah se prevé inaugurar una isla artificial diseñada en Suiza para crear una fuente de energía limpia.

El proyecto, fruto de la colaboración entre el Centro Suizo de Electrónica de Neuchâtel (CSEM) y el gobierno de ese emirato, producirá electricidad e hidrógeno utilizando energía solar

La energía solar gana popularidad. En Suiza, al igual que en otros países, aumenta el número de propietarios de inmuebles dispuestos a instalar paneles solares, a medida que descienden los precios de los dispositivos y que proyectos como el campo fotovoltaico en el estadio de fútbol de Berna abren nuevas alternativas.

Sin embargo, todavía son poco frecuentes los sistemas de generación de gran tamaño, debido a los desorbitados precios de los paneles solares y a la enorme superficie que requiere su instalación.

Aún así, la energía solar se convertirá en una importante fuente energética en los próximos 20 a 30 años y será líder entre las energías renovables, sostiene Thomas Hinderling, director del Centro Suizo de Electrónica de Neuchâtel (CSEM).

“En el futuro la energía solar cubrirá un tercio del abastecimiento energético mundial, pero para colectarla se necesita un campo fotovoltaico equivalente al 60% de la superficie de Francia”, explica a swissinfo.

Solución

La solución que propone el CSEM es construir islas artificiales que puedan flotar en el mar, de manera que queda resuelto el problema del espacio.

Con el fin de recortar los costes no se utilizarán paneles solares tradicionales, sino un calentador de agua con tuberías, cuyo vapor sirve para generar electricidad.

Debido a su estructura flotante, se puede girar fácilmente la isla de cara al sol de manera que genere un máximo de electricidad.

Y para no tener que conectar la isla al continente, la electricidad generada servirá para la producción de hidrógeno que podría almacenarse en la isla antes de ser transportado a otros lugares.

“Una infraestructura flotante significa costes de construcción muy bajos, porque no se necesitan construir estructuras de soporte”, explica Hinderling.

Aún así, hay algunas restricciones para la construcción de una instalación de esta índole. Para un rendimiento óptimo se necesitan cerca de 350 días de sol al año y una ubicación en el área tropical, cerca del ecuador.

En muchos aspectos, la región costera de los Emiratos Árabes Unidos cumple estos requisitos, y es la razón por la que Ras al-Jaimah asume gran parte de los costes de desarrollo, con una aportación de 6,1 millones de francos suizos (5 millones de dólares) al proyecto.

“Iniciamos la colaboración con el emirato en el campo de las energías renovables hace tres años”, explica Hinderling. “El mercado con el mayor potencial para las tecnologías solar y de agua está en esa región, por lo que es allí donde podemos trabajar”.

Desafíos

El mayor obstáculo parece ser la construcción de la isla misma. Por ejemplo, aún no se sabe si la infraestructura resistirá a los fuertes vientos, señala Hinderling.

“Las pruebas simuladas no han revelado problema alguno, pero sólo sabremos si funciona cuando podamos comprobarlo en una situación real”, precisa.

En caso de tormentas o fuertes vientos la isla puede desplazarse antes de ser golpeada por el mal tiempo.

Ya se está construyendo un prototipo en el Golfo. Tendrá un diámetro de 100 metros, una décima parte de una de las islas solares actuales.

Se puede ahorrar el viaje a la costa de los Emiratos: las pruebas preliminares se efectuarán tierra adentro, con una isla flotante en un canal.

swissinfo, Scott Capper, Neuchâtel
(Traducción del inglés: Belén Couceiro)

Se estima que el consumo energético mundial en el año 2050 será equivalente a 20.000 millones de toneladas de petróleo por año.

Los expertos creen que de aquí a esa fecha la energía solar – la mayor de las fuentes renovables – podría cubrir gran parte de nuestras necesidades energéticas.

Para generar energía solar equivalente a una cuarta parte de la supuesta demanda que habrá en 2030, se requiere una superficie fotovoltaica de 300.000 kilómetros cuadrados de campo solar.

Esto representa sólo el 0,005% de la superficie de nuestro planeta.

El Centro Suizo de Electrónica y Microtecnología (CSEM) trabaja en los campos de la micro y nanotecnología, microelectrónica, sistemas de ingeniería, así como tecnologías de información y comunicación.

Proporciona microsistemas personalizados, diseños microelectrónicos y soluciones de sistema a sus socios de la empresa, así como servicios de baños de alta tecnología y nuevos materiales.

El CSEM también desarrolla sus propias actividades comerciales, con compañías que ya existen o creando empresas derivadas (spin-off) o star-ups – 23 en los últimos diez años.

También ha firmado un contrato a largo plazo con las autoridades suizas para financiar su propia investigación aplicada.

A fines de 2006, la compañía empleaba a 310 personas, de las cuales más de dos tercios disponían de un título universitario. Su facturación fue de 60 millones de francos suizos (36 millones de dólares).

Los preferidos del público

Los más discutidos

En cumplimiento de los estándares JTI

Mostrar más: SWI swissinfo.ch, certificado por la JTI

Puede encontrar todos nuestros debates aquí y participar en las discusiones.

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

SWI swissinfo.ch - unidad empresarial de la sociedad suiza de radio y televisión SRG SSR

SWI swissinfo.ch - unidad empresarial de la sociedad suiza de radio y televisión SRG SSR