Navigation

Claras reglas de juego

La lucha contra el blanqueo de dinero también se impone en los nuevos casinos. Keystone

Los casinos suizos no servirán de centros de lavado de dinero. Estos establecimientos se regirán por medidas estrictas para evitarlo.

Este contenido fue publicado el 10 julio 2002 - 12:59

Las licencias para la apertura de 7 grandes casinos otorgadas ya por las autoridades helvéticas centran la atención en la lucha contra el banqueo de dinero. El sistema de control puesto en marcha para impedir estas prácticas mal habidas debe tranquilizar a los más escépticos.

El sábado pasado (07.07.) Berna fue la tercera ciudad en la que un denominado 'gran casino' fue abierto al público, luego de haber aprobado todo un listado de condiciones muy estrictas para evitar la posibilidad de dejar caminos abiertos al blanqueo de dinero y al crimen organizado.

Luego de Lucerna y Baden, tocó el turno a la capital federal de poner punto final al largo proceso iniciado hace una década para levantar la prohibición de salas de juego en Suiza.

Control estricto

Hay diversas maneras de blanquear dinero en un casino. El caso más evidente y potencialmente el más peligroso es aquel en el que el casino cae bajo control directo de la mafia.
"Si se sabe en manos de quien está el casino y de dónde vienen los fondos para su establecimiento, se podrá tener mayor seguridad para vigilar que éste no sea controlado por una organización criminal", explica Yves Dossier, director de la Comisión federal de salas de juego.

Antes de la apertura de la primera sala de juegos, esta Comisión se encargó de revisar la documentación de los candidatos a una licencia. Todas las informaciones concernientes a los accionistas y administradores fueron minuciosamente controladas.

"Proceso largo y fastidioso, pero no teníamos alternativa", comenta Paul Herzfeld, de Casinos Austria International (CAI), compañía que ha invertido 45 millones de francos suizos en 3 nuevos establecimientos: en Berna participa con el 15% del capital de la nueva sala de juegos, en Lucerna con el 45% y en San Gall con el 30%.

Vigilancia constante

Los dispositivos para controlar las nuevas salas de juego serán aplicados con rigor. Yves Dossier indicó que la Comisión mantendrá los ojos bien abiertos durante los 20 años de validez de las licencias otorgadas para el establecimiento de los casinos.

En caso de cambios en el grupo de accionistas en alguno de estos casinos, deberá iniciarse una nueva investigación para decidir si se mantiene o no la licencia concedida.

"El objetivo no es simplemente identificar al nuevo accionista, sino saber sus antecedentes. Si la respuesta no es suficientemente clara, la licencia podría ser suspendida o revocada", apunta Dossier.

La misma autoridad de regulación de los casinos verificará mensualmente el monto de los ingresos en las salas de juego. "Un control de seguridad más para evitar el acceso de dinero sucio en las cuentas del casino", aclara Dossier.

Clientela en la mira

La Comisión federal no se contentará sólo de vigilar a los administradores de los casinos, sino que también controlará las operaciones de los clientes. El casino debe someterse a diversas reglas para asegurar que los jugadores no laven dinero mal habido en sus establecimientos.

Las reglas son claras, explica Stefan Harra, director del casino en Berna: "El cliente puede gastar el dinero que quiera, pero si decide cambiar fichas por un valor superior a los15.000 francos suizos en efectivo, deberá firmar una declaración en la que confirme ser propietario de esa suma".
El casino debe conservar esta documentación junto con la copia de un documento oficial que identifique al cliente. Todo jugador que rehúse firmar o presentar estos papeles deberá abandonar el lugar.

La Comisión federal de salas de juego tiene la tarea de asegurar que los casinos respeten las reglas establecidas. En el caso de supuesto incumplimiento de estos lineamientos por parte de los casinos o de sus clientes, corresponde anunciarlo a la Oficina de comunicación en materia de blanqueo de dinero.

Esta dependencia de la Oficina Federal de Policía conducirá las investigaciones correspondientes al tiempo que ordenará congelar durante 5 días la suma en cuestión.

Al término de este periodo, la Oficina de comunicación decidirá si transmite el caso a una autoridad judicial.

swissinfo

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.