Navegación

Enlaces para saltar navegación

Principales funcionalidades

Cooperación internacional Pacto de Migración y dudas de diputados suizos

Migrantes (adultos y niños) caminan sobre una carretera.

Refugiados llegan a Turquía en abril de 2017. 

(EPA)

La adhesión de Suiza al Pacto para la Migración generó protestas en el Parlamento. Los legisladores quieren tener la posibilidad de debatir sobre las consecuencias de ese compromiso y pronunciar la última palabra. Explicaciones.

Suiza es uno de los impulsores del Pacto Mundial de las Naciones Unidas para la MigraciónEnlace externo, cuyo objetivo es mejorar la cooperación internacional en la gestión de los flujos migratorios. Suiza apoya este proyecto desde hace muchos años y las negociaciones entre los 191 países adherentes han sido facilitadas por el embajador suizo Jürg Lauber.

Unas semanas antes de la aprobación oficial del texto, se alzaron voces críticas en Suiza y en otros países, lo que llevó a varios Estados a dar la vuelta y retirarse del pacto. El Parlamento suizo analiza el tema y exige la última palabra.

swissinfo.ch: ¿Quién critica este acuerdo?

Jürg Lauber.: En Europa, los ataques provienen principalmente de la extrema derecha y de los movimientos populistas. Pero en el Parlamento suizo, todos los partidos de derecha, excepto los Verdes Liberales, desconfían del pacto.  

swissinfo.ch: ¿Qué es lo que les molesta?

J.L.: La mayoría del Parlamento considera que no ha sido suficientemente informada sobre el seguimiento de las negociaciones y el contenido del pacto. Este acuerdo no es jurídicamente vinculanteEnlace externo y el Consejo Federal (Gobierno) tiene la facultad de adherirse a él sin consultar a las cámaras. Los parlamentarios creen que debería haberlo hecho a pesar de todo, porque se trata de un tema delicado.

swissinfo.ch: ¿Qué elementos del texto son impugnados?

J.L.: Varios de los 23 objetivos del pacto cuestionan o molestan a los parlamentarios. Estos son algunos de ellos:

- Garantizar que los canales de migración regulares sean accesibles y más flexibles.

- Utilizar la detención administrativa de los migrantes solamente como último recurso y buscar soluciones alternativas.

- Proporcionar a los migrantes y a las sociedades medios para favorecer la integración y la cohesión social.

- Eliminar todas las formas de discriminación y fomentar un debate público basado en el análisis de los hechos para cambiar la percepción de la migración.

Una mayoría de parlamentarios teme que tales medidas puedan fomentar la migración, contradecir las leyes y prácticas suizas o socavar la autonomía del país.

swissinfo.ch: ¿Por qué este pacto incomoda tanto cuando no es vinculante?

J.L.: Los parlamentarios de derecha no están convencidos de su naturaleza no vinculante. Según ellos, si Suiza se adhiere al pacto, significa que se compromete a respetarlo. Por lo tanto, podría ser un primer paso hacia la revisión de las leyes o la relajación de ciertas prácticas. Aunque el Consejo Federal garantiza que todos los objetivos del pacto son conformes al ordenamiento jurídico suizo y que los instrumentos facultativos de implementación ya se aplican en su mayor parte, el Parlamento ha planteado diversas inquietudes: que la nacionalidad suiza sea más fácil de obtener, que se facilite la reagrupación familiar o que la detención de los migrantes en espera de ser expulsados ya no sea posible.

swissinfo.ch: ¿Quién está a favor de este acuerdo?

J.L.: El Consejo Federal ha reiterado ante el Parlamento que considera que la firma de ese pacto redunda en interés de Suiza, ya que su objetivo es definir parámetros para una migración ordenada y contribuir así a reducir la migración irregular. Los representantes socialistas, verdes y liberales verdes también desean unirse a este acuerdo, con el fin de encontrar soluciones internacionales al fenómeno mundial de la migración.

swissinfo.ch ¿Qué pasará ahora?

J.L.: Las dos cámaras del Parlamento exigen al Gobierno que les presente un decreto federal sobre la adhesión de Suiza al Pacto de Migraciones. De este modo, podrán debatir y votar, o incluso lanzar un referéndum. El Consejo Federal no está obligado a consultar al Parlamento, pero ha declarado que seguirá la voluntad de las cámaras. Mientras tanto, la participación de Suiza en este acuerdo está congelada.


Traducido del francés por Marcela Águila Rubín

Neuer Inhalt

Horizontal Line


Instagram

Síganos en Instagram

Síganos en Instagram

subscription form

Formulario para abonarse al Newsletter de swissinfo

Regístrese para recibir en su correo electrónico nuestro boletín semanal con una selección de los artículos más interesantes