Navigation

Créase o no: Arte con chatarra

Obras con el sello artístico de Juan Andereggen. N. Dominguez

Juan Andereggen, pintor y escultor, es capaz de crear una obra a partir de un conjunto de chatarra: cuero, madera, metal, mármol… Todo sirve para sus ensambles.

Este contenido fue publicado el 21 enero 2005 - 10:20

El artista, que nació en la colonia suiza santafecina San Jerónimo Norte, ya expuso sus obras desde Buenos Aires hasta Zurich.

“Toda la vida hice esto. Es innato. Y cuando me di cuenta de que lo que hago es arte, empecé a ir a talleres en Rosario”. Así comienza su relato a swissinfo Juan Andereggen, el artista suizo-argentino, descendiente de valesanos, de 46 años.

“Tenía 18 o 20 años cuando empecé esto ´formalmente´. Pasé por los talleres de Jaime Rippa y Francisco Ramoneda, y terminé con Juan Grela, quien fue para mí ‘el maestro’ que marcó un antes y un después en mi carrera”

Los inicios…

Andereggen cuenta que durante 24 años fue anticuario en Rosario y Santa Fe, y que poco a poco comenzó a mandar sus obras a concursos, exposiciones y muestras:

“Empezaron a aparecer premios en mi provincia y en Buenos Aires y eso me abrió las puertas. Como mi trabajo de anticuario era muy tranquilo, dibujaba todo el día y llegaba a mi casa con energías increíbles para seguir creando”.

Cuenta que hace cuatro años cerró el negocio que tenía y partió a Buenos Aires. En su nueva vida de ‘artista pleno’ comprendió que en la pintura había que esperar muchas veces bastante tiempo para vender los cuadros, y comenzó a trabajar en las esculturas.

“Empecé a comercializarlas más baratas y en lugares distintos: estudios de arquitectura, casas de objetos de artistas, de arte moderno y decoración. Y en esos lugares estoy vendiendo muy bien los ensambles y es lo que me permite vivir el día a día”, sostiene.

Artista y ‘recolector’

Hoy Andereggen vive en el barrio porteño de Recoleta donde puede refugiarse a experimentar con los materiales que recoge en las calles de la ciudad o en el campo.

Con infinita creatividad, puede tomar una madera envejecida, una rueda de carro, algunos clavos y piedras, y ensamblar figuras que dibujan “hombrecitos”, algunos tristes, otros nostálgicos o divertidos, y hasta algunos que parecen tótem de alguna tribu desconocida.

En su pintura se nota la naturaleza y una influencia indígena –seguramente adquirida durante los años de su infancia que vivió en Jujuy, el norte del país- que se vislumbra en las guardas, la ‘serialidad’, las secuencias de figuras y los colores terrosos.

“Cuando me pongo a pintar salen cosas con los colores de la tierra, muy atemperados… No soy un tipo de ciudad; soy un tipo del campo, marcado por el norte, por la religiosidad de su gente, sus creencias. Me gusta lo rústico…”, dice pensativo.

Los europeos, los más seducidos

Hace dos años su arte llegó a Suiza. “Para la muestra de ensambles escultóricos que hice en Zurich llevé sólo un par de obras de la Argentina, apostando a que el resto podría hacerlo allí, pero se me complicó bastante porque las calles son muy limpias”, cuenta y explica:

“En Argentina, mis obras se venden muy bien entre los extranjeros. Alemanes, ingleses, suizos y suecos. Es que en Europa hay otra conciencia del arte bruto, y lo que hago yo es darle a ese ‘arte bruto’ la impronta latinoamericana”.

Mientras las esculturas del particular creador se lucen en lugares como el estudio de arquitectura Fernández Cusa y en algunos negocios de tendencia moderna en Palermo Hollywood, cada domingo, cuando cae la noche, Juan Andereggen sale a caminar las avenidas porteñas en busca de nuevas chatarras que convertirá en arte.

swissinfo, Norma Dominguez, Buenos Aires

Datos clave

- Juan Andereggen se formó con los artistas Jaime Rippa, Francisco Ramoneda y Juan Grela.
- En Suiza, expuso en Netstal, Winterthur, Fällanden y Zurich.

End of insertion

Contexto

- En la pintura de Juan Andereggen se nota la naturaleza y una influencia indígena, adquirida durante los años de su infancia que vivió en el norte argentina.
- El artista suizo-argentino crea a partir de chatarra.
- Sus obras se venden muy bien entre los europeos.

End of insertion

Este artículo ha sido importado automáticamente del antiguo sito web al nuevo. Si observa algún problema de visualización, le pedimos disculpas y le rogamos que nos lo indique a esta dirección: community-feedback@swissinfo.ch

Los comentarios de este artículo han sido desactivados. Puede encontrar una visión general de los debates en curso con nuestros periodistas aquí. Por favor, únase a nosotros!

Si quiere iniciar una conversación sobre un tema planteado en este artículo o quiere informar de errores factuales, envíenos un correo electrónico a spanish@swissinfo.ch.

Compartir este artículo

Únase a la conversación

Con una cuenta de SWI, tiene la oportunidad de contribuir con comentarios en nuestro sitio web.

Conéctese o regístrese aquí.